(VIDEOS) Con Chávez al Cuartel de la Montaña: "Se lo vamos a decir así: ¡Chávez Forever! a ver si en inglés nos entienden"

Cortejo fúnebre del Comandante Chávez en Los Próceres

Cortejo fúnebre del Comandante Chávez en Los Próceres

Credito: AVN

Caracas, 15 Mar. AVN (por Yesenia Chapeta).- Hugo Chávez volvió a pasar hoy por las calles de Caracas. Otra vez, a un lado y otro de su pasar, serpentinas interminables de humanidad retumbaron vivas, le lanzaron flores, le lloraron el más grande amor que haya sacudido a Venezuela, le juraron continuar su lucha.

¿Cuál lucha? Se preguntarán algunos. Pues cambiar. Cambiar para bien lo establecido, aunque eso, como ha ocurrido cada siglo, cada vez que un Hugo Chávez pasa por este minúsculo planeta del vasto universo, implique la incomprensión de algunos. Incluso el odio de algunos.

Mientras la carroza lo llevaba hacia el Cuartel de la Montaña, tantas veces evocado en sus crónicas del 4 de Febrero de 1992, las serpentinas se agitaban, dolorosas, trasegadas.

Si no fuera por las voces exaltadas que trataban de alzarse entre las demás, tal vez hubiera sido posible escuchar, como uno solo, el robusto latido de tanto pueblo estremecido ante esa energía que no cesa, ese radio de atracción mágica que Chávez dejaba siempre al pasar, como cierta vez que un grupo de periodistas lo esperaba en el aeropuerto de Brasilia, decididos a emboscarlo con preguntas capciosas y, luego, ante él, cedieron al encanto de sus particulares reseñas sobre la historia, ante su dominio sobre los personajes y hechos pasados de cada sitio que visitaba.

Entre la multitud, un hombre solicitaba a la gente el favor de dejar un claro entre su silla de ruedas y la autopista Francisco Fajardo, "para verlo más que sea hoy". Nadie se negó, por supuesto, la consideración que enseñó Chávez hacia las personas con discapacidad tomó forma entre el grupo.

Hacia las 2:00 de la tarde pasó por la autopista, a la altura de Plaza Venezuela, frente al mural de la Universidad Central de Venezuela, precedido por un rústico que manejaba Nicolás Maduro, alias "el autobusero", con Diosdado Cabello a bordo, agitando el brazo derecho, coordinando la consigna inmortalizada ya... ¡Chávez vive! ¡La lucha sigue!

Tras el cortejo, una crecida de motorizados incendiaron la calle de rojo y banderas. Mujeres, niños, hombres de chaqueta negra, rostros empañados de sol y llanto... todos siguieron hacia el 23 de Enero, dejando el lugar extrañamente vacío.

Las serpentinas comenzaron a dispersarse. Una dama seguía afectada... "No te vayas, Chávez ¡No te vayas!". El caballero que la acompañaba trató de consolarla: "No se va, Anita, se los vamos a decir así ¡Chávez Forever! En inglés, como les gusta a ellos, para ver si en inglés nos entienden".



Esta nota ha sido leída aproximadamente 14184 veces.


La fuente original de este documento es:
Agencia Venezolana de Noticias (AVN) (http://www.avn.info.ve)



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/n225054.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO