Sentir Bolivariano

Consolidando Nuestra América

El panorama actual de Nuestra América permite asegurar que soplan nuevos y esperanzadores vientos en el continente, que avanzamos a buen ritmo hacia la consolidación del sueño bolivariano de la integración latinoamericana y caribeña. Se ha ido logrando un fortalecimiento regional que permite ir resolviendo, en buena medida, las condiciones de desigualdad económica, social y política de esta parte del continente.

El Gobierno Bolivariano de Venezuela trabaja fuertemente en este sentido. Bajo premisas fundamentales como la libre determinación de los pueblos y la unión latinoamericana y caribeña; como continuar fortaleciendo el proyecto de la Alianza Bolivariana para Nuestra América (ALBA), el cual ha ido sumando voluntades entre los países hermanos, para beneficio de nuestros pueblos.

El pasado 19 de Abril de 2010, fecha Bicentenaria para nuestro pueblo venezolano, los países que conforman la ALBA, celebraron la novena Cumbre bajo la premisa “Ratificamos nuestro compromiso con la tarea de consolidar la soberanía de nuestros pueblos y construir el camino hacia el socialismo”, y en manifiesto público decretaron avanzar hacia la consolidación de la  integración, la unidad y la soberanía política: “El ALBA se ha fijado la meta de avanzar conjunta y simultáneamente hacia la Unión política, económica y social, hacia la más plena integración y unidad con el objetivo de garantizarle al pueblo, según el mandato de El Libertador, “la mayor suma de felicidad posible, la mayor seguridad social y la mayor estabilidad política”, haciendo de la transición al socialismo una experiencia humanamente gratificante”.

Comienza pues a hacerse visible un conjunto creciente de núcleos geopolíticos sobre el mapa de un mundo al que ya pudiéramos llamar ahora sí, el Nuevo Mundo. Se trata de un mundo multinúclear como transición hacia la multipolaridad”.

Se comparte plenamente el planteamiento de que la aceleración de la transición hacia la multipolaridad, va a depender de la claridad, la voluntad y la decisión política que se desprendan de los países que asumen el papel de núcleos en este proceso de consolidación del socialismo. Que no debemos perder de vista que las fuerzas que  aspiran dejarnos en la retaguardia de la historia, quisieran mantenernos dispersos; y que eso será nefasto para la humanidad. Tal como lo dijo en una oportunidad Hugo Chávez: “… con esta larga travesía, cruzando fronteras de tres continentes y abriendo el corazón libertario al mundo, cumplimos con el sagrado deber de profundizar el pacto inexorable entre los pueblos que corremos suertes comunes, apostamos a iguales desafíos y compartimos las mismas esperanzas… inmenso es el compromiso, inmenso también es nuestro empeño para no dejarnos tragar por las fuerzas oscuras que pretenden acumular riqueza para unos pocos, al costo de la desgracia de millones de seres humanos. Esa asimetría descomunal e inhumana hay que cambiarla radicalmente o no habrá vida para nadie en un futuro no tan lejano….”.

Es decir que se trata, para lograr ese Mundo Nuevo, corresponsable y con mucha dignidad, de “… acelerar los pasos, con la mayor firmeza posible, hacia la constitución de un mundo multipolar vinculado desde la horizontalidad de la soberanía de los pueblos; desde el respeto y la corresponsabilidad mutuas en la protección y en la producción pacifica…”.

Es imperativo seguir consolidando Nuestra América, para luego, en igualdad de condiciones, fortalecer aún más nuestras relaciones con las otras partes del mundo. Consolidarnos como país libre y soberano, y avanzar hacia el logro del mundo multipolar.

La semana pasada, Barinas participó activamente en esa consolidación, al recibir en estas tierras al presidente del Estado Plurinacional de Bolivia, Evo Morales, y por supuesto a nuestro comandante presidente Hugo Chávez Frías,  y ser todos y todas testigos de la suscripción de 15 de los 22 convenios de cooperación entre ambos países, que vendrán a concretar importantes empresas grannacionales (contrarias a las empresas transnacionales que impulsa el imperialismo) en materia de explotación, exploración y transporte de gas, refinería,  distribución y transporte de hidrocarburos, entre otros.

Además del significativo convenio de hermanamiento firmado entre el departamento de Cochabamba y el estado Barinas, nuevo modelo de cooperación que, sin duda, apunta hacia el fortalecimiento de la Alianza Bolivariana para los Pueblos de Nuestra América (ALBA).

Es el camino para la concreción del sueño bolivariano; propuestas – como la ALBA – para la consideración soberana de los  pueblos, para concretar acuerdos de iguales  entre iguales y no, como ha pretendido el imperio norteamericano a través del ALCA, de acuerdos impuestos, de obligatorio cumplimiento y para continuar asegurando la dominación sobre quienes caigan en la trampa.

Unidad, unidad, para lograr libertad y soberanía. Bolívar lo planteó en diferentes momentos. En una carta al Sr. Juan Martín de Pueyrredón, en 1816, escribió: “Sin duda, Venezuela, consagrada toda a la santa libertad considera sus sacrificios como triunfos. Sus torrentes de sangre, el incendio de sus poblaciones, la ruina absoluta de todas las creaciones del hombre y aun de la naturaleza: todo lo ofrece en las aras de la patria. Hoy está cubierta de luto; pero mañana, cuando cubierta de laureles haya extinguido los últimos tiranos que profanan su suelo, entonces os convidará a una sola sociedad, para que nuestra divisa sea; UNIDAD EN LA AMERICA MERIDIONAL. Sí, una sola debe ser la patria de todos los americanos”. Y antes, en la Carta de Jamaica, el Libertador mostró magistralmente su proyecto: “Es una idea grandiosa pretender formar de todo el Mundo Nuevo una sola nación con un solo vínculo que ligue sus partes entre sí y con el todo. Ya que tiene un origen, una lengua, unas costumbres y una religión, debería, por consiguiente, tener un solo gobierno que confederarse los diferentes estados que hayan de formarse; mas no es posible, porque climas remotos, situaciones diversas, intereses opuestos, caracteres desemejantes, dividen a la América. ¡Qué bello sería que el Istmo de Panamá fuese para nosotros lo que el de Corinto para los griegos! Ojalá que algún día tengamos la fortuna de instalar allí un augusto congreso de los representantes de las repúblicas, reinos e imperios a tratar y discutir sobre los altos intereses de la paz y de la guerra, con las naciones de las otras tres partes del mundo”.

Simón el Libertador, Simón el Visionario. Seguimos tu senda y lo lograremos; estamos venciendo, compañero Simón. Éste es el camino, el único posible para salvar a la humanidad, para asegurar el porvenir de las nuevas generaciones. Adelante, para siempre!!.


sentirbolivarianobarinas@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2115 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Adán Chávez Frías

Adán Chávez Frías

Más artículos de este autor