Pildoritas 340 (año 02)

NO ME LO CONTARON, LO VIVÍ

Como todas las semanas, tengo como rutina surtir el tanque de mi cacharro 1997, el día lunes; con sorpresa recorrí unas 10 estaciones en la esperanza de hallar una que estuviese accesible sin tener que hacer tanta cola, el intento fue fallido porque en todas las colas eran kilométricas, del tamaño de las malas caras y la protesta de los usuarios. Me resigné pues, y me coloqué al final de una cola en la cual logré avanzar dos puestos y nada más, hasta después de 4 horas que la cola comenzó a moverse, al averiguar qué estaba sucediendo nos esteramos que se había ido la luz en el sector donde funciona la estación de servicio y que tal contingencia se repetía en muchas otras, lo cual como es lógico agigantó el problema.

Mientras esperaba me dediqué a recorrer buena parte de la cola para tratar de enterarme de la reacción de las víctimas que como yo estábamos sometidos no solo a la cola, sino a soportar un sol inclemente, a muchos mi pregunta fue; ¿Qué piensa de esto?, y casi el cien por ciento de las respuestas fue expresiones impublicables contra el gobierno, muy poca gente se dejaba hablar para oír mis argumentos, de que la sequía es la culpable de los racionamientos de electricidad y que el problema del suministro era seguramente temporal, su rabia y casi odio no les dejaba pensar.

Ayer martes y hoy viniendo a mi oficina, pude observar que la situación se repite tal vez con mayor intensidad, pasé por tres estaciones de servicio y en todas, las colas eran inmensas; esta es una situación que se creía superada, es más yo lo escribí manifestando mi complacencia que duró muy poco, más cuando viví el vía crucis en carne propia.

Esta es una de las razones por las que se pierden elecciones. Aquí ya el pueblo, al que por cierto, como en todo el país, y VEA, lo dice ayer en su editorial, se le ha descuidado en cuanto a su formación ideológica, quizá por culpa de los que dicen que la revolución es solo acción y no formación, nos dio una lección muy dolorosa, por cierto, que estamos pagando. La gente en el momento de votar, no se preocupó por quien era el más idóneo, el más honesto, con el mejor programa, sino que votó contra lo que le afectaba y en esos momentos como ahora el problema de la gasolina sumado al eléctrico, hipersensibles, eran unas de las cosas por la que se clamaba una solución; ahora se repiten y con mayor intensidad, el próximo año, arreciará con toda seguridad pues es año electoral y ya veremos lo que sucede si este problema persiste.

Muchos atribuyen lo que pasa a la corrupción, en las colas pude oír a no pocos que decían que existe una mafia, de la cual forman parte funcionarios encumbrados y militares de alto rango, que en horas especiales permiten el desvío de gandolas hacia Colombia, lo cual les produce enormes ganancias, esta versión es de vieja data y pareciera que sobre ella nada se ha investigado para comprobar hasta donde es cierta, lo real es que la gasolina escasea, que las colas volvieron, que la rabia de la gente se hace notar y que ya se han perdido las esperanzas de que haya una solución definitiva y de raíz, caiga quien caiga, pero que sea pronto a ver si es posible que muchos que le han perdido la fe a la Revolución retornan al redil.

Dicen muchos que la solución es cambiar el personal, pero que tiene que ser desde el más alto grado hasta los más bajos; se sabe que éso se ha hecho, con resultados muy poco duraderos, porque el problema surge de nuevo cuando menos se espera y entonces es cuando uno se pregunta; ¿Es que no existe en el gobierno, alguien capaz de elaborar una estrategia de inteligencia que permita detectar dónde está el problema?, Si es así, si esa persona o equipo no existe, estamos perdidos. La derecha no descansa, tiene muy claros su objetivos, ya lo vimos con los bancos y eso se va a repetir en todos los ámbitos de la vida nacional, el saboteo, la extorsión, la compra de conciencias, el soborno, el quintacolumnismo, y todas la herramientas para arrinconar a la revolución van a estar a la orden del día, como ahora, pero con mayor intensidad a partir del primer día del próximo año; si no somos capaces de contrarrestar la avalancha que viene, entonces es mejor que tiremos la toalla y nos retiremos a nuestros cuarteles de invierno a ver como cae la Patria en manos de quienes casi la destruyen en su totalidad antes de la llegada de la Revolución.

Algo hay que hacer, pero todos los que amamos este país, todo no se le puede dejar al Presidente.-



CORRIDAS PROVOCADAS

Las medidas tomadas por el Gobierno contra 4 bancos privados que por mal administrados amenazaban con afectar los ahorros de un buen número de venezolanos deben ser explicadas de la mejor manera, para que se entiendan y para que se sepa que existe un gobierno que actúa en resguardo de los intereses económicos de capas de la población que hace esfuerzos para ahorrar algún dinerito en previsión de alguna contingencia en su familia o para reunir su cuota inicial para su vivienda etc.

Este gobierno a diferencia de los de la cuarta, especialmente el que gobernaba cuando la terrible crisis bancaria, que dejó en la calle a muchos venezolanos, provocó hasta suicidios y quedó como una carga para la revolución, que como todos sabemos honró la obligación devolviéndole a los ahorristas su dinero con intereses incluidos, lo que está haciendo es lo que en aquella oportunidad debió haber hecho la IV república, tomar medidas con responsabilidad y no solo intervenir, sino someter a juicio a los responsables del guiso, a fin de evitar males mayores, pero ello debe por todos los medios hacerse entender de los venezolanos, para que no caigan en la manipulación que la derecha; desde globoterror y otros medios se está haciendo de todo para tergiversar las informaciones y provocar una corrida generalizada en bancos que no tienen ningún problema de flujo como es el caso de BANFOANDES, que está siendo sometido a una presión enorme por ahorristas, empresas cuyas nóminas se manejan por allí e incluso organismos del Estado mismo. El presidente lo que hizo en relación a este banco del estado fue manifestar su descontento con que el mismo colocara dineros del Estado en la banca privada, nada más, pero a tal opinión la canalla de la derecha, la ha querido convertir en otra cosa y pretenden hacer ver que ese banco está en el mismo saco de los intervenidos, lo cual es impensable pues es un banco del Estado y por lo tanto con suficiente solidez, lo cual es una garantía para todos los que tengan alguna relación con esta entidad bancaria.

Ha faltado entonces una campaña agresiva de información, constante y frecuente que eche por tierra las patrañas que salen de los laboratorios de guerra sucia de la derecha fascista que aquí tenemos.

yuviliz40@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1553 veces.



Saúl Molina Z.


Visite el perfil de Saúl Molina para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: