Rondón: un agente del enemigo

El momento de la crisis

Hemos sido citados al momento culminante de un sistema que vomita a la administración publica lo peor de su seno. De tal suerte que la ineficiencia y la ineptitud gobernante extrapola un mensaje claro: Tanta burocracia no es necesaria. El Estado puede ser construido por el pueblo.

Autoridad moral

La única cosa que tenemos, gran parte de quienes no participamos en gobierno, ni en la oposición, es la autoridad moral; disidentes de ese saco donde todos piensan igual, repulsivos desde el estomago de la derecha aberrante, y de la izquierda de caviar. El único calificativo que aceptamos si nos arrastran a definirnos, sin darnos otra opción es: revolucionarios; constituyentes. Revolución antitesis del pensamiento único. Constituyente antitesis de lo constituido. Esa autoridad moral nos permite hablar.

Rondón

Chávez saludó a sus procónsules petroleros, y dejó a Rondón como un hablador de pajatuadas. Y,- agrego yo- el diputado terminó dándole la razón.

Hugo dictaminó que era imposible la corrupción en Ramírez. Conceptúese que ahí está el meollo. Recordé arrastrado por el verbo del Hugo que usa algunas veces su boina roja, y no una túnica romana, al Don Luis Miquelena, con ese “Don” de regalía que le acuñó Chávez. Y el rechoncho Rosendo tan protegido por el comandante. ¿Corrupción Rosendo? Jamás; dijo antes del Golpe. ¿Traidor Don Luis? ¡Nunca¡…Ahí terminó Rosendo un once día de muertos aliado con los fusiles hostiles, y el “Don Luis” con sus serena e inmutable sinverguenzura enconchado en los escrotos de la burguesía.

Rondòn agenda oculta de la derecha y de la izquierda de caviar

Dije en días pasados que “acallaban a Rondón”, al presente expongo que amargamente el diputado Roger Rondón se ha revolcado en los vahos de las viejas depravaciones del pasado. Rondón no me interesa. Podría hundirse en el océano pacifico, o morir asfixiado en los anales de Satanás; sólo me arrastra a tenerlo en cuenta lo siguiente: El fondo del asunto es verdad, la agenda de Washington dicta la política petrolera, no hay debate en torno a la orimulsión. Y lo más alarmante que me arrastra a considerarlo es que este villano se presta al juego de “alguien” para arrastrar a Víctor Poleo, Pablo Hernández, y a todos cuántos creemos en una política petrolera soberana a un suicidio político.

El plan es “denuncia, negocia, acaba con Baduel y quienes lo apoyan”

Quieren sacar del juego a Baduel

Resumo. Rondòn dice una verdad, pero actúa como empleado del Chavismo sin Chávez y de la derecha reaccionaria. ¿Ahora puede la derecha y la izquierda unirse? .Respuesta: sí; los une el mismo deseo de gobernar con el consenso sin el pueblo. El análisis nos arrastra a esa verdad. ¿Por qué Rondòn se nutrió de soberania.info para sus denuncias, y ahora pretende enredar en una extraña estocada al General Baduel, a Víctor Poleo y Pablo Hernández? ¿Por qué quiere llevar a un suicidio colectivo a quienes defendieron la industria con el Foro Pdvsa por Dentro? Tal estrategia sólo beneficia a quienes mantiene negocios desde Pdvsa, alimentan la fuga de capital, y la transición negociada.

Es una vulgar trampa al estilo de los más expertos exponentes ideólogos del capital. Una pregunta ¿Por qué no ataca a Alí? ¿Por qué proteger a Alí, Sr. Rondón? ¿Quién está detrás de usted?. ¿Acaso lo anima la transición negociada?.

La derecha y la izquierda de caviar necesitan desaparecer a los revolucionarios y al Shneider venezolano, tal cual como los negociantes y los golpistas de Chile asesinaron al institucionalista, tienen que hacerlo –aunque sea políticamente-en Venezuela con Raúl Isaías Baduel, el hombre del ejército que no negociará y el único que le queda autoridad moral dentro del ejercito. Autoridad moral porque encabezó junto al pueblo el rescate de la Constitución.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5337 veces.



Leocenis García


Visite el perfil de Leocenis García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leocenis García

Leocenis García

Más artículos de este autor