El bloqueo opositor

La proximidad de las elecciones a la Asamblea Nacional. Apenas dejan un margen de maniobra al grupo opositor venezolano, quienes de una manera presurosa están utilizando al movimiento estudiantil de los Colegios y Universidades privadas. El pacto contaría con adversarios anónimos del movimiento socialista venezolano y, que pueden engatillar el problema central de la política, porque, los acuerdos previstos tienen como opción encauzar algunos dirigentes que se encuentran solicitados por los tribunales y otros detenidos por actividades exógenas a la consecución progresista de Venezuela.

La gravedad del momento, es la improvisación política en un país sin ideología, es decir, no existe una disciplina partidista que permita proyectar una imagen, capaz de confrontar al presidente bolivariano, Hugo Chávez Frías. Estos dirigentes del pasado se caracterizan en molestar al gobierno por sus programas sociales y bloquear mediante discusiones estériles, las decisiones que asume el pueblo mediante los consejos comunales y, estos hechos tienen cálculos electorales.

Le recomiendo al movimiento opositor venezolano que no siga en la improvisación, como el ataque desmesurado a una matriz de opinión ya calculada y establecida por las comunidades. Esto, tiene un costo político y de imagen altísima, los venezolanos deseamos la paz y una reforma que unifique el sentido constitucional, se debe originar confianza en las bases partidistas y transitar rápido los caminos de una improvisación e incongruencia ideológica, sí la oposición no se pone de acuerdo.

Vamos hacia la formación de parroquias comunales que se encargaran de los problemas vecinales y la asistencia agroalimentaria de los ciudadanos que integran esos colectivos.

Hay que ir a los barrios a buscar los votos con una buena logística y obstinación por lograr el triunfo. Algunos destacados analistas expresan que allí esta la verdadera bomba social que define el perfil del presidente, hay que estudiar los circuitos electorales y abocarnos a establecer una labor digna que diversifique un criterio cierto sobre la realidad del país. En este sentido, el índice poblacional es una carta a mano para pronosticar el futuro de la nueva república y nos permitirá conocer la actualidad del censo nacional.

Debemos tener a mano una agenda de trabajo para potenciar las horas de trabajo proselitista a favor de la nación, ya el pueblo esta experimentando los cambios sociopolíticos, pero el 26 de septiembre solo habrá una respuesta del pueblo.


emvesua@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1655 veces.



Emiro Vera Suárez


Visite el perfil de Emiro Vera Suárez para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Emiro Vera Suárez

Emiro Vera Suárez

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a94758.htmlCd0NV CAC = Y co = US