Pildoritas 01 (año 03)

“GOLPE ADENTRO”

Estoy leyendo “GOLPE ADENTRO” de Ernesto Villegas, y al devorarme sus páginas, tengo que aceptar que es un trabajo muy interesante, minucioso, y casi deslastrado de la subjetividad, que quienes escribimos algo, siempre llevamos por dentro, como una especie de freno que nos hace bastante difícil la ecuanimidad y el equilibrio de nuestros conceptos, opiniones o conclusiones. .

Lo que sí me está quedando definitivamente claro al leer este libro, es el terrible error que quizá por poseer un enorme corazón y un alma ganados para perdonar, cometió la víctima central de la historia que nos cuenta con lujo de detalles el novel escritor, (novel en esta categoría, pues es el primer libro que le conozco, que no sus escritos y opiniones incluso por esta página)

Su acción y su gesto, quizá sin precedentes en hechos similares en la historia de la humanidad, al, con un Cristo en la mano, llamar a la reconciliación y a deponer actitudes, a una especie de seres renegados, delincuentes convictos y confesos, con testimonios y acciones que quedaron plasmadas en reportajes, videos, escritos, noticias ante millones de testigos de acá y del mundo, trajo como consecuencia lo que después ha venido sucediendo, una permanente conspiración, desestabilización y acciones tendentes al mismo objetivo que nos trajo al golpe, que no es otro que el desaparecer por cualquier vía al único líder que viene representando la esperanza de los pobres, no solo de nuestro país sino de buena parte del mundo.

El perdón, la amnistía, el indulto o como se le quiera llamar aquí no tenían cabida; ha quedado demostrado que la rabiosa oligarquía que apoyada por el imperio, dio el golpe y casi que sumió en la miseria total al país con el paro petrolero, no ha rectificado para nada, ni un ápice, en una demostración de que la clemencia no vino a resolver para nada el conflicto porque los protagonistas de la subversión, más bien han tomado nuevos aires, se han organizado mejor, han conseguido nuevos aliados, mayor financiamiento externo, y logrado conquistas electorales que les están sirviendo de plataforma para nuevas acciones desestabilizadoras.

Muchas penurias, quizá los muertos que en los sectores estudiantiles y campesinos, sobre todo han sobrevenido por disturbios o sicariato, l misma triste y terribkle de Danilo, tal vez no tuviésemos que estar lamentándolas y sería la justicia quien decidiera el destino de los culpables.

A mi entender, y lo que aquí sucedió y sigue sucediendo después del golpe es consecuencia de una decisión que dice mucho para demostrar el gran corazón que tiene el líder de esta revolución, pero que se convirtió en un puente de permisividad para quienes cometieron, entre muchos delitos una irrefutable traición a la Patria.-

De todas maneras queda la experiencia, no se puede repetir el error, lo que está en juego es la vida de la Nación y la esperanza de quienes por primera vez, en la historia republicana sienten que ya no son invisibles, que a pesar de las dificultades para llegar a todos, se están haciendo esfuerzos, a veces hasta sobrehumanos para llevar hasta ellos la mayor suma de felicidad.

En el libro de Ernesto, cada personaje que allí aparece, debería estar pagando su participación en el crimen contra la constitución, los principa protagonistas mediáticos sobre todo GLOBOTERROR, que sigue abiertamente conspirando,bien podría haber sido clausurada una vez retomado el hilo constitucional por el pueblo, quien pedía a gritos justicia, y a estas alturas otro gallo cantaría, nos hubiésemos ahorrado el cúmulo de sobresaltos por los que ha tenido que pasar el país, por la acción mediática de este canal que existe para el delito permanente; si así hubiese sido en ese momento, toda medida contra los golpistas, personas instituciones o medios habría sido justificada plenamente, como cuando un boxeador remata sin permitir que el contrincante tome nuevo aire, que le puede costar el combate.-

Pero bueno, a lo hecho pecho, abriguemos la esperanza que a estas alturas el proceso haya podido realmente blindarse contra nuevas arremetidas y se puedan superar los escollos que, sobre todo, este nuevo año vamos a tener que enfrentar, con motivo del evento electoral que se avecina.-

¡POBRE DE MI TÁCHIRA!

Mientras aquí en el Táchira, la revolución está de muerte lenta, los infiltrados ganando terreno, a personajes con delitos plenamente comprobados que callan y por lo tanto otorgan pareciera que no se les puede tocar ni con el pétalo de una rosa, ya a estas alturas aunque parezca mentira, se manejan candidaturas para la gobernación del estado, sin pensar que para ello hay que pasar la prueba de las elecciones parlamentarias de este año que por el camino que vamos pareciera nos van a quedar grandes.

En el PSUV, ya no se sabe quién es quién, ya como que hay que dormir con los dos ojos abiertos pues no se sabe cuando los traidores y quinta columna lanzan el zarpazo de manera abierta pues de forma solapada ya se han cansado de hacerlo.

Por donde se busque es difícil encontrar verdaderos revolucionarios, desprendidos de intereses bastardos, los profesionales que otrora pareciera que habían tomado el rumbo, a través de “Clase media en Positivo”, como que duermen un sueño muy largo del cual no despiertan, los abogados por ejemplo que se pretenden agrupar en un movimiento bolivariano que hasta unidad móvil tenían, se preocupan más por ejercer un derecho sin litigios, abusando de las leyes, blandiendo su condición de afectos (¿?) al proceso, sin mirar con quien se alían, a veces para caerle encima a personas probadamente revolucionarias y coadyuvando a personajes abiertamente enemigos del gobierno.

Las misiones funcionan como por inercia con demasiadas y marcadas irregularidades, sin una supervisión concienzuda que permita detectar los errores y buscarle soluciones, así haya que cortar cabezas. Los servicios de los cuales es responsable la alcaldesa escuálida están en condiciones nunca vistas, con las calles deterioradas hasta más no poder, con la basura sin recolectar desde diciembre y no hay ninguna voz revolucionaria que denuncie la inoperancia de un gobierno municipal, que se preocupa más por llenar la ciudad con vallas en las que se exponen fotos, casi que de quinceañera de la primera autoridad, o por colocar una unidad con personal, las 24 horas para cuidar una estatua en uniforme de futbolista de su esposo el anterior alcalde, o por explotar a los trabajadores informales cobrándole elevadas sumas de dinero, por adelantado, para permitirles vender sus productos y mercancías, como lo habían venido haciendo todos loa años, que ocuparse de subsanar las numerosas fallas que cada vez deterioran más la otrora ciudad de la Cordialidad.

Aquí no hay oposición, la mayoría que llegó a la Cámara Municipal con los votos del Chavismo parecieran autistas, que ni sienten ni padecen y con quienes es imposible siquiera hablar, porque el burocratismo en ellos ya ha hecho metástasis, igual que en los diputados, que no contestan los teléfonos, que se han convertido en especie de estrellas inalcanzables, enredados en una nebulosa que no les deja ver más allá de sus narices, para darse cuenta que el cargo que tienen es pasajero y que por el camino que van, les va a tocar salir como corcho de vino espumoso, más temprano que tarde.

Por este camino, el futuro para la revolución en el Táchira es muy oscuro, el horizonte se ve muy lejano, o mejor, no se ve y en las mentes y en los corazones de quienes ya no quieren ser más borregos engañados, cunde la desazón y se pierde la fe, que solo permanece aun con posibilidad de salvación, porque existe un ser único e irrepetible como Chávez quien gracias Dios, mantiene la esperanza de millones por encima de las pequeñeces, traiciones y falsedades de muchos que han podido llegar a posiciones de poder metiéndose por la rendija, a veces indetectable de la hipocresía, o de una bien planeada acción para el sabotaje desde dentro.


yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2997 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: