Atrapados sin salida

ATRAPADOS SIN SALIDA es el título de una excelente película de Jack Nicholson que cabe perfectamente en la sociedad venezolana, así nos sentimos hoy, impotentes, entregados a DólarToday, tristes al ver el rostro de nuestros semejantes haciendo colas ante el inclemente sol o la pertinaz lluvia; también con rabia al tener que entregar nuestro dinero producto de tanto esfuerzo a unos descarados que no tienen paz con la conciencia. Rabia nos da el que todos sepamos que estamos en un tobogán y nos obligan a lanzarnos. Es desalentador el ver madres con sus criaturas esperando le vendan unos pañales o una medicina porque en los hospitales ya nada tienen (aquello de la salud gratuita hu, hu), o el de un amigo que tiene que irse al exterior a continuar con su tratamiento porque aquí nada consigue.

Caímos al más peligroso de los barrancos del sistema a la ESTANFLACIÓN o STAGFLATION como calificó el Ministro de Finanzas británico Iain Norman Macleod en 1965 a la crisis de su país y comentó: “ahora tenemos lo peor de ambos mundos, no sólo inflación por un lado, o estancamiento por el otro, si no ambos”. A eso hemos llegado en la Patria de Bolívar, que dicho sea de paso, no es la primera vez, pero si, la más pronunciada, al menos así lo indica no sólo lo que vivimos a diario sino los numeritos a pesar de que el Banco Central siga peligrosamente callando. El PIB cayó en 2014 en 4% y para este año se espera una caída de 7,5%. Las reservas internacionales andan por los 15mil MM$ (nos comemos las vísceras). La inflación en 2013 alcanzó 56%, en 2014 68% y este año pasará fácil los 3 dígitos (entre 120 y 175%). La tasa de pobreza en 1999 se encontraba en 49%, en 2009 bajó a 33,5% en 2013 subió a 38.2% y para 2015 César Gallo la calcula en 55%.

La industria nacional trabaja a un 50 y hasta 70% de su capacidad instalada. El 70% de alimentos y medicinas se importan. La depreciación monetaria se calcula en 60%. Según Manuel Sutherland (PCV): “hay fuga de cerebros de las universidades, de PDVSA, y empresas privadas. El sueño de la sustitución de importaciones quedó en el olvido, ni en el campo ni en la industria se ha reducido la extrema dependencia de las importaciones y para colmo el fondo Chino financia el consumo”. En suma, los números hablan por sí solos, hemos sido tan grandiosos que logramos contraer la economía a la par que la inflación se dispare a niveles inconcebibles para vivir en estancamiento con inflación, léase, ESTANFLACIÓN.

Son muchos los factores que nos llevaron a eso los cuales no puedo analizar in extenso por razones de espacio, pero a grandes rasgos la continuación entre la IV y V República del modelo extractivista (vivir de la renta petrolera); del modelo importador (economía de puertos) ahora profundizada hasta los teque-teques; anclaje cambiario (mantener tercamente diversos tipos de cambio que sólo han servido para traspasar dólar barato a la acumulación de unos pocos; sostener un precio de la gasolina derrochando miles de millones de dólares que no han favorecido precisamente a los sectores populares pero si a la hermana República; el mantener un Estado profundamente centralista con una burocracia inmensa que vive de las entrañas de los pendejos; el debilitar el aparato productivo privado y mantener empresas públicas que reportan pérdidas millonarias; el no reconocer y ocultar la verdadera intensidad de la crisis lo que impide presentar al País un proyecto anti-crisis, nos mantienen ATRAPADOS SIN SALIDA.

 

ezearanguren1@gmail.com

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1834 veces.



Ezequiel Aranguren


Visite el perfil de Ezequiel Aranguren para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Ezequiel Aranguren

Ezequiel Aranguren

Más artículos de este autor


Notas relacionadas