Plantean un cacerolazo el 6-D contra el hambre, la represión y la farsa electorera (Video)

Organizaciones sociales, sindicales y políticas llaman a la Abstención y mantener la Lucha Popular

1° de diciembre de 2020.-

Distintas organizaciones e individualidades hacen un llamado a la población venezolana a no votar el día de las elecciones legislativas (6 de diciembre de 2020), ante lo que consideran como un "fraude cantado". De igual manera, convocan a un "Cacerolazo nacional por la dignidad" el mismo día de las elecciones (6-D), a las 8 de la noche, como manifestación de protesta y de repudio ante un gobierno que consideran "de facto", "hambreador" y "anti-popular".

A continuación el llamado:

¡LLAMAMOS A LA ABSTENCIÓN, A LA LUCHA POPULAR

Y A UN CACEROLAZO EL 6-D

CONTRA EL HAMBRE, LA REPRESION Y LA FARSA ELECTORERA!

Como ya lo denunciamos en nuestro primer comunicado (publicado el 27.09.2020 / https://www.aporrea.org/actualidad/n359142.html), el gobierno venezolano está escribiendo actualmente otro capítulo más de su farsa electorera continuada. En efecto, pretende realizar descaradamente, el próximo 6 de diciembre, la elección de una nueva Asamblea Nacional a su medida, preparada por una directiva del Consejo Nacional Electoral (CNE) nombrada por el Tribunal Supremo de Justicia, subordinado al gobierno. Además, como ya lo hemos señalado, no duda en intervenir la directiva de los principales partidos de oposición, en inhabilitar o detener arbitrariamente a candidatos o posibles candidatos, en ilegalizar partidos (como REDES, Marea Socialista y el Partido Socialismo y Libertad), en violar los derechos electorales de los pueblos indígenas, que, según el TSJ, deberán elegir a sus diputados a mano alzada, en función de un supuesto derecho "de usos y costumbres", en manipular los circuitos electorales, en violar descaradamente el derecho al voto de los millones de venezolanas y venezolanos residenciados en el exterior y, finalmente, en desplegar sin ningún tipo de disimulo el ventajismo más vergonzoso a través de la multimillonaria campaña electoral a favor de los candidatos oficiales. No escatima esfuerzo ni dinero, por ejemplo, en saturar los horarios estelares de televisión de propaganda electoral y en cubrir las calles y avenidas del país de pendones que le cuestan a la hacienda pública millones de bolívares, cuando el salario mínimo no llega ni a dos dólares y cuando cotidianamente millares de compatriotas son víctimas del hambre y comen de la basura.

¿Y por qué necesita el gobierno de Maduro una Asamblea Nacional a su medida? Evidentemente, para terminar de controlar todos los poderes y para cubrirse de un barniz de legitimidad, su talón de Aquiles, sobre todo a nivel internacional, ya que requiere de la aprobación de la Asamblea Nacional para poder concretar con toda legalidad los jugosos contratos transnacionales con sus socios rusos, chinos, iraníes, turcos y gringos. Para garantizar estos contratos, decretó incluso, últimamente, una ley inconsulta e ilegal que llamó « anti bloqueo », que le permite firmar cualquier cantidad de contratos con los capitales nacionales y transnacionales de manera totalmente discrecional y en secreto, realidad que también hemos denunciado mediante una protesta publica el 11.11.2020 frente a la Fiscalía General de la República. La inversión extranjera y la venta de empresas nacionales a capitales privados es promovida por los candidatos y demás voceros oficiales como la solución milagrosa a todos los males económicos y sociales. Ejemplo de ello es la privatización furtiva, en estos últimos días, de importantes empresas nacionalizadas como Lácteos Los Andes, Agropatria, las centrales azucareras Pío Tamayo y Río Guanare, así como el Teleférico Waraira Repano. De esta forma, se le cae la careta al gobierno y queda en evidencia su esencia fundamentalmente neo-liberal.

Obviamente, ante una situación de arbitrariedades tan grotesca, el pueblo venezolano en general no siente ninguna disposición, ni entusiasmo para salir a votar. Y menos aún en medio de una crisis tan dramática por la que estamos pasando y que ha cobrado aspectos dantescos a través de la híper-devaluación y de la mega-inflación de las últimas dos semanas. Esta verdadera tragedia se traduce en un dólar que superó la barrera del millón de bolívares, haciendo que nuestros ingresos, como trabajadores, desaparecieran por completo. Esto evidencia la aplicación de un criminal paquetazo antiobrero y antipopular por parte del gobierno, primer responsable de esta debacle económica, caracterizada, como lo acabamos de señalar, por la desaparición del salario y de nuestros ingresos en general, por la desastrosa situación de los servicios básicos, por el hambre y la pobreza generalizada, por el desmantelamiento de las empresas estatales, en particular de PDVSA y, finalmente, por el ecocidio, la devastación y el saqueo de la naturaleza por parte de los jerarcas cívico-militares en pro de intereses extranjeros, todo esto en el marco de una política de Estado represiva y autoritaria.

Finalmente, la arbitrariedad de estas elecciones se manifiesta a través de la « política » sanitaria oficial: mientras las autoridades desplegaron una campaña colosal, desde hace meses, para que la gente se quede en su casa y así, supuestamente, evitar que la pandemia se agrave, de repente, a pocos días de las elecciones, decretan una flexibilización indefinida con el fin de llamar a millones de venezolanos a votar.

POR TODO LO DICHO ANTERIORMENTE:

  • El próximo 6 de diciembre, llamamos a no votar, como manifestación genuina del repudio generalizado a este gobierno hambreador y corrupto.
  • Rechazamos la campaña sistemática de criminalización de la abstención que han promovido el gobierno y sus aliados desde hace años: la abstención es un derecho consagrado en el artículo 61 de la CRBV, el cual establece el derecho a la libertad de conciencia y su ejercicio. Además, corresponde con un genuino sentimiento popular, puesto que la mayoría del pueblo venezolano está asqueada de la clase política en general y siente un profundo rechazo por los partidos y sus cúpulas en disputa.
  • Nuestro llamado a la abstención popular, este 6 de diciembre, no tiene nada que ver con la política entreguista, corrupta y pro imperialista de la cúpula dirigida por Guaidó, María Corina Machado o Antonio Ledezma, y demás sectores de la oposición patronal, porque no representan los intereses del pueblo trabajador y del conjunto de sectores y oprimidos.
  • Convocamos a toda la población a manifestar su rechazo al gobierno con un GRAN CACEROLAZO POR LA DIGNIDAD, el mismo 6 de diciembre, a las 8 de la noche. Llamamos incluso a los propios sectores de los partidos que han sido víctimas del ventajismo gubernamental a sumarse a este cacerolazo para expresar de manera contundente su descontento ante estos atropellos.
  • Finalmente, nuestro llamado urgente y categórico es a organizarnos y movilizarnos en torno a un plan de lucha contra el hambre y en favor de la vida. Es nuestra tarea acentuar la protesta, la movilización y nuestra presencia en la calle el próximo año 2021. Sólo la organización y la movilización popular es la vía que nos puede garantizar un cambio a favor de las grandes mayorías y la salida obrera y popular de este gobierno corrupto y dictatorial. Se trata de construir una referencia política de oposición de izquierda y popular identificada con una lucha permanente contra las pretensiones capitalistas de seguir profundizando la devastación de la naturaleza y la sobre explotación de millones de trabajadoras y trabajadores.

¡SOLO LA LUCHA CAMBIA LA VIDA!

30 de noviembre de 2020.

Quienes suscribimos:

Colectivo Cultural Toromayma.

Sindicato Regional de Trabajadores de la Salud del Distrito Capital (SIRTRASALUD, Dto. Capital).

Ruptura-Tercer Camino.

Unidad Socialista de los Trabajadores (UST).

Leonardo Arantes, Militante de la UST.

Wilman Molina, Dirigente de Ruptura-Tercer Camino.

Thony Navas, Presidente de SIRTRASALUD, Dto. Capital.

Oscar Linarez, Delegado de Centro de SIRTRASALUD, Dto. Capital.

Marco García, Secretario de Propaganda y Relaciones de SINATRA-UCV.

Johnny Alarcón, Antropólogo y Profesor de La Universidad del Zulia.

Ana Gomez, « La Guara », Socióloga.

Albert Villaroel, Secretario de Contratación Colectiva de la ATAUNEG (Sindicato Asociación de Trabajadores Administrativos de la Universidad Nacional de Guayana).

Luis Díaz, Trabajador Petrolero.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3551 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas