Sindéresis

Llegó el 2014, con mucho alcade rojo preso

Cuando hace unos años, el gobernador de Lara Henry Falcón se apartó de las líneas de la revolución, mucha gente pensó que un doble rasero era estimulado por algunos dirigentes en las alturas de este proceso. Porque mucho de esos dirigentes con loas y albarderías, se ufanaba de tener al flamante gobernador barquisimetano en las filas pesuvistas, siendo que pocas horas después de haber ocurrido su deslinde, llovió peste sobre él. Y sin otra justificación que haberse opuesto a algunas interioridades políticas en el estado Lara le cayeron encima. Por eso ese pueblo larense nunca entendió esa postura al punto de haber ratificado al gobernador en varias oportunidades que ahora se refuerza con la alcaldía barquisimetana al mando de Alfredo Ramos. Eso es una realidad que la revolución tiene que comprender. Hubo algunas intentonas contra la gestión de Falcón pero todo se enredó en las metidas de pata del diputado Carreño. Ahora después del 8-D, un pocotón de ex alcaldes, la mayoría que han marcado diferencias con las líneas del Psuv, empiezan a tener problemas con la justicia por aparentes signos de corrupción. Hay uno de ellos y así debe ser en la mayoría, que en ocho años no le observaron tal conducta, sino hasta después de la campaña de diciembre. Bien, y así se pueden contar, a Fidel Palma de Lara y Robert Ramos de El Vigía, a quienes tan solo por una maquinaria apabullante se pudo derrotar, pero que tenían buena aceptación popular. A Rojas el de Maturín y a Reyes Alcalá de Falcón con una comportamiento histórico indudablemente revolucionario, están marcados de cerca por los tribunales. La concepción revolucionaria no permite pensar en retaliaciones y venganzas políticas. Pero uno no sabe si en el ardimiento revolucionarios de lo que se duda en esos compañeros, hay el mismo pensamiento. Y pensar que habrá tanto bandido real de adentro y de afuera que saltan los brocales administrativos para cometer sus fechorías y andan horondos befando la revolución, dirían los compañeros. De verdad la ley es incólume y a ella hay que atenerse, está bien. Pero que varios ex alcaldes casi todos paridos por la revolución y con notables diferencias con el partido socialista tengan privativa de libertad… Caramba, demasiada coincidencia. Ahora aun así, con todas las virtudes y defectos de esta revolución, queda un aprendizaje. La tolerancia es la madre de la supervivencia política. La tirantez inducida si en odioso practicar se quiere, se convertirá al final en un proceso auto destructivo, que ni la misma revolución con todas sus virtudes podría soportar.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3114 veces.



Neri La Cruz


Visite el perfil de Neri La Cruz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: