Conversatorio "El arco minero del Orinoco: un ataque a la vida"

24 de agosto de 2020.-

El pasado sábado 15 de agosto de 2020, convocado por el Colectivo Cultural Toromayma, se realizó, en la parroquia La Pastora, un conversatorio titulado "El arco minero del Orinoco: un ataque a la vida", conducido por Claudia Rodríguez Gilly y Omar Vázquez Heredia, militantes del Partido Socialismo y Libertad e investigadores sobre este álgido tema.

Las y los participantes a este apasionado intercambio, la mitad de los cuales eran habitantes de esta populosa parroquia, percibieron muy claramente el propósito de la interesantísima exposición de la ponencia: desenmascarar la verdadera esencia capitalista, explotadora y mafiosa de este gobierno, que perpetúa y desarrolla un modelo económico basado en el saqueo continuado de nuestros recursos naturales, ingrediente fundamental del rentismo perolero y del extractivismo minero. Los investigadores invitados se dedicaron con éxito a desmontar los puntos principales de la política gubernamental de justificación del A.M.O (Arco Minero del Orinoco): según el discurso oficial, el A.M.O. es fuente de creación de empleo, es entrada de divisas para el país, implica diversificación económica para el país, representa un desarrollo de la minería ecológica y regula la minería ilegal, es decir una serie de mentiras divulgadas a los cuatro vientos con la ayuda de la parafernalia propagandística del gobierno para justificar un proyecto genocida, ecocida y depredador.

Por otra parte, durante la exposición se dio a conocer que este proyecto privatizador, que abarca el 12 % de nuestro territorio, se viene desarrollando desde el 23 de agosto de 2011 (aprobación de la creación del proyecto del Arco Minero por Hugo Chávez) hasta el día de hoy, pasando por la aprobación del Decreto presidencial N°2.248 de creación del Arco Minero del Orinoco (24 de febrero de 2016) por Nicolás Maduro. Quedó demostrado, pues, que este proyecto de explotación minera a gran escala corresponde con una política de Estado muy claramente establecida desde el gobierno de Hugo Chávez y que queda reflejada de manera muy concreta en el llamado "Plan de la patria", que al establecer como horizonte para el país la exportación de energía barata y minerales, planteaba la intensificación de la subordinación de nuestros bienes comunes naturales a las necesidades del proceso de acumulación del capitalismo mundial. Era imposible no evocar, además, las consecuencias alarmantes de este proyecto criminal: desplazamiento de comunidades indígenas, recrudecimiento del crimen organizado, trata y esclavitud sexual de mujeres, así como sedimentación, contaminación y secado de los ríos, degradación del suelo y extinción de la fauna. A mediano plazo, también implica agravamiento del cambio climático, de las enfermedades endémicas, de la crisis eléctrica y de la contaminación con mercurio de la población.

De tal manera que este conversatorio logró conectarse con aspectos centrales de la política del gobierno que afectan de forma cotidiana a todo el pueblo venezolano para satisfacer la demanda de oro del capital financiero mundial: corrupción, impunidad, forma delictiva de hacer política, ineficiencia, saqueo, explotación, deterioro de nuestras condiciones de vida, empobrecimiento generalizado de la población, banalización de la violencia como forma de relacionarnos y destrucción del medio ambiente. La iniciativa de esta actividad dejó claramente demostrado el hecho de que sólo mediante la organización de las comunidades y de los excluidos y excluidas en general, sólo mediante la concientización y la movilización del pueblo venezolano podremos, luchando contra las élites y el gobierno explotador, transformar nuestra realidad más inmediata y liberarnos de nuestros opresores.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2814 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Notas relacionadas