Pildoritas 124 (año VI)

Denuncias con ira

Aquí en el Táchira y se supone que en todos los estados fronterizos, a raíz del control impuesto en conjunto por la Gobernación,. CADIVI y el SAIME, para frenar el desangramiento de divisas que llegó a sumas casi que incalculables, mediante el surgimiento de mafias que a personas con cedula venezolana, obtenida, por cierto, por muchos de ellos fraudulentamente, cuando los operativos ordenados por el Presidente Chávez para regularizar la residencia de muchos extranjeros con muchos años de residencia y que en realidad no vivían aquí sino que conseguían pagando altas sumas, para la consecución de los requisitos, tales como carta de residencia, cartas o contratos de trabajo etc., lo cual concertó en mafias conformadas por funcionarios y particulares, verdaderas organizaciones delictivas que dieron como resultado el que muchísimos de esos “venezolanos” chimbos, otra vez con documentos forjados, cartas de residencia compradas etc., tuvieran acceso a las remesas, algunos hasta para tres personas sobre todo con destino a Cúcuta y Maicao; por esa vía, fueron enormes las cantidades de dólares que se fugaron y muchos inescrupulosos que se hicieron ricos de la noche a la mañana, adquirieron propiedades e incrementaron el mercado paralelo de dólares con los perjuicios consiguientes para la economía venezolana.

1.-Ahora, cuando, un poco tarde, se está intentando frenar el desaguadero, con medidas como la concentración de la expedición de la carta de residencia en la Dirección de Política de la Gobernación, está operando aquello de que “toda norma tiene su trampa” y entonces los irregulares han optado por emigrar a otras ciudades tales como Barinas, Valencia, Barquisimeto etc., desde donde, ya expertos en la conformación de expedientes, logran burlarse de los funcionarios y continuar en su costumbre delictiva de robar nuestras divisas.

También, como las ganancias son tan apreciables al cambio de los dólares por pesos colombianos y luego por bolívares, para ellos no representa ningún gasto, establecer una falsa residencia en las ciudades fronterizas de San Antonio, Ureña y hasta Capacho y Rubio, incluyendo contrato de alquiler y hasta documento de propiedad y recibos por servicios, para de esta manera continuar engañando a las autoridades. Esto es vox populi y lo saben las autoridades que intervienen en los procedimientos, por lo que no se explica la razón por la cual las mafias siguen operando impunemente.

2.-Otra cosa que sucede es la fuga de alimentos y artículos de primera necesidad; me contaba un amigo empresario que se enteró de una de los tantos modus operandi que se utilizan porque al ofrecerle trabajo en su empresa a un familiar, pagándole 120 bolívares diarios, este se negó porque según le dijo se ganaba hasta un millón diario con una organización que había montado, con personas contratadas, con terminales de cédula similar para recorrer todos los Mercales y Pedevales y acumular alimentos para venderlos en Colombia con las enormes ganancias que ello le representa, y al preguntarle cómo hacía en las alcabalas, le manifestó que le daba de comer a algunos funcionarios inescrupulosos y otra parte la pasaba por trochas; ahora bien imaginemos que así como éste bandido debe haber cientos, es decir una especie de “bachaqueros” del Táchira que actúan todos los días en los mercales y Pedevales, pero también seguramente en los supermercados y abastos privados, pues la enorme diferencia de precios hace atractiva la venta de cualquier articulo venezolano en Colombia, a los cuales por mucho que se les aumente en referencia a los precios de adquisición, éstos siempre representa un ahorro para quienes los adquieran en Colombia y se sabe que hay clientes fijos que adquieren todo para luego revender.

Ahora bien, esto que aquí reseño es vox populi, hechos públicos y comunicacionales, se comenta en todas partes, es absolutamente seguro que lo saben las autoridades responsables de actuar con todo rigor, pero no sucede nada, razón por la cual todo el mundo comenta y saca la conclusión de que es porque esas mafias les garantizan un agregado a sus ingresos, que por lo general superan en mucho al salario que perciben, para hacer cumplir y respetar las Leyes que les competen.

3.-Otra de las terribles violaciones es el que funcionarios que deberían controlar el ingreso de indocumentados, dejan pasar a quien sea, indiscriminadamente con el sólo hecho de que al mostrar la cédula colombiana, vaya debajo de la misma, bien doblado, el respectivo billete de 50 ó 100 bolívares.

Se pregunta uno: Por esta vía: ¿Cuántos paramilitares, sicarios, narcotraficantes y todo bicho de uña. no pasará a nuestro territorio con los consabidos perjuicios, sobre todo para las vidas y propiedades de venezolanos de bien?

El comentario general es que la única forma de frenar estos desmanes que mueven enormes cantidades de dinero en la frontera, sobre todo por las noches, es darle a otro organismo distinto a la GN la responsabilidad de velar por los intereses de la Patria, teniendo el cuidado de hacer rotaciones periódicas y sorpresivas.

Estas cosas suceden a diario, las 24 horas del día, sin contar, el filón que representa la fuga de combustible, por caminos verdes, hasta en gandolas cisternas y en muchos casos con la complicidad de las autoridades.-

0jala y la mano dura anunciada por Maduro con su organización “secreta” creada para investigar y detectar a los corruptos comience a dar sus frutos, en esta ámbito de la numerosas mafias que operan de manera mixta, en una especie de hibrido entre funcionarios y particulares en nuestras fronteras,.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1928 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: