¿Cuánto tiempo más soportarán los usuarios/usuarias del metro el pésimo servicio?

La problemática del Metro lejos de aquietarse se viene agudizando, esto pese a que el Camarada Presidente, Hugo Chávez, ha venido aportando importantes recursos para ser invertidos en el mantenimiento de los trenes y demás equipos que componen el sistema. Se cambió al Presidente del Metro y además, como bien le ordenó el Camarada Presidente al ministro de transporte y comunicaciones, éste debía adentrarse en el Metro de Caracas a fin de que estos recursos fuesen ejecutados acertada y diligentemente, “meterse de pies a cabeza”, esa fue la instrucción que los venezolanos/venezolanas pudimos captar a través de las imágenes de la televisión. Estimamos que, con el apoyo otorgado ese día por el Camarada Presidente, el ministro se sintió algo fortalecido y eso fue lo que lo llevó a decir algo así como, que “a partir de la próxima semana se comenzarán a sentir mejoras en el servicio…”. La realidad que pudimos constatar los usuarios/usuarias, fue la acentuación del pésimo servicio, aunque parezca contradictorio y poco creíble, situación que ha continuado hasta los graves hechos ocurridos el día de hoy 12/11/2010, que motivaron las desafortunadas declaraciones del ministro, al cual recomendamos asesorarse bien en materia de comunicación; no obstante, sea el ministro de transporte y comunicaciones, y no es un trabalenguas.

La molestia de los usuarios/usuarias sin duda está justificada, métase usted señor ministro en un vagón sin aire acondicionado; al cual, apenas comience a entrar, tendrá que forcejear con los de adentro para poder hacerse un espacio, aunque sea mínimo, una vez dentro y al intentar cerrar las puertas y rozar con su espalda, verificará que el operador del tren le llamará la atención a los usuarios/usuarias para que permitan el cierre de puertas, lo cual hará después de abrir y cerrar las puertas no menos de una tres o cuatro veces, así se habrá iniciado el acostumbrado retraso. Metros más adelante, se parará el tren, por los parlantes le anunciarán que alguien ingreso a la vía y allí se acentuará su tortura, el calor se hará insoportable, escuchará mentadas de madre dentro del vagón, golpes a los tubos de agarre, crecerá el murmullo, si alguien se atreviera a nombrar a Chávez, la pitada será monumental y no lo sacan del vagón porque está cerrado, parado en algún túnel. Después de unos cuantos minutos de más, seguramente arribará a su estación destino, sudado, con mal carácter, al intentar salir del vagón tendrá que abrirse camino a empujones, mientras a su espalda tendrá un usuario/usuaria que hará lo mismo con usted, y si no toma la previsión de ver hacia abajo, seguro se romperá uno de los pies, metiéndolo en la rendija que separa el tren de tierra firme, yeso será lo que le espera y moretones en la espalda causado por personas que le pasarán por encima. Pero lo peor no termina allí, cuando llegue a la boca de salida, tome aire y respire profundo, decenas de escaleras le esperan para que transite por ellas, ya que las mecánicas seguramente estarán en reparación. Ese es el día a día del usuario/usuaria Metro Caracas que, seguramente, al llegar a su sitio de trabajo lo esperará un supervisor con un llamado de atención o una amonestación escrita, por llegar tarde a su trabajo. Ese usuario/usuaria al día siguiente, al llegar al Metro no será el mismo, ni su comportamiento tampoco.

Las soluciones a la actual crisis del servicio, no aguantan un día más; mucho menos como nos lo propone el ciudadano ministro que esperemos hasta enero de 2011 y, peor aún, esa solución alternativa de que utilicemos el transporte superficial, que es peor; ya que Caracas no cuenta con suficientes unidades de transporte para satisfacer una emergencia por falla de servicio Metro, esto sin hablar de la calidad.

Hemos propuesto desde el año pasado, que este servicio básico para los caraqueños/caraqueñas debe ser declarado en emergencia y constituirse un Comando Operacional que lo atienda, como se hizo con el grave problema de la crisis energética; los hechos así nos lo indican, han sobrepasado la capacidad del ministerio de transporte y comunicaciones para darle solución. Urge acelerar los lapsos de entrega de los nuevos vagones, adelantarlos para diciembre próximo, que no sea uno solo el que se ponga en circulación. Urge que, en las horas críticas, se ponga en marcha un Plan de Emergencia de circulación de trenes, envío de trenes vacios para despejar estaciones congestionadas. Urge que el nuevo Presidente del Metro de Caracas de la cara a los usuarios/usuarias, se monte en los vagones y dirija las operaciones especiales en las horas críticas. Urge la incorporación tanto del Sindicato como de las organizaciones de usuarios/usuarios al Comando Operacional para supervisar el Plan de Funcionamiento de Emergencia. La crisis del Metro tiene solución, Revolución y más Revolución…

Post scriptum: los usuarios/usuarias del Metro no ganan una, ahora a la pésima calidad del servicio se une el saboteo de los oposicionistas al servicio ya pésimo de por sí. Si no los agarra el chingo, los agarra el sin nariz…Quién podrá defenderlos????


henryesc@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1498 veces.



Henry Escalante


Visite el perfil de Henry Escalante para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Henry Escalante

Henry Escalante

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /contraloria/a112162.htmlCd0NV CAC = Y co = US