La ISO, instrumento del Imperio

Prefiero la yerba del campo a la grama de un jardín.

Carlos Angulo/Avisos Clasificados

La Organización Internacional para la Estandarización (ISO: un juego entre sus siglas en inglés y la palabra griega isos que significa “igual”) es una organización privada internacional, en la jerga imperial se llama ONG (Organización No Gubernamental). A diferencia de las Naciones Unidas (ONU) o la Organización Mundial de la Salud (OMS) que sus delegados son miembros de los gobiernos, en la ISO sus afiliados pueden ser entes gubernamentales y no gubernamentales, basta con pagar la membrecía.

Fondonorma, Fondo para la Normalización y la Certificación de Calidad, una Asociación Civil dominada por los Mendoza (grupo Polar) y los Machado Zuloaga (Orinoco Iron) recibieron por parte de la IV República la delegación de la competencia para elaborar las normas nacionales. Por tanto, eran quienes representaban el país ante la ISO.

Dicha Asociación está estructurada en comités técnicos de calidad conformados principalmente por los expertos de las propias empresas, quienes utilizan la norma como instrumento de exclusión de la pequeña economía y la economía social. Son quienes imponen los requisitos que debe cumplir un producto y determinan la tecnología a usar.

Fondonorma es quién certifica a las empresas en el cumplimiento de la Norma ISO 9001, esta trata sobre el modelo de gestión de las unidades productivas. Establece que la estructura organizativa debe tener una clara estratificación jerárquica, acentúa la división social del trabajo y contribuye a la alienación de los trabajadores. Estas normas se han perfeccionado en el marco del desarrollo del capitalismo.

Sin estar conforme con esto, el Capitalismo Mundial, ha creado un conjunto de directivas para aplicar la serie de Normas ISO 9000 al ámbito público, estas normas reciben el nombre de ISO/IWA (International Workshop Agreement), hasta el momento se conocen cuatro; ISO/IWA-1y 3: Directrices para la gestión de Servicios de Salud, ISO/IWA-2: Directrices para la aplicación de las normas ISO en la Educación, en particular esta es una norma nefasta, por ejemplo el ex presidente de México Vicente Fox basó el proceso de privatización de la educación en ese país en el concepto de “Educación de Calidad” fundamentándose en dicha directriz, con todas las consecuencias ya conocidas y los conflictos sociales en este sector.

Por último la ISO/IWA 4: directriz para la gestión de gobiernos locales, esta es la máxima expresión de la intromisión del capitalismo en el sector público. Aquí el gobierno debe dejarse certificar por un ente privado, supuestamente para tener confiabilidad y evitar crisis de gobernabilidad. Son acuñados conceptos como la “transparencia” y la rentabilidad de los servicios públicos, estos últimos dejan de ser derechos y deben tratarse con criterio corporativo.

Recientemente un diario de circulación nacional, servidor del Imperio, publicó un artículo titulado “La omnipresencia de Eduardo Samán”, en el mismo se hace referencia a la decisión tomada durante mi gestión como ministro del Poder Popular para el Comercio de regresar al Estado la competencia que tenía Fondonorma de ser el Organismo Nacional de Normalización y en consecuencia la aparente exclusión de Venezuela del sistema ISO, amenazando con el posible aislamiento del país en el uso de estas normas, el eterno chantaje.

El mal intencionado artículo también acusaba que a pesar de mí salida aun rondaba la presencia de la doctrina practicada, a través de los funcionarios que permanecían en la institución que habían formado parte de mi equipo. Así como hicieron énfasis que algunas empresas del Estado y Gobernaciones identificadas con el Proceso Bolivariano han recurrido a esta asociación civil para formar a su personal en el área de calidad y obtener certificaciones.

Desde esta trinchera de lucha antiimperialista que me ha brindado el Diario Vea, alerto sobre el gran contenido ideológico contrarevolucionario embebido en torno al Sistema ISO. También denunciar el despido masivo, en plena campaña electoral, que ha provocado el citado artículo. Aunado que su contenido fue usado como justificación en un punto de cuenta dirigido a nuestro Comandante para solicitarle 63.900 dólares para pagar la cuota de afiliación a la Organización Internacional para la Estandardización (ISO).

Hasta cuando vamos a permitir que los medios opositores nos dicten la línea.





Esta nota ha sido leída aproximadamente 6321 veces.



Eduardo Samán/Diario VEA


Visite el perfil de Eduardo Samán para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: