Moral y Ética para las Empresas Básicas de Guayana

Evocando la historia de Venezuela, del siglo XIX  y en los años de la lucha por la Independencia de Venezuela y recordando aquella madrugada del 31 de junio de 1812 cuando un grupo de oficiales patriotas se trasladaron al domicilio donde dormía el Generalísimo Francisco de Miranda, situado en el puerto de la Guaira. Entre aquellos oficiales se hallaban Simón Bolívar, Miguel Peña y Manuel María Casas, quienes deciden arrestar a Miranda al considerarle traidor por capitular ante el jefe realista Domingo Monteverde y planear irse del territorio nacional. Cuando ellos llaman a la puerta del lugar donde dormía, son recibidos por Carlos Soublette, edecán del precursor, quien lo alerta de la presencia de aquellos visitantes. Tras prepararse, Miranda acude a atenderlos y, al reconocer los rostros de los oficiales, Bolívar le informa: Dese preso, General. Al escucharlo y antes de ser apresado por uno de los guardias, Miranda se expresa ante ellos la frase: ¡Bochinche, bochinche! ¡Esta gente no sabe hacer sino bochinche!

Esta frase expresada por Miranda que, por avatares del destino, podría considerarse una sentencia de ruina y caos para el pueblo venezolano, que parece hallarse en sintonía con la anarquía como modus vivendi en su espacio territorial y social. Es la forma de actual de venezolanos en las diferentes instancias de la vida.

Hay razones por la cual Miranda enuncio tal afirmación y puede hallarse en los episodios de la campaña de 1812 donde se trato de salvar la incipiente republica. No obstante, los esfuerzos los esfuerzos fueron en vano, entre otras cosas, gracias a la división de los patriotas, la negativa de sus altos oficiales a seguir las órdenes del Generalísimo, las reservas que los mismos tenían respecto a sus capacidades y los intentos de traición que llegaron a fraguarse en las filas republicanas. Es decir Miranda trato de salvar  de la mano de la anarquía interna del  ejército patriota,  el cual actuaba según su libre albedrio, y terminaron entregando la débil republica en manos de los realistas.

Ese bochinche en la cual estaba sumergido el ejercito patriota es el mismo que se refiere Miranda en aquella célebre frase y, al hacer dicha exclamación, el precursor definió  una realidad que ha acompañado a la sociedad venezolana desde aquel entonces, o quizá mucho antes, hasta nuestros días. Los pueblos no muy acostumbrados a la organización están destinados al eterno fracaso por cuanto no asimilarán el espíritu de orden, disciplina y responsabilidad necesaria en toda agrupación de individuos reunida bajo una serie de fines comunes, y Venezuela no es la excepción a la regla.

Aun en el siglo XXI, tenemos una situación similar a la vivida por Miranda y el ejército patriota al inicio de la guerra independentista. Seguimos generando el caos y la anarquía en las instituciones, el escenario actual son las empresas básicas de Guayana, En casi todas reina el desorden y el bochinche que marcan la incapacidad gerencial y la miseria humana que se viven en esas factorías. Mas este maremágnum es mayor provocado por las decisiones centrales ya que los presidentes de empresas, ni presidente ni vicepresidentes de la CVG tienen poder de decisiones, son figuras decorativas para administrar las nominas.  Un ejemplo es que las directivas de las empresas no se reúnen para planificar, organizar y controlar la organización. Todo se mueve como en una piscina de grasa. Las plantas están produciendo por debajo de su capacidad instalada.

En SIDOR manda la Ley del más fuerte, los grupos anárquicos y la lucha por el poder político y económico pretenden acabar con la empresa ante las constantes paralizaciones, La lucha fratricida de los grupos sindicales y políticos del PSUV mantienen en saldo rojo las finanzas y la producción de la empresa. Los paros son constantes, los únicos que se mantienen trabajando y no han realizado paralizaciones son  los vendedores de comidas del portón 3 de SIDOR. Esta año prácticamente la empresa ha estado paralizada. Los tercerizados iniciaron el año con paros, los transportistas, los trabajadores de TAVSA, aunque son responsabilidades de PDVSA, al cerrar los portones de la empresa, afecta a SIDOR. Problemas con el suministro de comidas a los trabajadores, igualmente estos trabajadores también quieren pertenecer a la nomina de Sidor, Aumenta la Nómina y baja la Producción. Es decir en las empresas básicas no hay autonomía, no hay firmas autorizadas. No hay dinero. La negligencia, la corrupción, la indolencia se ha apoderado de SIDOR.

Una queja constante de los trabajadores que no se están haciendo los mantenimientos programados por la falta de stocks de  repuestos y de insumos. El presidente de Sidor, Carlos D’Oliveira no da respuesta a las peticiones de la dirigencia sindical ni a los trabajadores. Además no ha aclarado la corruptela que se mantiene en SIDOR con la comercialización de las cabillas, dos grupos se acusan en la empresa mutuamente de ser los que venden las cabillas, material que no le llega al pueblo ante la corrupción que mantienen en la empresa y cuando se consigue una cabillas de 12 metros cuesta 150 bolívares, cuando su precio regulado es de 28 bolívares, en FERRESIDOR la distribución es pésima y también hay acusaciones de presuntos hechos de corrupción y mala administración. Actualmente FERRESIDOR continúa cerrada. Para el año 2011 el presidente de SIDOR prometió una producción de 4.3 millones de toneladas  al final registraron 2 millones 300 mil toneladas. Para este año la conflictividad, la negligencia, la incapacidad gerencial, la corrupción  y las pugnas de los grupos políticos hacen prever que las metas de producción va estar nuevamente por debajo de las metas.

El experimento del control obrero, las gerencias y comisiones, carente de conciencia política y clase, han llevado al fracaso a SIDOR, porque estos personajes lo que buscan es protagonismos personales y formar parte de los negociados ilegales en las empresas, no están pendiente ni les duele SIDOR y esto ha creado malestar entre los trabajadores que lo que ha visto crecer es la burocracia y la ineficiencia en la empresa. Los trabajadores imploran por la salvación de SIDOR. Esta situación de SIDOR se repite en mayor o menor grado en ALCASA, VENALUM, BAUXILUM, MINERVEN y CARBONORCA y FERROMINERA. En la empresa ALCASA la historia y los conflictos son más graves y son acontecimientos en pleno desarrollo. En el manejo de las empresas básicas hay indolencia, irresponsabilidad, burocracia, ineficacia y corrupción.

Esta es una situación traumática y desesperante al ver que no hay compromiso para levantar estas empresas, hoy los conflictos continúan en TAVSA, los trabajadores exigen la discusión de la Contratación colectiva y no cobran a tiempo su quincena, la falta de cobro de la quincena también ocurre en BAUXILUM y CARBONORCA. Las quejas siempre son las mismas en todas las empresas básicas. Los lamentos de TAVSA no son diferentes, Falta de inversión, no hay una administración que enfrente la situación, la fábrica de tubos necesita inversión para continuar su producción. Los trabajadores han que actualmente la producción de tubos en la planta es de 25 a 30 por ciento, lo que significa que ha disminuido considerablemente desde que forma parte de PDVSA - Industrial debido a la falta de materia prima e insumos.

De CARBONORCA, viven una situación crítica los trabajadores, al parecer hay interés en que esta empresa cierre, algún interés de algunos de los grupos que se mueven como trader y están jugando a una futura privatización de estas plantas o son apátridas que reciben prebendas de empresas trasnacionales. A todo esto del conflicto sindical y la falta de gerencia en la planta. Los trabajadores actualmente tienen dos quincenas sin cobrar y su grito es pidiendo inversión y materia prima para producir.

BAUXILUM, no es distinta la falta de inversión para adecuación tecnológica, no hay repuestos para realizar los mantenimiento y se incumple con los beneficios contractuales por falta de dinero, ante la baja producción de alúmina. Además la dirigencia sindical juega a sus intereses politiqueros y no organizan ni unifican a los trabajadores en defensa de sus intereses de clase. Además no se dice la verdad, se actúa a mediatintas por acomodaticios, pusilánime y cobardes que solo están pendiente de las prebendas personales y partidistas.

En Ferrominera Orinoco, han dividido a los trabajadores, los antivalores están presente, la falta de unidad y solidaridad y una lucha fratricida entre los grupos sindicales que han conducido a hechos violentos con lesionados y perdida de una vida humana, inocentes pagando un crimen no cometido y los culpables libre, este es el drama de los trabajadores de esta empresa. A raíz de la muerte de un trabajador el 8 de julio de 2011, en una asamblea de trabajadores fueron despedidos de manera injustificada siete trabajadores, porque fueron señalados  injustamente de ser responsables de los hechos violentos, el grupo del FBT y el gobierno regional han manejado a los tribunales de justicia para acusar a unos inocentes y salvar a los presuntos responsables que están en su tendencia partidista. Asimismo la inspectora del trabajo de Puerto Ordaz no es una funcionaria competente y se deja manejar por los miembros del FBT. El presidente de la empresa también es responsable de todas estas irregularidades porque es un títere de su propia incapacidad, con poca conciencia social y carecer de valores.

En VENALUM persisten los problemas, aunque hubo cambio de presidente, Franco Díaz por Rada Gamluch, realizada en el mes de mayo del año en curso. La lucha de los trabajadores organizados bajo el Plan Guayana Socialista debe ser por recuperar las 400 celdas fuera de servicios, recuperar la producción que anda por los 30% de la capacidad instalada, para luego lograr el pago de los beneficios contractuales y legales y comenzar a discutir la contratación  colectiva que tiene varios años vencidas. La lucha para sacar adelante a VENALUM es difícil por los intereses económicos, escondidos detrás de las tendencias partidistas, además los Sindicatos han perdido su condición clasista, se manejan igualmente con intereses partidistas y mercantilista y han perdido su condición clasista y solidaria y sus luchas no son por las reivindicaciones sociales y económicas. Además mantienen un  grupo de activistas que cobran por turno sin trabajar, este es antimoral y antiético y la mayoría son camaradas que se hacen llamar revolucionarios. "La revolución no se lleva en la boca para vivir de ella, se lleva en el corazón para morir por ella." Che Guevara. Esta práctica corrupta crea desmoralización y rechazo en el resto de los trabajadores.

En VENALUM hay una ventaja que vienen participando activamente un grupo de revolucionarios y organizando en el Control obrero, lo importante es cuidar de no caer en los vicios que ha caracterizado a los miembros del FBT, que son vicios aprendido y heredados desde la cuarta republica.

Tenemos que ayudar al Presidente en crear y arraigar  la ética, la moral y la conciencia de clase y política, si el movimiento de trabajadores está llamado a hacer la vanguardia de este proceso, tenemos que hacer una revisión de todas y cada una de nuestros actos.  Chávez es el líder indiscutible de este proceso revolucionario en vía al socialismo bolivariano. Somos revolucionarios pero a veces necesitamos claridad en las ideas, virtud en la conducta, voluntad férrea, pasión y efectos sublimes para rectificar los errores y profundizar la revolución. Vamos a defender este proceso de los enemigos externos y endógenos.

En este articulo he tratado de plasmar la verdad prístina, transparente y diáfana de lo que sucede en las empresas básicas, situación muy grave que debe ser abordada con toda la seriedad por el gobierno nacional, verdad que algunos por acomodaticios, pusilánimes y cobardes no quieren reconocer ni ver. Ya pasaron los tiempos de las loas y de los apologistas. No es el momento que los apologistas y cortesanos ante la crítica y autocritica emitidas por algunos camaradas, reaccionen con  insultos e improperios basados en descalificaciones y acusaciones personales. La crítica revolucionaria es un deber de todo militante, así lo expresan los Estatutos del PSUV; Artículo 4: De los Principios Organizativos, en la letra f, dice: “Ejercicio constante de la crítica y la autocrítica, ante los propios errores y los de los otros u otras, con un estilo correcto dirigido a la superación de los errores”.   La sana crítica y autocrítica es indispensable en todo proceso de cambio, como una medida de necesidad permanente aplicable a la revolución”. La sana crítica y autocrítica son indispensables en todo proceso de cambio, como una medida de saneamiento aplicable a las revoluciones. Cuando el proceso revolucionario pierde su capacidad de autocrítica, podemos decir sin temor a equivocarnos que se ha castrado el proceso mismo.

Porque no podemos llamarnos a engaños;  los enemigos más peligrosos de una revolución, se encuentran precisamente en lo interno, es la quinta columna y el reformismo, los que ante una crítica constructiva para corregir un error o una desviación, enseguida te llaman traidor y enemigo de la revolución, mayormente estos “compañeros”, son los mismos que desde algunas instituciones del gobierno sabotean y cambian las líneas del líder a conveniencia de sus intereses”. Hay una lucha postergada, que debe ser contra la burocracia corrupta, la ineficacia, la corrupción y la Quinta Columna reformista y llamando a la acción cada vez con más energía para llevar a cabo la revolución hasta el final. Cuantas veces no han cambiado las ideas del presidente Chávez, ejemplo el proceso de las tres R, nunca ningún alto funcionario y dirigentes aplico el proceso de rectificación, revisión y reimpulso. Todo se olvido.

Los neoliberales y pequeños burgueses disfrazados de revolucionarios que desean mantener el modelo capitalista para mantener sus negocios y consolidar el poder político y económico, en espera del debilitamiento del proceso revolucionario y tratar de conservar la democracia burguesa y mantener a la base dependiente de las esferas del poder que la manejan como feudos, llámense gobernación, alcaldía, ministerios e instituciones públicas.

Debemos tener claro que la formación pequeño burguesa de muchos dirigentes no aceptan el carácter crítico y autocritico que debe regir nuestro proceso de transición al socialismo, no podemos actuar de forma irracional, no somos perfectos y cometemos errores. Pero en el transcurso  de los hechos se va adquiriendo poco a poco conciencia de sus intereses y conciencia social y cada vez con más fuerza comienzan las bases  a enarbolar sus propias reivindicaciones, que chocan con los límites que la dirigencia burguesa o pequeño burguesa quiere imponer a la revolución, al final, si la vanguardia del proceso revolucionario,  están al frente los trabajadores, campesinos y estudiantes y el pueblo en general se derrotan estas ideologías pequeñas burguesa.


 

        jlrlinares@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2380 veces.



Juan Linares

Ex-parlamentario regional. Especialista en Crisis. Temas Preferido: Ecología, Política Internacional y Laboral. Militante de Marea Socialista en el estado Bolívar.

 jlrlinares@gmail.com      @JuanLinaresRuiz

Visite el perfil de Juan Linares Ruiz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: