“El proyecto de ley para regular los precios de la compra y venta de vehículos, estará listo en 15 días”

Al estimado lector, que como yo, sintió cercana la posibilidad de poder adquirir un vehículo a precio justo, lamento aclararle que la cita con la que titulé el presente articulo, fue extraída de unas declaraciones ofrecidas por la diputada Iroshima Bravo el 10 de julio del 2009, hace casi un año. La famosa “ley” que murió sin siquiera nacer, generó muchísimo interés entre quienes victimas de la anarquía y la especulación desenfrenada reinante en el negocio de la compra y venta de vehículos, vimos esfumarse la esperanza de tener un medio de transporte para cubrir nuestras necesidades mínimas de traslación.

Ahora, las preguntas que surgen con toda razón (y con muchísima molestia y malestar entre la población afectada), son las siguientes ¿Cómo es que la propuesta de un proyecto de ley tan necesaria ante un descarado delito haya pasado al olvido de la noche a la mañana? ¿Tocó este intento de ley oscuros intereses en las más altas esferas del gobierno? ¿O es que ahora para la mayoría de los altos funcionarios públicos pagar 350 mil bolívares fuertes por una lujosa camioneta y 50 mil más a un vivo gestor, quien las consigue como por arte de magia, no implica sacrificio alguno? ¿Será que ya no se comete el delito?

Uno de los más eficientes Ministros y genuino revolucionario, Eduardo Samán, era el más interesado en la cristalización del referido proyecto de ley, y el tiempo que estuvo al frente de la cartera de industria y comercio llevó a cabo una verdadera cruzada en contra de la especulación, Eduardo Samán, se ganó la credibilidad, el aprecio y el afecto del pueblo.

Pero… ¡fuera Samán!,lo excluyeron, si razón aparente, de la escena política nacional ¿ tendrá esta repentina y silenciosa destitución alguna relación con poderosas mafias que hasta tienen el poder de frenar leyes y colocar en cargos estratégicos a mercaderes de la política que pisotean intentos de justicia y acciones verdaderamente revolucionarias?

Este tipo de burlas son las que nos hacen dudar de que exista un sólo gobierno revolucionario y una única línea de acción y nos llevan a pensar que la revolución bolivariana está infiltrada hasta los tuétanos. ¿O no es una burla que Diosdado, quien sufrió una aplastante derrota en las elecciones de gobernadores y en las internas del PSUV, sea quien declare como máxima autoridad del partido?

Desde hace tiempo está planteada una profunda reforma a la Ley Orgánica del Trabajo, donde el regreso a la retroactividad total de las prestaciones sociales, que nos arrebataron Caldera y Teodoro, constituye el reto principal; Ojala que esta vez el soberano y la clase obrera no vuelvan a ver truncada una esperanza más de hacer valer sus derechos, como ocurrió con la ridiculizada “Ley Para regular los precios de la compra y venta de vehículos”. A pesar de todo esperamos seguir con ánimo de continuar creyendo activamente en este proceso de cambios.

palmaritales@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2589 veces.



Jahir Ricardo Artigas


Visite el perfil de Jahir Ricardo Artigas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: