Sentir Bolivariano

Abril es revolución

Los hechos de abril del 2002 son muestra clara del plan diseñado por la oligarquía criolla, dirigida por el imperio Norteamericano, para intentar cortar las alas de la Revolución Bolivariana. Un guión ya practicado en otras épocas, en otros países del continente, como en Guatemala, Chile, Panamá; y más recientemente en Honduras con la gran diferencia que en Venezuela contamos con el apoyo irrestricto de nuestra fuerza armada bolivariana nacional quien, junto al pueblo soberano, actuó con conciencia y valentía para restablecer el hilo constitucional y democrático en el país; y para que el comandante líder del proceso revolucionario Hugo Chávez Frías, regresara al lugar que le correspondía por mandato de la mayoría venezolana.

El once (11) de abril de 2002, después de calentar el ambiente durante varios días, desataron el plan diseñado: una concentración que luego transformaron en marcha hacia Miraflores; previamente situaron francotiradores para asesinar gente a mansalva y culpar al gobierno; generales traidores pronunciándose a través de las televisoras privadas, con grabaciones hechas antes que comenzaran los francotiradores a ejecutar su macabra tarea, pero donde ya anunciaban las muertes y culpaban al Presidente; era la justificación diseñada para solicitarle la renuncia al jefe del estado. Luego, el Presidente preso; el oligarca Carmona designado Presidente de la República; todos los poderes derogados, la Constitución violada; un golpe de estado fascista, sin duda.

Pero el pueblo decidió por el Socialismo: cuando menos lo esperaban los golpistas oligarcas, bajaron los cerros; los militares patriotas actuaron. Acción cívico-militar que recuperó el hilo constitucional y rescató al Presidente preso. Los golpistas huyeron como ratas; algunos corrieron para que su patrón yanqui los cobijara o marcharon a países aliados del imperio; otros están comenzando a pagar sus culpas, aunque alegan persecución política y nunca tendrán el valor de asumir sus responsabilidades. La justicia debe seguir actuando para derrotar definitivamente la impunidad de los últimos años.

El trece (13) de abril, un movimiento cívico-militar logró darle continuidad al proceso del Socialismo Bolivariano. El pueblo salió a la calle a rescatar su dignidad, porque es un pueblo consciente, que perdió el miedo, que asumió definitivamente el Proyecto Revolucionario, la Constitución Bolivariana. Simón Rodríguez en su momento postuló que: “la fuerza material está en la masa, la fuerza moral, en el movimiento”. Y el Comandante Chávez, en los tiempos de Yare, le agregó a la frase de Rodríguez lo siguiente: “Y la fuerza transformadora en el movimiento consciente y acelerado”. Es por ello que, ciertamente “solo el pueblo salva al pueblo”.

Tengamos en cuenta que el enemigo no descansa, en Venezuela ha continuado intentando “tomar un aire” (saboteo petrolero, intentos desestabilizadores, de desconocer resultados electorales, saboteo eléctrico, etc.) Y seguirán intentándolo.

Porque es una lucha de siglos entre dos ideologías contrapuestas: la que es incapaz de producir bienestar social contra la que lo busca por sobre todas las cosas; la que propicia la miseria espiritual y material versus la que proporciona desarrollo productivo en colectivo y fortalece el espíritu patriótico, solidario y de libertad; la que propicia exclusión y crisis contra la que lucha por la inclusión y el bienestar del pueblo. Es la ideología capitalista versus la bolivariana-socialista. Es, como dijo Rosa Luxemburgo, hace sesenta años, Barbarie (capitalismo salvaje) o socialismo. O como destaca más recientemente István Meszáros: “Si tuviera que modificar las dramáticas palabras de Rosa Luxemburgo con relación a los nuevos peligros que nos esperan, sumaría a “Socialismo o Barbarie” la frase “Barbarie si tenemos suerte” –en el sentido de que el exterminio de la humanidad es un elemento inherente al curso del desarrollo destructivo del capital…”. Igualmente lo plantea a su manera Noam Chomsky: “Se pueden discernir dos trayectorias de la historia actual: una que apunta a la hegemonía y que actúa racionalmente dentro de un demencial marco doctrinario, a la vez que pone en riesgo la supervivencia; la otra, consagrada a la creencia de que “es posible otro mundo“, en las palabras que animan al Foro Social Mundial, desafiando el sistema ideológico imperante y buscando alternativas constructivas de pensamiento, acción e instituciones”.

Es por ello que una fecha como esta, un aniversario más de los hechos de Abril-2002, en pleno ciclo Bicentenario, debe servir de alerta, de tener presente siempre contra quién luchamos y porqué luchamos. Es nuestro proyecto bolivariano-socialista contra el modelo capitalista-dependiente. El socialismo contra la barbarie. La salvación de la humanidad contra su propia destrucción. Es por ello que, compatriotas, camaradas, compañeros, compañeras: está prohibido olivar!!.

Así como también está prohíbo fallar; debemos continuar, a pasos agigantados, dándole forma a la Patria que soñó el Libertador Simón Bolívar: “Volando por entre las próximas edades, mi imaginación se fija en los siglos futuros, y observando desde allá con admiración y pasmo, la prosperidad, el esplendor, la vida que ha recibido esta vasta región, me siento arrebatado y me parece que ya la veo en el corazón del universo,…, ya la veo sentada sobre el trono de la libertad, empuñando el cetro de la justicia, coronada por la gloria, Mostar al mundo antiguo la majestad del mundo nuevo…”.

¡Patria, socialista o muerte!!

¡Venceremos!!


sentirbolivarianobarinas@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2287 veces.



Adán Chávez Frías


Visite el perfil de Adán Chávez Frías para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: