El socialismo requiere reorientar la producción y la conducta de consumo

Para manejar la economía de un país es importante usar la imaginación y el sentimiento. Conviene guardarse de la ligereza de exponer a la luz pública un espíritu opositor, obligándose a sujetarse a una metodología o a un método determinado, aunque por su naturaleza requiere de libertad o desahogo. La descomposición de la ideas sirve en muchos casos para darle claridad y precisión, pero no hay que olvidar la forma en la que se organiza la actividad económica de una sociedad, la producción de productos, procesos y servicios, y su distribución entre sus miembros. El sistema económico sirve también para determinar qué agentes y en qué condiciones podrán adoptar decisiones económicas.

Las decisiones de los gobiernos a menudo esta soportada por grupos de economistas, constituidos como agentes, que centran su atención en los medios existentes para lograr determinado objetivos, contribuyendo a diseñar medidas para que el gobierno asignen los recursos de la mejor manera para que se cumplan los objetivos. Sin embargo, son muchos que al no considerar las variables con alta correlación provocando un desastre económico, como actualmente se observa en los países desarrollados.

Al aplicar la economía en sentido general (Macroeconomía), los gobiernos centran los objetivos en el control de la inflación, generación de empleo, superávit público y endeudamiento externo, pero no se encarga del bienestar o la conducta del individuo. Su objetivo más significante es comprender y mejorar la salud de la economía en sentido general. Y si existe alguna distorsión el gobierno interviene mediante proyectos tácticos. Sin embargo, Richard Webb, profesor de la Universidad de San Martín de Porras, de Perú estima que seria un error recomendar intervenciones de los estados a favor o en contra de ciertas actividades productivas, que me obliga a comentar.

Tanto en Venezuela como en la mayoría de los países Latinoamericano y del Caribe, tradicionalmente se aplican las variables económicas en sentido general sin observar el comportamiento de las variables específicas (Microeconomía). Solo esperan los resultados, sin analizar y profundizar todos esos conceptos específicos que tienen que ver con los que el productor produce y sin analizar la conducta del consumidor. Hay que construir un Socialismo que permita desmontar las estructuras capitalista de la economía latinoamericana y del caribe y crear una nueva estructura, donde el economista tenga un papel primordial, en la sustitución de productos en producción y consumo, en concordancia con las verdaderas necesidades del pueblo.

Cuando se utiliza el Gasto Publico para impulsar el PIB en Venezuela, se origina mucho ruido; porque los productores y comerciantes utilizan una gran parte del circulante para comprar en el exterior con el dólar paralelo, so pretexto de la lentitud en la adquisición del dólar oficial e incrementando los precios de los productos, procesos y servicios, desarrollando focos de especulación para compensar el costo. El comerciante también hace de la suya al comprar productos de lujo en el exterior, so pretexto de baja calidad del producto nacional. Además, al no haber cambio en la conducta del consumidor, se utiliza la liquidez para comprar automóviles, viajar al exterior y hacer compras navideñas, a precios especulativos. Y, por ultimo los empresarios de la pequeñas y mediana industrias, en manos en la mayoría de extranjeros, incrementan las transferencias monetarias, para ser utilizadas en compra de bienes y servicios en el exterior.

Si se analiza la economía de Latinoamérica y el Caribe en sentido especifico, se presenta con distinción y minuciosidad los elementos que la conforman, pero no se comprende bien el destino de ella, hasta que sea ubicada en un lugar funcional, donde se ve como contribuye al movimiento total. En la vida cotidiana vemos y leemos a menudo los expertos en la economía, como laboriosos razonadores que conduce su discurso con cierta apariencia de rigor y exactitud. Al aplicar la ley de la causalidad, se observa que es nada meno la observación de objetos en una sola dirección, descuidando algunas variables. Si la consideran todas, no recuerdan que es lo que se ha hecho para mantener las partes unidas, destinadas a mantener estrechas relaciones. Si estas relaciones se derrumban, nada vale los planteamientos económicos de los gurúes de la economía, para evitar el completo desastre.

En conclusión, se puede inferir que muchos de los beneficios por políticas implementadas no favorecen en un alto sentido a los pueblos latinoamericano y del caribe, debido a las distorsiones económicas, aunque el experto Ernesto Rezk, director del Instituto de la Economía y Finanzas de la Universidad Nacional de Córdoba, dice: que se observan signo de recuperación y que la economía esta mas ordenada que en anteriores oportunidades.

(*) Ing. Esp.
basilioalezama@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1477 veces.



Basilio A Lezama M (*)


Visite el perfil de Basilio Lezama para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: