Cuando las sanciones no ejemplarizan ni escarmientan a nadie

La rentabilidad morbosa de la corrupción

El origen más remoto de las sanciones aplicadas por causa de las violaciones de las normas de conducta social, el irrespeto a la propiedad, pública o privada, con más peso ésta que la otra, porque quien roba el Patrimonio Erario Público, roba a toda la población de un solo tirón, mientras quien roba a un particular, sólo a este perjudica, en el origen de esas sanciones, decimos, estuvieron presentes  dos (2) objetivos saludables para la patria, para la comunidad, para el municipio, para el Erario Público.

Las violaciones a las conductas usuales o hábitos consuetudinarios de una comunidad, de alguna norma dispositiva municipal, comunitaria, estatal o constitucional, suelen estar prohibidas, y, en caso de su comisión, las penas pecuniarias buscan el resarcimiento de lo robado, malversado, hurtado, dañado o despilfarrado, mientras que la cárcel, la amputación de manos[1], los latigazos, y otros castigos extrapecuniarios buscan sentar precedentes. Estos últimos deben ser máximamente ejemplarizantes, so pena de que inmediatamente se comience a alimentar la reiteración de esas violaciones hasta convertirlos en un gran filón con su correspondiente rentabilidad morbosa

Esto se explica porque el delincuente también contabiliza sus “hazañas” delictuales a las que considera un negocio comercial. El corrupto termina midiendo la rentabilidad de la corrupción. Así, por ejemplo, si la sanción es presentarse de vez en cuando a dar un paseíto por tal cual oficina, valdría la pena-para el delincuente-sacar cuentas y medir cuánto le estarían reconociendo como pago por cada visita de esas, por cada año preso, inclusive. Para buenos entendedores parcas deben ser las palabras.



[1] Los ingleses les amputaban las manos a los que exportaran ovejas hacia Francia, por ejemplo. La birreincidencia era penada con amputación de la cabeza, con el hacha y en presencia de toda la comunidad.

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1210 veces.



Manuel C. Martínez


Visite el perfil de Manuel C. Martínez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: