Astrolabio

La lógica tras el drama de la escasez en Venezuela

La escasez de productos básicos ha dejado de ser un problema económico, para convertirse en un drama social que enseña todos los horrores del agonizante modelo capitalista. La explicación a todo el desbarajuste de los precios, y a la postura psicológica de una ambición desmedida, debe buscarse en la lógica económica aquella de que el capital especulativo, solo puede ser derrotado con el capital industrial, el último produce, el primero solo deja ganancias, y desata en los hombres las más obscuras ambiciones de posesión del factor acumulativo del dinero. 

Esa lógica es la que ha explotado en la sociedad venezolana, al ser presionada algunas de las variables endógenas que cimentaron a un capitalismo periférico y dependiente. La cuerda termino por romperse, no por la parte más débil, sino por la única que ha existido, en una economía portuaria y rentística, impuesta por la racionalidad y la voracidad hegemónica de los viejos trust petroleros.

La burguesía  venezolana que se apoderó de todo el potosí petrolero del primer quinquenio de CAP, sin invertir ni medio dólar en el aparato industrial del país, por su misma formación de parasito económico, se ha lanzado en una carrera contra reloj para intentar derrocar al gobierno bolivariano, y volver a tomar el control de la renta petrolera.

La inflación venezolana tiene un alto componente estructural en la distribución desigual del dinero petrolero, en la medida que un grupo de la burguesía se le garantizaba el acceso a los dólares, en esa misma medida ese componente era retenido y manejado como una variable macroeconómica, ¿Quiénes han sido los importadores durante los últimos cien años en Venezuela?

El problema es que ahora los lobos salvajes del capitalismo, - no hay animal más cobarde que un millón de dólares -, horrorizados ante la estabilidad política que puede alcanzar el gobierno, y ante la instauración de formas de propiedad comunal, y la regulación de las tasas de ganancia, han decidido en medio de aullidos, mostrar los dientes y comerse al más pintado,- sea éste una ama de casa, o un trabajador de alguna industria.

El componente estructural de la inflación ha comenzado a volar como aquellos célebres capitales golondrinas. La lógica especulativa ha superado a la imaginación y la ficción, ya no se trata de cuatro pendejos acaparando productos para rebuscarse, ahora son amplios sectores que movidos por esa lógica convierten a la piratería en una forma de producción, contrabandeando cualquier producto que llegue a sus manos, los pescadores venden en altamar en costas de Trinidad, y a precio de dólares la pesca hecha con botes donados por el gobierno, las mafias alimentarias sacan los productos de la red de distribución pública, y los venden en los mercados privados.

Los pobladas enteras y gentes humildes guiados por el afán del precio de un dólar paralelo que no tiene ninguna variable macroeconómica que lo sustente, se lanzan en una loca carrera para revender productos. Esa es la lógica del capital especulativo, es su respuesta ante la ofensiva jurídica de un nuevo orden, la respuesta socialista solo es posible con el pueblo organizado, Chávez dejó una sola lección, por más adverso que sean las circunstancias hay que confiar en ese pueblo, explicarle la verdad, y confiar sólo confiar en ellos. 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2548 veces.



Luis Figuera


Visite el perfil de Luis Figuera para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: