Hermano del luchador indígena asesinado Alexander Fernández

Efectivos del Ejército disparan contra Yukpa hijo de Carmen Fernández

2 de enero de 2012.- El 28 de diciembre de 2012, nuevamente, efectivos de organismos de seguridad del Estado venezolano, arremeten contra la familia de la defensora de derechos humanos Carmen Fernández Romero. En esta oportunidad se trata de disparos efectuados por dos efectivos del Ejército Bolivariano de Venezuela contra su hijo Franklin Fernández Fernández. El hecho ocurrió cuando se desplazaba de su casa materna ubicada en la comunidad Kuse a buscar su esposa en la comunidad vecina Ponoya.

Los dos efectivos del Ministerio del Poder Popular para la Defensa, vestidos con shorts y franelas deportivas, se desplazaron de la hacienda que custodian varios soldados y un Capitán de 7 de la mañana hasta las 7 de la noche, con la intención de detenerlo sin orden alguna, sólo porque unos colombianos de unas parcelas cercanas lo señalaron como hijo de Carmen Fernández Romero, mamá de Alexander y José Luis, asesinados por sicarios colombianos el 23 de Junio de 2012, conjuntamente con Leonel Romero. Así mismo, la violencia sembrada en esa zona por la disputa del territorio ancestral Yukpa determinó en Diciembre 2011, el asesinato del primo materno Franklin Darío Segundo García Fernández cuando se desplazaba al igual que Franklin de un lugar a otro. En esa oportunidad fue un parcelero guajiro, detenido por el CICPC en estado de embriaguez , en presencia de varios dirigentes Yukpa, pero luego fue absuelto bajo las acciones del poder jurídico y político del abogado ganadero Alfonso Chacín, odiador de Alexander Fernández Fernández y Sabino Romero. En Diciembre 2001 y en ese mismo momento cayó herido otro hijo de la defensora de derechos humanos Carmen Fernández Romero, Cacique de la comunidad Kuse, su hijo Gaby José quedó herido y está en espera desde Diciembre de 2011 de una nueva intervención quirúrgica en el sistema intestinal a raíz de los disparos, que lo han llevado a vivir con una bolsa de colostomía pegada al cuerpo.

El caso reciente es que el pasado viernes 28 de diciembre, efectivos del Ministerio del Poder Popular para la Defensa, en franela y short, le dieron voz de arresto a Franklin y uno de ellos trató de agarrarlo, a lo que Franklin lo empuja, el soldado cae en el suelo y Franklin sale corriendo, y a los pocos minutos se cayó, en el preciso instante que el otro soldado le disparaba por la espalda. Afortunadamente no es alcanzado por ningún proyectil. Igualmente se tiraron en el suelo otros Yukpa de la comunidad. Este hecho es tipificado por el Código Procesal Penal como homicidio frustrado.

Los moradores de la comunidad Ponoya y familiares de Fernández Fernández el 29 de diciembre de 2012 pusieron la denuncia ante la jerarquía superior del cuerpo militar, que está acantonado en la hacienda Rancho Calvario, cuidándole las vacas a Julio y Jesús David Romero, conducta militar propia del llamado Ejército de la Cuarta República: “cuidadores de vacas, agresores de yukpas” como dicen en Machiques de Perijá.

Entre las causas que estimulan la violencia en Perijá y el caos imperante hasta el momento, están las siguientes: la conducta violadora a los derechos humanos de los organismos de seguridad del Estado, el fracaso de la educación intercultural bilingüe y de la salud indígena, las viviendas inapropiadas, la conversión en "sal y agua" del dinero que entra a los Consejos Comunales o por créditos agrícolas otorgados, el mal trato y el racismo contra los indígenas por parte de los funcionarios públicos, el burocratismo y las cuentas por aclarar, el sicariato, el paramilitarismo, la siembra de amapola en las tierras límites con Colombia, la alta presencia de hombres colombianos solos en las adyacencias y en las comunidades Yukpa del piedemonte de la Sierra de Perijá, algunos sin cédulas o cédulas falsas, la violencia de los ganaderos, el bajo salario de los peones de hacienda, el abigeato estructural, la no existencia de un frigorífico municipal, ni de una plante de tratamiento de aguas servidas y residuales, el sobre precio de los víveres, la ropa y demás enseres y muebles al pueblo pobre de Machiques, el salto de talanquera y la corrupción de los políticos, los constantes incendios de la Sierra de Perijá todos los meses de verano de todos los años...

Situaciones como estas hacen invivible a Perijá y mantienen un caldo de cultivo generador de todo tipo de delincuencia. Se necesita construir políticas públicas adecuadas a cada grupo étnico indígenas Yukpa, Barí, Japreria y Wayuu, y sobre todo el pago de todas las bienhechurías de las haciendas que señalan los Yukpa y Barí en la autodemarcación de sus territorios, y no lo que el Estado pretende imponer.

Estamos en presencia de terrorismo de Estado contra la defensora de derechos humanos Carmen Fernández Romero y su familia donde están involucrados desde octubre del 2009 varios efectivos del CICPC, Guardia Nacional Bolivariana y del Ejército Bolivariano de Venezuela.

Dos efectivos del CICPC torturaron a Alexander Fernández Fernández en octubre de 2009 para que señalara a Sabino Romero Izarra como el asesino de Ever Romero y Nireya, tal como fue denunciado cuando comparecieron como testigos durante el juicio realizado en el Circuito Judicial de Trujillo. De igual manera, en la Fiscalía 35 de Competencia Nacional, otros efectivos fueron denunciados por Carmen Fernández Romero de haberla amenazado durante el interrogatorio en la misma sede en Machiques, ante la muerte de Alexander, diciéndole que iban a matar uno a uno a sus hijos, por asaltar haciendas, robar de ganado y por violadores. Uno de ellos aseguró, durante el interrogatorio, que se bebería la sangre de sus hijos. En círculos allegados al CICPC en Machiques, se dice que Sabino está vivo porque el "funcionario x" cayó preso. El Destacamento de Fronteras Nº 36 Primera Compañía de la Guardia Nacional Bolivariana del Municipio Machiques de Perijá del Estado Zulia se niega a brindarle protección a Carmen Fernández Romero, solicitada por la abogada Maglenis Márquez Melean, Fiscal Auxiliar Trigésima Quinta del Ministerio Público bajo OFICIO Nº 0590-2012 de fecha 9 de julio de 2012.

El anterior atropello contra un hijo de Carmen Fernández Romero fue contra Cristóbal, quien fue bajado del bus en la Alcabala del Peaje de Barquisimeto, cuando se trasladaba a Caracas el 7 de noviembre de 2011 para exigir el pago de las biehechurías de las haciendas y la continuación de las investigaciones de los casos de los indígenas Yukpa asesinados y heridos, en compañía de 50 dirigentes Yukpa. Fue detenido y trasladado al Comando Regional Nº 3 de la Guardia Nacional Bolivariana (CORE Nº 3) de la Maracaibo. Al llegar al Comando, algún oficial llamó a los ganaderos de la Asociación de Ganaderos de Machiques, para ver si lo identificaban como asesino de ganaderos y por practicar abigeato. Este asesinato nunca ocurrió, pero los ganaderos y efectivos de la GNB aprovecharon el momento para torturarlo psicológicamente. Todo parece indicar que si no se lleva este caso a una instancia superior nacional e internacional, o a un tribunal no se tendrá certeza de que esta defensora de derechos humanos y sus hijos, tengan en este país y con la manera como está procediendo el Gobierno, sus vidas aseguradas.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 12347 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter