¿Gerencia de radiación solar o proyecto Manhattan 2.0?

Blindando la Electrónica contra Pulsos Electromagnéticos

Hoy, toda tecnología en el mercado está basada en tecnologías de corriente alterna combinada con tecnologías de semiconductores, y si estas tecnologías fuesen seriamente amenazadas esto significaría que, en última instancia, todo lo que necesitamos para vivir, trabajar y recrearnos hoy en día, podría ser destruido.  -- Uwe Behnken --

  Es intrigante. Apenas una semana después de haberse realizado en Pacific Grove, California, la Conferencia Internacional sobre Tecnologías de Intervención Climática, escuchamos a unos caballeros honrados por la defensa de la integridad climática, como Lee Lane, miembro asociado del American Enterprise Institute (AEI) y co-director de su proyecto de geoingeniería, abogar por una imposición global de tecnologías de geoingeniería en nombre de los estados avanzados e industrializados del mundo, con la firme convicción de que "los experimentos de geoingeniería no deberían ser sujetos a un acuerdo global" porque serían de todos modos guiados por la luz brillante del gobierno de los EE.UU. y su noble obligación constitucional de promover el bienestar del pueblo norteamericano. Esta es la forma en que Lane evoca el 'interés nacional' norteamericano, este concepto mágico y auto-suficiente que justifica el empleo de cualquier medio para obtener, esto es, imponer, el fin deseado. (1)

¿Por qué declarar la experimentación con geoingeniería un asunto de interés nacional (léase: interés de seguridad nacional)? ¿Por qué no declarar el bienestar del clima planetario y del conjunto de los ecosistemas un asunto de interés de seguridad nacional, o planetario en este caso, y demandar entonces el cese inmediato de la producción irracional de ganancias y del consumismo desenfrenado, que nos han llevado a este desastre en primer lugar? ¿Por qué este repentino interés violento por parte de científicos, grupos de expertos internacionales del clima, las entidades de las Naciones Unidas, centros políticos, centros de investigación, comunidades científicas e incluso Think Tanks con sus decenas de investigadores y eruditos? ¿Por qué no vimos el mismo interés violento en cuanto a un compromiso vinculante en las cumbres de la Tierra en Rio, Kyoto o Copenhague? ¿Y por qué hacer un llamado para imponer las tecnologías de geoingeniería en nombre de los estados avanzados, más industrializados del mundo?

Además, y si tan de repente los experimentos con geoingeniería son considerados un asunto imperativo, ¿por qué la así llamada comunidad científica, como también las autoridades civiles y militares de varios países del mundo, están negando el hecho de que una de las técnicas propuestas para la intervención climática, perteneciente al ámbito de la Gerencia de Radiación Solar, ya ha sido implementada de forma progresiva en una escala considerablemente grande desde hace años?

Los hechos duros en tierra firme - o en los cielos, en este caso - no desaparecen al negarlos. Gerencia de Radiación Solar mediante la 'inyección de sulfato u otros materiales a la estratosfera' como propuesto por la agenda de trabajo de la pasada Conferencia Internacional sobre Tecnologías de Intervención Climática y como visto, fotografiado, documentado, estudiado y analizado durante años por ciudadanos comunes, activistas ambientales, controladores de tráfico aéreo, técnicos de sistemas de radares, periodistas alternativos, meteorólogos, químicos y físicos, ha estado ocurriendo sobre Norteamérica y Europa desde finales de los noventa. La cuestión es si realmente es tan buen idea rociar la estratosfera de manera masiva con una combinación de metales y polímeros para que formen una especie de capa nebulosa en el cielo a fin de desviar la radiación solar, dada la toxicidad extrema de los materiales rociados y dado el hecho que al final, estas partículas vuelven a bajar a la superficie de la Tierra. De esta manera, para una mente ecológica con visión de futuro, que piensa en la conservación de la naturaleza, parece totalmente ilógico que se quiera recurrir a este tipo de medidas que tienen un efecto altamente contaminante sobre la totalidad del medio ambiente - aire, agua, suelos, humanos, animales, plantas, esto es, la vida como tal en el planeta.

En aras de la brevedad (relativa), no vamos a entrar en detalles para describir y explicar la pulverización de químicos (Chemtrail Spraying) en este artículo, sino que alentamos a nuestros lectores a activarse y realizar una investigación exhaustiva por sí mismos en Internet. Basta con decir aquí, que las hasta ahora desmentidas operaciones de pulverización de químicos guardan, de hecho, relación con la Gerencia de Radiación Solar y consisten en la inyección masiva de una combinación de partículas metálicas y otros químicos, microscópicamente pequeños, a la estratosfera. Es interesante y esencial para nosotros tener en cuenta, que fue el difunto Edward Teller, miembro del Proyecto Manhattan y padre de la bomba de hidrógeno, co-fundador y director del Laboratorio Nacional Lawrence Livermore, quien propuso esta técnica de geoingeniería junto con Roderick Hyde y Lowell Wood y quien diseñó una variedad de mezclas de acuerdo con las tareas específicas que han de realizar, entre los que figura el despliegue de unas 'hojas eléctricamente conductoras' o 'redes de mallas metálicas con espaciamiento extra-fino' en la estratosfera. (2) Igualmente interesante es el hecho, que Teller mismo no sólo dudó que las emisiones de dióxido de carbono de la sociedad sean responsables del calentamiento global, sino que cuestionó el calentamiento global como tal, al decir en un artículo de 1997, titulado: El Planeta necesita un Parasol, que "Es maravilloso pensar que el mundo es tan rico que una sola nación - Norteamérica - puede considerar gastar unos cien billones de dólares anuales en un problema que puede que no exista."(3) Esta duda la repitió expresamente en un documento del año 2002 del que fue co-autor, sobre 'Estabilización Activa del Clima'.(4) Así que, con todo y esto, ¡¿por qué entonces molestarse seriamente con la investigación, el desarrollo y el despliegue efectivo de técnicas de geoingeniería, como la inyección de químicos a la estratosfera, para 'repeler la radiación solar'?!  

Considerando la contra-productividad de todo el concepto de la Gerencia de Radiación Solar - desviar la radiación solar mediante la creación de una capa de 'nubes' artificiales, altamente tóxicas, puede también bloquear y atrapar el calor proveniente de la Tierra y por lo tanto empeorar el 'calentamiento global - surge la interrogante de por qué se está realizando esta práctica realmente.

La lógica del capitalismo global o globalización capitalista, que dicta cada una de las consideraciones y actos emprendidos por las empresas transnacionales y sus ejecutivos políticos y militares a escala nacional e internacional que imponen sus decisiones a billones de personas, nos indica que la Gerencia de Radiación Solar NO se está llevando a cabo para 'mitigar los efectos del calentamiento global' sino para hacer frente a un problema inmediato, igual de grave como el del calentamiento global para la supervivencia de la civilización humana tal como la hemos conocido, y que mejor se puede describir como el Talón de Aquíles Electrónico de la Civilización Moderna.  

En una entrevista de 2009 con Ludwig Glinz sobre 'Frecuencias atmosféricas, tecnologías de semiconductores y su preservación y protección eficaz', Uwe Behnken, fundador del LiveNet Concept 2010 y activista de mucho tiempo contra la pulverización de químicos (Chemtrail Spraying), sugiere que la inyección masiva de sustancias tóxicas a la estratosfera desde los años noventa tiene una relación directa con la protección de tecnologías de semiconductores altamente sensitivas.  

    „[..] Los pulsos electromagnéticos naturales son conocidos por todos desde la película 'The Day After' donde nos enteramos de lo que ocurre si estos son creados artificialmente por medio de la explosión de una bomba atómica. Si explota una bomba atómica, el pulso electromagnético causa que tecnologías de semiconductores dejen de funcionar. Estos mismos pulsos electromagnéticos pueden ser registrados en caso de frecuencias atmosféricas elevadas o pulsos electromagnéticos nucleares generados por las actividades solares elevadas, y desde nuestra perspectiva esta es otra razón por la que se trata de repeler estas frecuencias atmosféricas con la ayuda de sustancias tóxicas como el óxido de aluminio y los cloruros de bario, con el fin de proteger las tecnologías de semiconductores.“ (5)

Para una mejor comprensión de esta aseveración y sus consecuencias vamos a examinar brevemente algunos conceptos básicos relacionados con la tecnología de los semiconductores y las razones por su creciente vulnerabilidad.  

Toda la tecnología moderna se basa en la tecnología de semiconductores, utilizados en la producción de circuitos integrados microelectrónicos (microchips) en una escala cada vez más minúscula y con un número cada vez mayor de componentes integrados por unidad, por así decirlo. Ninguna tecnología aplicada en nuestra época informatizada, ya sea en el ámbito de la producción, la energía, la comunicación, el comercio, las finanzas, el transporte, la investigación científica y el desarrollo, la exploración espacial y las operaciones militares, puede funcionar sin la tecnología de semiconductores. Un semiconductor es un material como el silicio o el germanio (6) que se caracteriza por una conductividad "intermedia", que oscila entre el de un conductor y un aislante y que muestra una rápida variación de la conductividad en función de la temperatura. La corriente en semiconductores o bien se lleva por el flujo de electrones o por el flujo de "agujeros" de carga positiva en la estructura electrónica del material. Un campo eléctrico externo puede cambiar la resistividad de los semiconductores o su "comportamiento".(7)

Uno de los problemas relacionados con la tecnología de semiconductores y como se desprende de algunas de sus características específicas, es el siguiente: Cuando esté expuesto a diversos tipos de partículas de la radiación atmosférica - las partículas alfa, varios iones, protones y neutrones que pueden 'chocar' con el dispositivo - el dispositivo puede cambiar de estado o modificar su operación, dando lugar a un error. Este fenómeno es ampliamente conocido por los fabricantes y se ha denominado 'Efecto por Evento Único' (Single Event Effect, SEE), que a su vez, se clasifica en tres categorías básicas: Un error suave o 'Malestar por Evento Único' (Single Event Upset, SEU), un blando o duro error o 'Enganche por Evento Único' (Single Event Latchup, SEL) y un fallo grave o 'Quemado por Evento Único' (Single Event Burnout, SEB).

En el Atmospheric Radiation Effects Whitepaper (Libro Blanco de Efectos de la Radiación Atmosférica), preparado por Ken Vranich en 2007, este autor analiza el impacto creciente de los efectos de la radiación atmosférica en dispositivos de semiconductores, en particular el impacto en la aviónica, identificando la radiación atmosférica natural como la causa primordial de los Efectos por Evento Único o fallas del dispositivo, debido al hecho de que la tecnología de semiconductores es sujeta a una sofisticación constante, lo que significa que se está realizando en una escala cada vez más minúscula. La escala de la que estamos hablando es tan diminuta que la colisión de los neutrones con el material del semiconductor resulta en el depósito de una carga eléctrica en este material y por lo tanto conduce a una alteración de su estado lógico o incluso a la destrucción del dispositivo. El autor explica estos errores característicos y las fallas de los dispositivos de semiconductores de la siguiente manera:

    "El Malestar por Evento Único (SEU) es una condición que causa la corrupción de datos o del estado lógico en un dispositivo, resultante de una operación errónea. Esto es un error suave, lo que significa que los datos pudieran ser actualizados o corregidos o que se podría reiniciar la parte afectada con el fin de restablecer su normal funcionamiento. ... El Enganche por Evento Único (SEL) es una condición en algunos tipos de semiconductores donde la energía depositada localmente en un dispositivo por una partícula ha activado a unos transistores parasitarios que causan una alta corriente en el dispositivo. ... Esto por lo general causa la perdida de la funcionalidad del dispositivo. ... El Quemado por Evento Único (SEB) es una condición en un dispositivo de alta tensión (de 500 o 600 voltios) que resulta de la deposición de energía por una partícula que conduce a un mecanismo de retroalimentación que excede el voltaje de ruptura, por lo que destruye al dispositivo. ... Efectos por Evento Único también pueden causar una ruptura secundaria en transistores de unión bipolar (BJTs),resultando en el quemado del transistor ... “ (8)  

El Atmospheric Radiation Effects Whitepaper se ocupa esencialmente con el hecho incómodo de que la tasa de fallas en los dispositivos de semiconductores ha crecido exponencialmente debido al continuo avance de la tecnología de semiconductores, haciéndolos vulnerables no sólo a neutrones rápidos o de alta energía, sino también a neutrones lentos o de baja energía, también denominados térmicos. El autor estima que pasarán años hasta que los grandes fabricantes de circuitos integrados responderán a este reto y advierte de las consecuencias sin precedentes que esto tendrá, en este caso para la electrónica de aviación, tanto para la aviación comercial como la militar y lo que puede llevar a una grave limitación de las operaciones o incluso al estacionamiento forzado de las aeronaves, debido a una tasa de falla intolerablemente alta de los procesadores. Por una combinación de factores técnicos que el autor no especifica, él identifica a los Vehículos Aéreos No Tripulados (UAV's), cruciales en las operaciones de guerra del presente y futuro de los EE.UU. en todo el planeta, como el tipo de aeronave más vulnerable a esta amenaza, sobre todo porque se componen de los llamados 'equipos comerciales desde los anaqueles', conduciendo a lo que el autor llama una "probabilidad inacceptablemente alta de pérdida de comando y control'. (9)

En cuanto a las causas naturales de la radiación atmosférica y sus efectos sobre los dispositivos de semiconductores, el autor explica que la exposición al espectro de partículas potencialmente peligrosas aumenta con creciente latitud y  altitud, especialmente en tiempos de elevada actividad solar. En lo que concierne a este último aspecto, el autor destaca la importancia de los eventos solares que pueden impactar gravemente en los niveles de radiación y por lo tanto incrementar significativamente la tasa de los Efectos por Evento Único:

    "El sol en un ciclo de once años produce erupciones solares de variados tamaños. Estas erupciones catapultan partículas energéticas que chocan con la Tierra y pueden afectar al planeta entero, pero especialmente a las regiones polares donde el campo magnético de la Tierra es más débil. Estas partículas pueden causar un aumento de la radiación a la que está expuesta una aeronave por un factor de entre 10 a 1000 veces. El próximo pico solar en donde estos niveles podrían ocurrir ha sido pronosticado para el 2011.“ (10)

En este contexto y en relación a la creciente vulnerabilidad de la tecnología de semiconductores, en este caso en aviones, el autor explica que "utilizando las piezas de hoy podría traducirse en una tasa de falla de procesadores de entre 10 y 20 % durante un solo vuelo en avión realizado en latitudes septentrionales durante un evento solar moderado", cuestionando así la "capacidad de estos productos a desempeñarse como anunciado". Concluye que "para los proveedores de aviónica, esto tiene el potencial de crear un asunto de responsabilidad civil y soporte directo intolerable. Para el usuario comercial y militar, esto puede traducirse en tipos de aeronaves que operan con capacidades de cumplimiento de misión limitadas, o restricciones de vuelo en determinadas ubicaciones geográficas y estacionamiento forzado durante eventos solares significativos." (11)

Considerando los efectos que tienen las actividades de sol o eventos solares en la tecnología de semiconductores, podemos entender la creciente importancia de los pronósticos de los eventos solares. En mayo de 2009, un equipo de científicos de la Administración Nacional Oceánica y Atmosférica (NOAA), patrocinado por la NASA, ha revisado el pronóstico anterior del 2007 que preveía un pico en 2011, y estima que el Ciclo Solar número 24 tendrá su pico en mayo de 2013 con una intensidad que se prevee será por debajo del promedio. Sin embargo y según la NASA Science News,

    "Incluso un ciclo por debajo del promedio es capaz de producir un clima espacial severo. ... La gran tormenta geomagnética de 1859, por ejemplo, ocurrió durante un ciclo solar de aproximadamente el mismo tamaño que estamos prediciendo para 2013. La tormenta de 1859 -- conocida como el 'Evento Carrington' según el astrónomo Richard Carrington quien fuera testigo de la llamarada solar originadora -- electrificó cables de transmisión, incendió oficinas de telégrafos y produjo una aurora boreal tan brillante que la gente podía leer el periódico bajo un brillo rojo y verde. Un informe reciente de la Academia Nacional de Ciencias determinó que si una tormenta similar ocurriera hoy día, podría causar entre uno y dos trillones de dólares en daños a la infraestructura de alta tecnología de la sociedad y requeriría entre cuatro a diez años para su recuperación completa."(12)

¡Esto es más que una buena razón para un dolor de cabeza muy grande y para la movilización de los mejores científicos del mundo a fin de investigar y desarrollar métodos capaces de proteger a la electrónica moderna de los efectos de la radiación atmosférica! Las observaciones de Ken Vranich y sus advertencias posteriores respecto a la decreciente confiabilidad de la tecnología de semiconductores en el ámbito de la aviónica han sido objeto de discusiones anteriores por expertos militares estadounidenses, quienes temen que sus operaciones militares a escala mundial podrían verse dramáticamente comprometidas por la dependencia creciente de las FF.AA. norteamericanas de dispositivos electrónicos cada vez más sofisticados.  

En este sentido, el Mayor Scott W. Merkle, en un documento de 1997 titulado 'Pulso Electromagnético No-Nuclear: Automatizando las Fuerzas Armadas podría ser una Amenaza real' y que aborda las causas humanas de los pulsos electromagnéticos, primero describe las consecuencias catastróficas que tendría el escenario 'clásico' de la detonación de una bomba nuclear a gran altitud, por ejemplo sobre Nebraska, cuyo pulso electromagnético inutilizaría a cada circuito computarizado en territorio continental de los Estados Unidos, en el sur de Canadá y en el norte de México. Al describir los efectos, Merkle cita un escrito de 1982 de nadie menos que Edward Teller, respecto a la magnitud de la radiación del pulso electromagnético:  

    "Hoy en día existe una dependencia casi universal de las computadoras electrónicas. Son utilizadas por alumnos de primer grado, al igual que por ingenieros de investigación. La industria, las comunicaciones, los registros financieros, todo esta en juego aquí. En caso de una pesada radiación a causa de un pulso electromagnético, sospecho que sería más fácil de enumerar el aparato que seguiría funcionando que el aparato que dejaría de funcionar.“ (13)

Después de revisar la magnitud y probabilidad de un pulso electromagnético por concepto de detonación de una bomba atómica a gran altitud, que "posiblemente podría remitirnos a, digamos, un tiempo más sencillo cuando las órdenes de operaciones se realizaron por vía oral," Merkle procede a identificar en términos generales la amenaza proveniente del desarrollo de armas electromagnéticas no-nucleares avanzadas, que, como observa, ha puesto en marcha una nueva carrera armamentista.(Aunque ya existían para este entonces, las armas de energía pulsada y dirigida como los sistemas HAARP, no son mencionados explícitamente en este escrito). Teniendo en cuenta la cada vez más creciente dependencia de las Fuerzas Armadas norteamericanas del progreso tecnológico, Merkle ve la automatización a toda costa como un problema serio, ya que 'un solo  pulso electromagnético' vuelve inoperante al equipo más sofisticado, desnudando así al soldado de infantería de alta tecnología del siglo XXI y dejándolo parado en el campo de batalla sin sus maravillosos artilugios y artefactos, para solo nombrar un ejemplo. Por lo tanto, Merkle concluye:

    "Un pulso electromagnético no-nuclear tiene el potencial de reducir la ecuación del campo de batalla a términos muy simples ... ya que el Sistema de Radar de Vigilancia Conjunta y Ataque al Objetivo, el Sistema de Análisis Toda-Fuente, y la mayoría de los demás sistemas de conectividad inteligente de alta tecnología, no estarán funcionando.“ (14)

Por último y en relación con la misma preocupación, una evaluación de las 'Amenazas por Pulsos Electromagnéticos para las Operaciones Expedicionarias Estadounidenses en el 2010', escrito por el Mayor de las Fuerzas Aéreas estadounidenses, Colin R. Miller, llega a la conclusión de que ambos tipos de armas de pulsos electromagnéticos, tanto los nucleares como los no-nucleares, "representan una de las amenazas más siniestras para la Seguridad Nacional de los EE.UU. en el corto plazo." Luego, Miller sugiere tres tipos de contramedidas: Primero, la implementación de una protección específica o 'endurecimiento de sistemas' a nivel de la fabricación, segundo, un blindaje individual de componentes cruciales de alta tecnología, y tercero, blindando entornos más amplios contra los pulsos electromagnéticos:

    "Blindando el entorno es una solución rentable para la protección contra pulsos electromagnéticos cuando está en juego un gran número de dispositivos electrónicos. Un Centro de Operaciones Aéreas nos proporciona un buen ejemplo. La incorporación de un escudo metálico conectado a tierra en la estructura del edificio y que incluya la protección de sobrecarga eléctrica, comunicaciones y antenas, podría proteger a todo un Centro de Operaciones Aéreas contra los pulsos electromagnéticos. Los sistemas móviles requieren medidas diferentes como una Jaula de Faraday, que puede proteger los componentes individuales. Una Jaula De Faraday es simplemente una malla metálica construida alrededor de un circuito electrónico (tal como una computadora de control de vuelo en un avión de combate) que lo protege de un pulso electromagnético."(15)

Dada la magnitud y gravedad de la amenaza creciente para la omnipresente tecnología moderna de semiconductores (y por lo tanto para la civilización moderna tal como la hemos conocido), proveniente de pulsos electromagnéticos nucleares y no-nucleares, tanto de fuentes naturales como artificiales como hemos demostrado y documentado en los párrafos anteriores, y conectando de nuevo con la declaración de Uwe Behnken la que hemos mencionado al principio y que sostiene que hay una relación directa entre la inyección de partículas tóxicas a la estratosfera y la protección de tecnologías de semiconductores, pongamos entonces el concepto entero de 'Gerencia de Radiación Solar' propuesta recientemente por climatólogos, en una perspectiva diferente.    

Teniendo en cuenta que el difunto Edward Teller, padre de la bomba de hidrógeno y experto de primera categoría en los efectos de los pulsos electromagnéticos que se producen a raíz de su detonación en el espacio, quien, a finales de los noventa y como se mencionó anteriormente, puso en duda que el calentamiento global es antropogénico (causado por humanos) y quien incluso dudó del calentamiento global como tal, y considerando que no obstante sugirió que la Tierra necesitaba un parasol, propósito para el cual desarrolló una combinación específica de partículas metálicas y químicas en el Livermore National Laboratory para su inyección masiva a la estratosfera con fines de 'enfriar la Tierra con una 'hoja de malla metálica extra-fina', planteamos las siguientes interrogantes / hipótesis para una mayor investigación de carácter urgente:   

1. ¿Es la 'Gerencia de Radiación Solar' -- supuestamente diseñada para mitigar los efectos del calentamiento global -- una cortina de humo para el público mundial en general, detrás de la que se persigue otro objetivo que nada tiene que ver con el 'calentamiento global'?

2. ¿Ha sido diseñada la técnica de inyección de partículas a la estratosfera, con miras a crear y mantener un 'escudo metálico' permanente en forma de una malla extrafina como sugerido por Teller, para construir el equivalente de una especie de gigantesca 'Jaula Faraday' sobre determinadas regiones de la Tierra, a fin de evitar que las tecnologías de semiconductores sean inutilizadas por eventos de pulsos electromagnéticos de mayor envergadura, de origen natural o artificial, nuclear y/o no-nuclear?  

3. ¿Está relacionada la construcción de esta malla extra-fina de partículas metálicas, con la tecnología de los sistemas HAARP, y si la respuesta es positiva, de qué manera?

4. Aparte de blindar la tecnología de semiconductores, ¿qué tipo de aplicaciones militares derivan de una malla de partículas metálicas en la estratosfera, que tiene propiedades eléctricamente conductivas?

5. Considerando que hasta ahora la mayor parte de la inyección experimental de partículas a la estratosfera parece estar ocurriendo encima de países pertenecientes a la OTAN (16), ¿se puede derivar de ello que la OTAN está preparándose activa y preventivamente para enfrentar eventos de pulso electromagnético nucleares o no-nucleares?

6. ¿Estamos viendo la versión 2.0 del Proyecto Manhattan, esta vez encomendada con la misión de desarrollar un escudo de inmensas proporciones para defenderse de los efectos de los pulsos electromagnéticos, empleando miles de científicos, expertos, técnicos, personal civil y militar sin que ellos sepan para qué propósito están trabajando, por mantener la información deliberadamente fragmentada y separada?

7. ¿Es esta la razón real porque los "experimentos de geoingeniería no deberían ser sujetos a un acuerdo global" sino impuestos en nombre de 'los estados avanzados, industrializados del mundo', como propuesto por eruditos de Think Tanks norteamericanos que no son precisamente conocidos por su amor a la Madre Naturaleza?

Desde los países del Hemisferio Sur, desde América Latina, desde Venezuela, hacemos un llamado para que se abra una investigación global en esta materia y abogamos por un debate y acuerdo global de este asunto, previa información y discusión transparente con respecto a maneras alternativas para proteger la tecnología, el medio ambiente, todas las formas de vida en nuestro planeta y al planeta Tierra como tal! ¡Decimos NO a cualquier tipo de tecnología que, por la razón que sea, modifique deliberadamente a cualquiera de los subsistemas geofísicos de la Tierra! ¡Decimos NO a la interferencia con la integridad geofísica del planeta Tierra! 
 
Notas

(1) http://blog.american.com/?p=11895
(2) Edward Teller, Roderick Hyde and Lowell Wood, Global Warming and Ice Ages: Prospects for Physics-Based Modulation of Global Change, August 1997, páginas 10,11.
http://www.rense.com/general18/scatteringEdTellerwithnotes.pdf
(3) E. Teller, The Planet needs a Sunscreen, reimprimido por Hoover Digest,
 http://www.hoover.org/publications/digest/3522851.html
(4) Edward Teller, Roderick Hyde and Lowell Wood: Active Climate Stabilization: Practical Physics-Based Approaches to Prevention of Climate Change, April 2002, página 6,
https://e-reports-ext.llnl.gov/pdf/244671.pdf
(5) http://www.lnc-2010.de/Linkpool/Sfericstandard.wmv
(6) http://es.wikipedia.org/wiki/Anexo:Materiales_semiconductores#Lista_de_materiales_semiconductores
(7) http://es.wikipedia.org/wiki/Semiconductores
(8) Ken Vranich, The Growing Impact of Atmospheric Radiation Effects on Semiconductor Devices and the Associated Impact on Avionics Suppliers,
http://www.kva-engineering.com/pdf/SEU_whitepaper_FAA_Con.pdf, nuestro énfasis.
(9) Ibidem, páginas 1, 2.
(10) Ibidem, páginas 3, nuestro énfasis.
(11) Ibidem, página 8.
(12) http://science.nasa.gov/science-news/science-at-nasa/2009/29may_noaaprediction/
(13)  Major Scott W. Merkle, Non-Nuclear EMP: Automating the Military May Prove a Real Threat, http://cryptome.quintessenz.at/mirror/emp-merkle.htm, nuestro énfasis.
(14) Ibidem, nuestro énfasis.
(15) Major Colin R. Miller (USAF), Electromagnetic Pulse Threats to U.S. Expeditionary Operations in 2010, http://www.au.af.mil/au/awc/awcgate/cst/bugs_ch12.pdf, nuestro énfasis.
(16) http://www.youtube.com/watch?v=jJPS9vo1pB8&feature=related

jutta@franzlee.org.ve
http://juttaschmitt.blogspot.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2556 veces.



Jutta Schmitt


Visite el perfil de Jutta Schmitt para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: