¿Por qué será que se sigue observando corrupción, para la inclusión de personas con derecho a la pensión de la Misión en Amor Mayor?

Comienzo este artículo con esta interrogante, ante la propia denuncia pública que hizo nuestro Presidente Nicolás Maduro desde Guanare, el Sábado 13 de julio, sobre la actuación de una supuesta fundación, que le estaba cobrando a las personas para incluirlas en diferentes misiones. Quiero hacer hincapié con el proceso para la inclusión en la Misión en Amor Mayor, porque han sido mucho las denuncias que al respecto se han hecho, pero que pareciera que el poder de la corrupción dentro de este organismo es más fuerte que la estrategia de nuestro gobierno para impedir que se sigan cometiendo los mismos hechos delictivos y lo peor de todo es que se siga permitiendo que un grupito se siga enriqueciendo a costa de vender pensiones.

Casualidad que el mismo día Sábado 13 de Julio, aparece publicada una denuncia en el diario VEA, Pág. 10, que dice así: “Por error en sistema, Persona de 43 años cobra por otra de 85 en Misión de Amor Mayor”, esta misma persona afectada e identificada con su cédula de identidad, además de colocar su número de teléfono solicita una respuesta al caso.

Esto último de que una persona, sin discapacidad y menor a los sesenta (60) años de edad, cobre una pensión del seguro social no es nada nuevo, al respecto se han hecho denuncias públicas, incluso con el agravante del pago para optar a la misma, entre cinco y diez mil bolívares (5.000 y 10.000 Bs.). En algunos estados se detuvieron a personas que actuaban como “gestores” (resabio y nombre cuarto republicano), pero pareciera que no se indagó a lo interno de cada oficina de cada estado, porque para que una persona le cobre esa cantidad de dinero a otra, para su inclusión en la Misión en Amor Mayor, contando o no con la edad reglamentaria, tiene que haber a lo interno en esas oficinas, los funcionarios que se encargan de la trampa y la corrupción oficial.

¿Será que detectar esta situación es difícil?, yo no creo, es cuestión de hacer auditorías cada tres (3) meses, teniendo como insumos los listados de beneficiados dé cada trimestre y cruzarlos con la data del SAIME, para verificar si las personas beneficiadas cumplen con la edad, esta sería una de las tareas, la otra es montar la inteligencia a los funcionarios que tienen esta delicada función, para agarrarlos con las manos en la masa, porque lo que sí está claro es que hay complicidad interna de los funcionarios que tienen que ver con el proceso.

Se supone que en cada estado hay un funcionario responsable, que con su firma le da el visto bueno al grupo de personas que van a ser beneficiados, o este de verdad está al tanto de lo que viene ocurriendo en el procesamiento de la información y como llegan las solicitudes evitando la corrupción o sencillamente es una figura más que le están metiendo gato por liebre, o es que finalmente también es cómplice de esa corruptela.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2124 veces.



Romel Alí Rodríguez


Visite el perfil de Li Min Wu Rodríguez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: