¿Tres meses más presidente? ¡eficiencia o nada!

En reciente entrevista con RT Noticias, el Presidente Maduro habló sobre el tema de la economía nacional, el inclemente fuego económico a que ha sido sometido nuestro pueblo por parte de una burguesía que ha asumido de pleno, la oposición al Gobierno Revolucionario, habida cuenta, la incompetencia manifiesta de sus actrices y actores políticos (la MUD, la Iglesia Católica, rectores de universidades, medios de comunicación, entre otros). Ante la precisión de la entrevistadora, el Presidente Maduro fue enfático: “Me he planteado en estos tres meses (mayo, junio y julio), junto a equipos especiales, estabilizar, regularizar el sistema de abastecimiento por encima de todos estos grupos capitalistas que se la pasan saboteando la economía del país". Coincidía el Presidente Maduro, con lo ya expresado días antes por el Superintendente de Precios, Andrés Eloy Méndez, quien en entrevista para el programa Sin Coba, el pasado 07 de mayo, después de aclarar que estuvo de reposo por razones médicas, manifestó que “en mes y medio tengamos captahuellas en toda la red de supermercados del país, esto va a bajar considerablemente el bachaqueo y va hacer que la gente consiga el producto y al precio que es, en el anaquel…” más adelante, en la entrevista enfatizaba que: “…para devolverle el supermercado al comprador, a la familia y sacar al bachaquero es fundamental que nosotros terminemos de desplegar las 20 mil captahuellas que ya estamos programando y empezamos a desplegar en este país, con esto vamos a ir regularizando este tema, y que la gente cuando llegue al supermercado no se consiga 300 bachaqueros antes que él, porque ese, si ya compró, no va a poder volver a comprar porque el captahuellas no lo va a permitir”, y remataba Andrés Eloy: “con la política de instalación de captahuellas y otras política que por ahí va anunciar el Presidente en materia de abastecimiento ya debe de ir cesando, poco a poco,  debemos ir ganando y derrotando esta guerra económica…” (Entrevista en el programa Sin Coba, canal 8, 07-05-2015). El Presidente Maduro, habló en RT de tres meses, Andrés Eloy habla de mes y medio, porque la implantación de los captahuellas requiere de tiempo para instalar el software y el hardware en cada supermercado, ajustarlos y centralizarlos en una red única, que permitirá llevar el control y supervisión de cada usuario y usuaria. El Gobierno, sin dudas, apuesta por los captahuellas para derrotar –definitivamente- a la guerra económica, valga decir, a la tecnología como solución a un problema estructural de nuestra economía y, hoy por hoy, político.

 Señalaba Meadows que: "La tecnología puede aliviar los síntomas de un problema sin afectar sus causas fundamentales. La fe en la tecnología, como solución última a todos los problemas, puede distraer nuestra atención del problema de base -el problema del crecimiento en un sistema finito- e impedir que emprendamos una acción efectiva para resolverlo" (Más allá de los límites del crecimiento, Meadows Donella, 1992, Madrid, El País/Aguilar). Y, así pudiera ocurrirles  a los camaradas en funciones de Gobierno. Hacer de la tecnología un fin y no un medio, sería apostar a la nada, pues que otra cosa es la tecnología sino que “el conjunto de conocimientos y técnicas que, aplicados de forma lógica y ordenada, permiten al ser humano modificar su entorno material o virtual para satisfacer sus necesidades, esto es, un proceso combinado de pensamiento y acción con la finalidad de crear soluciones útiles”. La tecnología en sí misma, no es ni buena ni mala, es el uso que cada uno hacemos de ella, lo que la convierte en buena o mala. Es un instrumento, un medio para hacer algo, eso debemos tenerlo claro. En el caso de los captahuellas, esa tecnología la pretende usar SUNDDE como un medio para determinar quién compra en exceso y dónde lo hace, eso por supuesto, le permitiría al dueño del supermercado restringir sus compras a quien lo hace en exceso, según Andrés Eloy, con ello estaríamos “devolviéndole el supermercado al comprador”, y cuándo, y en qué momento, ese producto icono del capitalismo le perteneció al hombre, a la mujer o a la sociedad como un todo? Carlos Osorio, Ministro de Alimentación, igualmente informa, que la red pública integrada por Mercal, Pdval y Abastos Bicentenarios, tendrán interconectados sus sistemas de captahuellas, por lo que una persona que compra en un Bicentenario no podrá dirigirse a otra sucursal para adquirir el mismo producto. Incorporar a ese sistema integrador a la red privada de alimentación, conllevará cerca de mes y medio, según informó, el superintendente de precios justos, Andres Eloy Méndez, cuando todos esos locales comerciales tengan sus máquinas captahuellas activas. Una vez logrado ello, según Andres Eloy, el bachaquero: “no va poder volver a comprar porque el captahuellas no lo va a permitir”, así, se regularizaría el abastecimiento, se derrotaría la llamada “guerra económica” emprendida por la burguesía, según directrices del imperialismo de los EEUU.

 El venezolano y venezolana de a pie, se queja de tres males que sacuden nuestra economía: la inflación, el desabastecimiento y el contrabando. Tres factores interrelacionados uno con otro que, a su vez, son productos de acciones humanas sobre nuestra economía, en resumidas cuentas, producto de una intensísima lucha de clases que vive nuestra sociedad, entre los factores fundamentales de la producción: el capital y el trabajo. Una burguesía parasitaria que: “nunca llegó a evolucionar de manera definitiva del sector donde se realiza la plusvalía hacia sectores donde se produce plusvalía. En otras palabras, la burguesía venezolana tiene un espíritu rentista-mercantil. Está orientada a la ganancia fácil y con mínimas posibilidades de fracaso. Se formó en el peculado y especulaciones a la sombra de las instituciones del Estado, y con el apoyo financiero del Estado” (Historia Económica y Social de Venezuela, Federico Brito Figueroa. Universidad Central de Venezuela, Ediciones de la Biblioteca, Caracas, 1996).  Hoy, que el país se plantea dar un viraje hacia lo que el Presidente Chávez, llamó en su oportunidad, como el “País Potencia”, esa burguesía se planta como la gran traba a desbaratar para poder dar ese gran salto hacia el futuro. Ha emprendido una ofensiva económica o guerra económica, para intentar que el Presidente Maduro, no conduzca al país hacia esa nueva ruta de progreso y cambio social, ya trazado por el Comandante Chávez en su Plan de la Patria, hoy Ley de la República. Se la juegan el todo por el todo por su derrocamiento.

 En el Plan de la Patria, están contenidas las políticas públicas que darán al traste con la guerra económica de la burguesía contra el pueblo venezolano, solo basta leerlo para comprender cuán profunda era la mirada de nuestro Comandante Chávez, así concebía como Objetivo Nacional, el siguiente: “1.4 Lograr la soberanía alimentaria para garantizar el sagrado derecho de la alimentación de nuestro pueblo”. Ahora, los Objetivos Estratégicos y Generales para lograrlo eran, entre otros: “1.4.1 Eliminar definitivamente el latifundio…1.4.2 Acelerar la democratización del acceso de los campesinos y campesinas,  productores y productoras, y de las distintas formas colectivas y empresas socialistas, a los recursos necesarios para la producción (tierra, agua, riego, semillas, capital) impulsando el uso racional y sostenible de los mismos…Fortalecer la infraestructura, el desarrollo y funcionamiento de los grandes polos socialistas de producción primaria agropecuaria y grandes sistemas de riego, gestionados a través de  empresas socialistas, privilegiando la integración de los procesos productivos a escala industrial…1.4.4.2. Consolidar el modelo productivo socialista en proyectos, unidades de propiedad social agrícolas (UPSA), grandes y medianos sistemas de riego, empresas socialistas ganaderas y fundos zamoranos adscritos al Ministerio del Poder Popular con competencia en materia de Agricultura y Tierras…1.4.4.5. Consolidar las redes de producción y distribución de productos de consumo directos y  del sistema de procesamiento agroindustrial…1.4.6.1. Expandir las redes de distribución socialista de alimentos, tales como Mercal, Cval, Pdval, Bicentenario y programas de distribución gratuita y red de distribución de alimentos preparados, tales como las areperas y restaurantes Venezuela…1.4.6.2. Crear centros de acopio y redes de distribución comunal,  y fortalecer los mercados comunales para garantizar la venta a precio justo de alimentos sin intermediarios…1.4.6.3. Fortalecer y modernizar el sistema de regulación social y estatal para combatir la usura y la especulación en la compra y distribución de los alimentos, dado su carácter  de bienes esenciales para la vida humana…1.4.6.4. Establecer una red nacional de centros de distribución de hortalizas y frutales con sus respectivas redes de transporte…1.4.7. Consolidar el aparato agroindustrial bajo control de empresas socialistas, garantizando al menos 60%  de la capacidad de almacenamiento y procesamiento en rubros básicos (cereales, oleaginosas, leguminosas, azúcar, carne y leche) y un 30%  en el resto de los rubros alimenticios…1.4.8.1. Constituir empresas mixtas  de exportación con países miembros del ALBA y Mercosur y otros aliados extrarregionales…1.4.9. Establecer mecanismos para ejercer la nueva institucionalidad revolucionaria que garantice la participación de los pequeños y medianos productores en las decisiones en materia agropecuaria, a través de los consejos campesinos y las redes de productores y productoras libres y asociados”. Cuánto se ha avanzado en los logros de esos objetivos nacionales, estratégicos y generales,  ministro Berroterán? Allí están las claves, diseñadas por nuestro Comandante Chávez, para acabar de una vez por todas, con el desabastecimiento de alimentos, y el Plan de la Patria es Ley de la República desde el 03 de diciembre  de 2013, fecha en que lo aprobó la Asamblea Nacional.

 Una vez que el Comandante Chávez ganó las presidenciales de octubre 2012, para el período 2013-2019, definió su gobierno como el “Gobierno de la Eficiencia”, incluso, una de sus primeras decisiones fue la creación de un nuevo cargo que atendiera esa problemática: el Ministerio del Poder Popular para el Despacho de la Presidencia y Seguimiento de la Gestión de Gobierno, designando como ministra a la Almirante entonces, Carmen Meléndez. Aseverando el Comandante, que el nuevo gobierno por él presidido, incrementaría a la enésima potencia la eficiencia de gestión y comprometiéndose entonces, a que: “Esa  va a ser, lo juro por nuestro pueblo, por nuestra ascendencia y descendencia, el centro de nuestra vida por los próximos seis años”. Estando aún, en ese período de tiempo que duraría esa gestión presidencial de nuestro Comandante Chávez, período de su juramento ante su pueblo, de máxima eficiencia, no queda sino exigirle al camarada Maduro, ser consecuente con la palabra de nuestro Comandante Infinito, reducir los lapsos para combatir la guerra económica, ser más eficiente, dejar a un lado la burocratitis y exigirse más, tanto como nuestro Comandante Chávez, del cual dice llamarse su hijo. Tomar conciencia, tanto como nuestro Comandante Infinito, no solo de que “Estamos obligados a vencer” sino que: “Está en juego la vida de la patria”…


Caracas. 11-05-2015



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3187 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a207530.htmlCd0NV CAC = Y co = US