Mensaje a las Hermanas del Mundo

FSM: Las Mujeres dicen NO a la Guerra

La Campaña: Las Mujeres dicen NO a la Guerra*, lanzada en enero del presente año por la organización estadounidense Codepink- Women for Peace, cuenta dentro de las firmas iniciales con la de Cindy Sheehan, madre norteamericana de soldado muerto en Irak y quien se ha convertido en símbolo de lucha contra la guerra.

Desde el VI Foro Social Mundial, celebrado recientemente en Caracas, Cindy Sheehan llamó a las mujeres del mundo a unirse en una gran jornada por el Día Internacional de la Mujer, a esta campaña contra la guerra, recogiendo firmas en apoyo al llamamiento que adjuntamos.

Nosotras las mujeres cubanas, que hemos sufrido en carne propia, durante más de cuatro décadas las criminales y constantes agresiones de las consecutivas administraciones norteamericanas, y las consecuencias de las acciones terroristas contra nuestro pueblo, compartimos este justo reclamo y nos unimos a esta campaña internacional, conscientes de que sólo con justicia social y paz podrá la humanidad sobrevivir y construir el mundo mejor al que todas y todos aspiramos.

¡Globalicemos, hermanas del mundo, nuestro grito de paz y justicia social!. ¡Unamos todas nuestras fuerzas contra el flagelo de la guerra para que el futuro sea más luminoso!

¡Por un 8 de marzo en contra de la Guerra y por la Paz Universal!.

¡Adelante!

Federación de Mujeres Cubanas

----------

* El llamado de las mujeres por la paz

[La Campaña las Mujeres dicen No a la Guerra está recogiendo firmas a este llamado, que será presentado a autoridades y líderes políticos en Washington y a las embajadas norteamericanas en diversos países del mundo, el próximo 8 de marzo, Día Internacional de las Mujeres.]

El llamado de las mujeres por la paz: Una demanda urgente

Nosotras, las mujeres de los Estados Unidos, Irak y las mujeres de todo el mundo, decimos Basta a la guerra sin sentido en Irak, y a los ataques crueles contra otros pueblos en el mundo.

Hemos enterrado demasiados de nuestros seres queridos. Hemos visto demasiadas vidas mutiladas por las heridas físicas y psicológicas. Hemos mirado con horror cómo nuestros recursos preciosos son utilizados para la guerra mientras que las necesidades básicas de nuestras familias, como la comida, el alojamiento, la educación, y el acceso al cuidado médico, no están disponibles para ellas.

No tenemos más paciencia para vivir con miedo constante frente a la amenaza de la violencia, y ver el creciente cáncer del odio y la intolerancia que están aumentando e infiltrando nuestras casas y comunidades.

Este no es el mundo que queremos ni para nosotras ni para nuestros hijos e hijas. Con el fuego en el estómago y el amor en el corazón, nosotras, las mujeres, estamos levantándonos sin fronteras para unirnos y demandar un fin al derramamiento de la sangre y la destrucción.

Hemos visto cómo la ocupación extranjera de Irak ha originado un movimiento armado en contra de ella, perpetuando un ciclo de violencia sin fin. Estamos convencidas de que éste es el mejor momento para hacer la transición de un modelo militar a un modelo de resolución pacífico del conflicto, que incluya los factores siguientes:

• La retirada de todas las tropas y combatientes extranjeros de Irak;

• Negociaciones para la reincorporación de los/las iraquíes desplazados/as en todos los aspectos de la sociedad de Irak;

• La plena representación de las mujeres en el proceso de paz y un compromiso con la igualdad completa de la mujer en Irak después de la guerra;

• Un compromiso para descartar la construcción de cualquier base militar extranjera en Irak;

• El control del petróleo y de todos los demás recursos por manos iraquíes;

• La anulación de las leyes de privatización y de desregulación, impuestas bajo la ocupación, permitiendo a los/as iraquíes orientar la trayectoria económica de la posguerra;

• Un esfuerzo masivo de reconstrucción que priorice a los contratistas iraquíes, con financiamiento de los países responsables de la invasión y la ocupación de Irak.

• Considerar la creación de una fuerza internacional provisional de paz, que sea verdaderamente multilateral y que no esté integrada por ninguno de los países que participaron en la ocupación.

Para avanzar en este proceso de paz, estamos creando un movimiento masivo de mujeres, que abarca múltiples generaciones, razas, etnias, religiones, fronteras y tendencias políticas.

Juntas, vamos a presionar a nuestros gobiernos, las Naciones Unidas, la Liga Árabe, los Premios Nóbel de la Paz, los líderes religiosos y otros/as en la comunidad internacional, para que intervengan para ayudar a negociar una solución política.

Y en esta época de fundamentalismos divisionistas, llamamos a los/as líderes del mundo para unirse con nosotras para que avancen los valores fundamentales del amor a la familia humana y a la protección a nuestro planeta precioso.

(Traducción ALAI).



Esta nota ha sido leída aproximadamente 4877 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter