Un hecho histórico para ser recordado los días 4 de Febrero de cada año

El 4F la Fuerza Aérea salvó la vida del comandante Chávez

 

En algunas de sus entrevistas y publicaciones el General de la Aviación Militar Venezolana Francisco Visconti Osorio, quien comandó la Aviación Militar Combatiente durante las Insurrecciones Militar del 04 de Febrero (4F) y Cívico-Milítar del 27 de Noviembre (27N), del año 1992 en Venezuela, ha dicho que: A mediados del mes de Diciembre del año 1991 el Teniente-coronel de aviación Luis Reyes Reyes, quien para ese entonces trabajaba bajo las órdenes del General Visconti Osorio, le comentó a él sobre la existencia de rumores relacionados con una posible organización de oficiales del Ejército, quienes se manifestaban clandestinamente, en desacuerdo con la forma como el Gobierno conducía el país; a cuyo comentario el General le contestó al Comandante Reyes, sugiriéndole procurar una reunión con esas personas.

En la última semana del mes de Enero del año 1992 nuevamente, el Teniente-coronel Reyes repitió el mismo comentario ante el General Visconti y este le insistió en la conveniencia de intentar una entrevista con los aludidos; a los pocos días, el Teniente-coronel Reyes invitó al General a una reunión clandestina, la cual tuvo lugar el día domingo 02 de Febrero de 1992, en horas de la noche, en el restaurant Los Panamericanos ubicado al costado de la carretera Panamericana, que conduce desde Las Tejerías hasta Los Teques. A dicha reunión asistieron el General de la Aviación Francisco Visconti Osorio, los Tenientes-coroneles Luis Reyes Reyes de la Aviación y Hugo Chávez Frías del Ejército, exponiendo este último oficial ante los asistentes, todo el Plan Militar de Operaciones Terrestres "ZAMORA", elaborado para la Insurgencia Militar que comenzaría a ejecutarse el día siguiente, lunes 03 de Febrero de 1992; al finalizar la exposición, observando que no se contemplaba la participación de los otros tres componentes de las Fuerzas Armadas Venezolanas: La Armada, la Aviación y la Guardia Nacional, ni de los civiles, el General inquirió al Comandante Chávez al respecto, y éste respondió que solo consideraban de importancia la participación de la Fuerza Aérea, y que por tal razón, estaba, en ese momento, hablando con él; y enfatizó su argumento el Comandante Chávez, diciendo además, que la Armada no resultaba importante para la Operación Zamora por estar restringida a operar en el agua, y que la Guardia Nacional era una organización muy corrompida o corrupta, que debería ser eliminada. Finalmente el General preguntó al Comandante Chávez sobre la participación de los civiles, que tampoco aparecía en el Plan de Operaciones, a lo que el Comandante respondió: "Ellos serán convocados después que nosotros tomemos el control."

El Teniente-coronel Hugo Chávez nunca solicitó al General Visconti Osorio que éste asumiera el comando de la insurgencia, no le ofreció el comando de la operación, actitud o posición ésta que es consecuente con la negativa que tenían los comandantes del movimiento militar (Movimiento Bolivariano Revolucionario 200), a incorporar oficiales de mayor grado que el de ellos, puesto que tal posibilidad, a su juicio, significaría ceder poder; actitud ésta, de los cuatro Comandantes del 4F, que fue confirmada expresa y publicamente por el Teniente-coronel Arias Cárdenas, y que está registrada en la entrevista concedida por él, al profesor Alberto Garrido; donde, a partir de la página 39 de dicha publicación, Arias textualmente informa:

"… hay que entender lo que significaba meter el generalato dentro del movimiento. Yo realmente nunca lo discutí con Chávez, pero creo que pensábamos lo mismo: incorporamos el generalato y estamos entregando el mando y la dirección del movimiento. Ni Chávez ni yo lo queríamos realmente. Por su puesto, necesitábamos a la FAV y los muchachos aviadores no se atrevían a salir sin su general. Ni el negro Reyes, ni el Buchón, estaban ganados para la idea de movilizar ellos mismos a unos pilotos y a unos aviones. Sabíamos que ellos necesitaban un general. A nosotros, sin embargo, un general se nos convertía en un escollo a la hora de tomar decisiones". (Garrido; 2000: 39).

Sugerimos al lector buscar esta entrevista en: La revolución bolivariana: de la guerrilla al militarismo. Revelaciones del comandante Arias Cárdenas, por Alberto Garrido:

"La revolución bolivariana: de la guerrilla al militarismo (Revelaciones del comandante Arias Cárdenas)", es el tercero de los libros que Alberto Garrido entrega como parte de su investigación sobre el proceso que llevó a la presidencia de la República Bolivariana de Venezuela al Teniente Coronel Hugo Chávez. "Guerrilla y conspiración militar en Venezuela" y "La historia secreta de la Revolución Bolivariana", los libros anteriores de Garrido, habían develado las conexiones iniciales que existían entre los guerrilleros de Douglas Bravo y los jóvenes oficiales que se alzaron, tanto el 4 de febrero (4F) como el 27 de Noviembre (27N), de 1992 contra Carlos Andrés Pérez. Este tercer libro va mucho más allá. Francisco Arias Cárdenas, el Teniente Coronel que asumiera junto con Hugo Chávez la conducción del pronunciamiento militar que cambió la historia contemporánea de Venezuela, cuenta por primera vez el origen del Movimiento Bolivariano Revolucionario 200, los contactos con los guerrilleros, quiénes integrarían la Junta Cívico-Militar que se instalaría después del levantamiento militar, cuál fue la hipótesis de guerra contra Colombia, el porqué los 4 comandantes del 4F no aceptaron en su organización del MBR-200 la incorporación de oficiales de mayor rango o grado militar que el de ellos, el peligro que sufrieron las vidas de los 4 comandantes del 4-F durante el golpe del 27 de noviembre de 1992 y la relación con la guerrilla colombiana, entre muchos otros temas." Copiado desde la presentación de dicho libro, al cual se puede acceder, a través de:

https://www.goodreads.com/book/show/42198007-la-revoluci-n-bolivariana

Después de escuchar el interés manifestado por el Comandante Chávez por la participación del Componente Aéreo, el general Visconti le hizo saber, que él no contaba con organización dentro de la Fuerza Aérea para participar en aquel momento en la insurgencia, y le solicitó posponer la operación, a fin de poder consolidar en corto tiempo y conjuntamente, una insurrección donde participaran por lo menos, tanto el Ejército como la Aviación; el Comandante Chávez respondió que no podía posponer la ejecución de la operación. Al final de la reunión el General Visconti manifestó a los presentes, que de ser posible y si se daban las condiciones, el trataría de evitar un enfrentamiento entre la Fuerza Aérea y el Ejército.

El día 03 de Febrero de 1.992, aproximadamente a las once de la noche, las fuerzas rebeldes del Ejército aprehendieron e hicieron preso al Comandante de la Base Aérea "El Libertador", en Palo Negro Estado Aragua, justo al inicio de las operaciones de la Insurrección Militar; ante este hecho, el General de Aviación Francisco Visconti Osorio asumió el comando de esta Base Aérea, la más importante y mejor equipada de Venezuela, desde donde operaban para ese entonces los aviones integrantes de los Sistemas de Armas Aéreas: F-16 Falcón, M-50 Mirage, C-130 Hércules, Súper Puma y UH-1H, entre otros.

En la madrugada del día 04 de Febrero de 1992, ante la negativa del General Visconti para emplear los helicópteros Súper Puma artillados contra las fuerzas rebeldes del Ejército, dos de los Coroneles comandantes de Grupos Aéreos quienes manifestaban su incondicionalidad al régimen de turno, sin conocimiento ni autorización de quien se encontraba al frente del Comando de la Base Aérea en esa coyuntura, ordenaron el despegue de dos aviones F-16 Falcón para bombardear unos tanques blindados, que se aproximaban a Maracay para reforzar las unidades rebeldes del Ejército que se encontraban rodeando la Base Aérea "El Libertador" al mando del valiente Mayor del Ejército Carlos Torres Numberg; ante este acto, el General reprendió a los aludidos coroneles y ordenó el aterrizaje de los aviones en cuestión. Ya muy avanzadas las horas de la madrugada de ese día 04 de Febrero, el General Visconti Osorio recibió órdenes del Presidente de la Republica, por interlocución del General Jefe del Estado Mayor Conjunto de entonces desde el Ministerio de la Defensa, asignándosele la misión de organizar, comandar y ejecutar las operaciones de ataque y bombardeo, con los medios aéreos bajo su comando, sobre las instalaciones donde se encontraban alojados los líderes de la Insurrección Militar, vale decir: Museo Histórico Militar en la ciudad de Caracas, donde se encontraba el Teniente Coronel rebelde Hugo Chávez Frías, Cuarteles José Antonio Páez y La Placera en la ciudad de Maracay, donde se encontraba el Teniente Coronel rebelde Jesús Urdaneta Hernández y el Cuartel "Libertador" en la ciudad de Maracaibo, donde se encontraba el Teniente Coronel rebelde Francisco Arias Cárdenas; ante tales instrucciones, el General Visconti persuadió e instruyó al personal de pilotos bajo su mando, en relación a las razones por las cuales esas órdenes no debían ser cumplidas y sobre la conveniencia de realizar solamente operaciones aéreas de disuasión y reconocimiento, y sin armamento, sobre los objetivos asignados; esta decisión de los aviadores coadyuvó definitoriamente, a la preservación de la vida de los comandantes de la Insurrección Militar del 4 de Febrero (4F), de muchos que les acompañaban, y evitó un derramamiento de sangre de personas inocentes, evitó también una tragedia humana de magnitud inimaginable, en las muy pobladas inmediaciones de los objetivos asignados para el bombardeo. Por no cumplir esas órdenes, el General Visconti Osorio fue posteriormente sometido a Consejo de Investigación, separado de la Organización Aérea y enviado a un cargo irrelevante en el Estado Mayor Conjunto del Ministerio de la Defensa, desde donde asumió a partir de aquel momento, la responsabilidad de organizar lo que más tarde resultó en la Insurrección Cívico-Militar del 27 de Noviembre de 1.992(27N).

Alrededor de las diez de la mañana del 04 de Febrero de 1992, las fuerzas del Ejército leales al gobierno del entonces presidente Carlos Andrés Pérez, liberaron y regresaron a su puesto de comando en la Base Aérea El Libertador, al General de Aviación Juán Paredes Niño, quien inmediatamente ordenó unas misiones de reconocimiento con aviones Tucanos T-27 sobre los espacios geográficos alrededor del lago de Los Tacariguas, y un ataque aéreo con aviones F-16 sobre las rebeldes unidades de blindados que se encontraban en el Fuerte Militar de la ciudad de Valencia; y adicionalmente, solicitó el apoyo y actuación de unidades de tanques blindados, desde San Juan de Los Morros, para someter a las unidades rebeldes del Ejército que se encontraban sitiando la Base Aérea "El Libertador".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4808 veces.



Francisco Visconti Osorio

General de Division (Aviacion) . Comandante de la Aviacion Militar Combatiente durante las Insurrecciones: Militar del 4 de Febrero (4F) y Civico-Militar del 27 de Noviembre (27N), de 1992.

 chagua_011@hotmail.com

Visite el perfil de Francisco Visconti Osorio para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: