2010 año de las definiciones y radicalización del proceso

Contra todas las voces agoreras y los fervorosos deseos de muchos, el 2010 va a ser el año de las definiciones y la radicalización dentro del proceso revolucionario, para lo cual se requiere deslastrarnos de los sectarismos cuarto republicanos y construir la auténtica unidad socialista revolucionaria que requiere la sociedad venezolana, frente a los avances de la derecha en nuestros vecinos países, donde ha demostrado que como fuerza política continúa siendo referencia, para muchos hermanos confundidos con los errores cometidos por los revolucionarios y por el trabajo de las quinta columnas que no faltan en todo proceso.

En nuestro caso la avanzada tiene que ser permanente para a través de la discusión ideológica encender nuevas teas que den claridad a las alamedas del proceso que estamos construyendo y que su principal enemigo es la contaminación endógena que tenemos.

Sobre todo los trabajadores que todavía continuamos confundidos, y no distinguimos entre la auténtica lucha por el socialismo y el espejismo economicista, que a través de los años nos han inculcado las cúpulas sindicales, que están provistas de muchos especialistas en arengar a las masas detrás de planteamientos que suenan bonito pero que no conducen a nada.

La participación proletaria en la conducción y administración de los medios de producción no puede ser a través del mero burocratismo. Tiene que ser visto desde el punto de vista del cambio radical, para la construcción del hombre nuevo, porque efectivamente, no habremos logrado nada, si tomamos la fábrica para seguir produciendo mercancía, olvidando al eje principal del proceso que es el hombre nuevo.

El fracaso en los amagos de cogestión que hemos tenido en estos primeros años del proceso, como el caso Cadafe y en los cuales solo se ha logrado que las cúpulas federativas o sindicales compartan los puestos burocráticos con la meritocracia, tiene que servirnos de alerta, para comprender que por allí no es el camino al socialismo, sino que por el contrario en algunos casos representa la pérdida de lo que pudo ser un buen cuadro para la lucha obrera si antes de enviarlo a aquel pozo sin fondo de la burocracia, lo hubiésemos curtido en su ambiente natural entre la base trabajadora.

Porque el trabajador puede tener muy buenas intenciones, pero si no tiene una fortaleza ideológica es fácil presa del papeleo y pierde la brújula sobre el problema que tiene como misión resolvar y en ese mundo de confusiones se aburguesa se deja absorver por el medio y en ese momento traiciona sus orígenes y se hace un burócrata más.La cogestión tiene que darse pero con la participación de todos los actores,en este caso los consejos comunales y comunidad en general del entorno de la empresa, porque todos tenemos derecho a participar en el proceso de una gestión que no es responsabilidad exclusiva de una parcialidad

De allí que la lucha interna que tenemos planteada es de suma importancia, para atender más a la lectura formativa, a la discusión en los círculos de estudios ideológicos, que a los gritos y aspavientos de quienes solo buscan manipularnos para ponernos a su servicio y fortalecer sus posiciones personales, que en buen criollo se conoce “Arrimar la brasa para su sardina”. Eso es individualismo puro. Y eso es más fácil lograrlo mediante la siembre del odio personal, para distraer y confundir. Sino hagamos un breve análisis de lo que hacen los medios de la burguesía, con el odio hacía el presidente Hugo Chávez y encontraremos que han enloquecido a infelices, que los tienen defendiendo los intereses de las transnacionales y de la rancia burguesía que los explota y desprecia.

Por eso es necesario fortalecer la lucha y la educación ideológica , junto a la unidad de factores que apoyan el proceso y que han demostrado lealtad, pese a las discrepancias,sobre temas puntuales. Solo la unidad,oyéndonos y escuchándonos nos conducirá a la victoria final, porque en este proceso no hay un solo partido u organización capaz de dirigirlo por si solo.

Todas las revoluciones han precisado del concurso de sus aliados, lo hizo la francesa, la bolchevique y la cubana y tenemos que hacerlo nosotros en la revolución bolivariana.

Los ejemplos de Honduras, Chile, Panamá, Perú y Colombia, nos tienen que llamar a la reflexión, para no perder el tiempo en peleas estériles,mientras laderecha consolidaespacios. Las peleas, tienen que ser para fortalecer el proceso. Para ahondar en la dialéctica y avanzar en la calidad revolucionaria.

La derecha venezolana está buscando calentar la calle y el vil asesinato del camarada Yorsiño Carrillo en Mérida, por parte de los forajidos liderados y organizados por el prófugo Nixon Moreno, nos dice a las claras, que vienen con todo.

Un pírrico avance político de esta jauría significaría, la siembra del terror en el país, para propiciar la invasión yanki, que a la final es lo que están buscando,para salir de Chavez a como haya lugar. Necesario es convencernos de que 2010 tiene que ser el año de las definiciones y radicalización del proceso.

Periodista*

CNP 2414 cd2620@gmail.com cadiz2021@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1311 veces.



Cástor Díaz*

Periodista CNP 2414

 cd2620@gmail.com

Visite el perfil de Cástor Díaz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: