Un día después de la traición


Excelentísimo señor Presidente. Seguimos los venezolanos extrañados, absortos, atónitos y desolados, la noticia de que por obra y gracia de un nauseabundo acuerdo entre los factores reales de poder las conquistas del 98 logrados por el pueblo, han sido sepultadas. Las mismas batallas que totalizaron sangre lánguida, y sojuzgada en el Caracazo, y secuestrada por la pequeña burguesía en el 99.Hoy hemos presenciado como son servidas en bandeja de plata norteña, a los negociadores históricos del capital nacional e internacional.

Como quiera que me llaman la atención varios detalles del anuncio, me siento arrastrado a preguntarle varias cosas, excelentísimo señor Presidente: ¿Por qué ya había una gran tarima que anunciaba en Miraflores “la democracia participativa ganó” con la imagen de la constitución?Digo lo anterior por aquello que decía Tarkosvki: “El pensamiento es efímero la imagen absoluta” ¿Por qué sólo van a revocatorio diputados de la oposición y no del gobierno?. Permítame la imprudencia, Presidente. ¿Sí?... El sacrificado era usted, el acuerdo prescribía la entrega del loco sargento agitador mientras su pelotón quedaba a salvo.

Insuperabilísima es su condición de demócrata de la pequeña burguesía. Acertó usted en decir que “… el juego apenas comienza”. Es plausible tal afirmación, excelentísimo señor Presidente, habida cuenta que hemos llegado al juego democrático. Hemos sido arrastrados a la etapa final de la transición anunciada por usted cuando afirmó “Estamos en una fase de transición .Todavía no hemos roto las cadenas que nos atan al pasado, siguen los efectos del veneno neoliberal que nos inyectaron” [1]. Ahora sentimos que vamos casi enceguecidos a la lujuriosa orgía de la derecha de este país. Usted y la pequeña burguesía negociante anidada en los anales de su proceso reformista, son los culpables del secuestro sin bala que hoy se le hace al pueblo.

Excelentísimo señor Presidente, usted se ha rodeado de quienes Lenín decía que “vacilan eternamente entre la esperanza de alinearse en la clase más rica y el miedo de quedar arrojada al nivel de los proletariados o incluso de los mendigos, entre la esperanza de asegurar sus intereses, conquistándose una participación en la dirección de los asuntos públicos y el miedo de despertar, con su inoportuna posición (…)En vista de todo ello, las concepciones de esta clase se distinguen por titubeos descomunales. Humilde y servilmente dócil ante el poderoso gobierno feudal o monárquico se pasa al lado del liberalismo, cuando la burguesía se halla en asenso”[2]. En otras palabras Presidente, usted se rodeó de los negociadores de oficio.

Excelentísimo señor Presidente; es probable que sobrevivan sus besa pies-por ahora- del Chavismo sin Chávez, el nuevo Pacto de Punto Fijo que hoy engalanase otro nombres. Ya no es caldera, ni Jóvito, ni Betancourt. En este momento son otros actores con el mismo repugnante papel: un Ismael García, Ali R. Araque, José Vicente Rangel, quizás un Bernardo Álvarez; delincuentes trasvestis de izquierda, el lumpen de la pequeña burguesía en la guerrilla, pero delincuentes al fin. Quizás quienes hoy lo entregan por el juego democrático del Estado burgués sobrevivan.¿Acaso no sobrevivió judas por par de horas?

Es probable también, excelentísimo señor Presidente, que usted sobreviva. No ya como el líder de la lucha de clases contra quienes antagonizan contra el poder constituyente, es decir este Estado que usted oxigenó en el 98, y su sistema de exploración y sus dueños a quienes entrega millonarias cantidades de dólares para pagar deuda.

Cadivi, excelentísimo señor Presidente, entregó sólo para pago de deuda externa del sector privado 370.166.881,87 $ en noviembre de 2003, 200.964.531,17 $ en diciembre del mismo año, y entre enero, febrero y marzo de 2004 su gobierno entregó al sector privado, léase bien, 357.567.943,00 $[4]. La fuga de capital en los últimos cinco años ha sobrepasado los cinco mil millones por año; y sólo los negocios internacionales de Pdvsa han dejado fuera! del paí s más de 60 mil millones de dólares.

¡Bravo¡. Excelentísimo Presidente, a partir de hoy usted concreta sus inclinaciones mesiánicas. Es posible que usted dure algunos días más como el señor que hoy está en la Jerusalén triunfante, y después estará crucificado en el gólgota, pero que resucitará a los cinco años. En otras palabras, excelentismo señor Presidente, el nuevo Carlos Andrés Pérez del nuevo Pacto de Punto Fijo.

Quizás ahora, nosotros los que sus izquierdozos con tuberculosis actitudinal han tildado de radicales, de conspiradores, seamos perseguidos. Ya sabemos lo que nos toca mientras sus ministretes y aduladores de botiquín corren a guarnecerse.

El viernes 3 de junio de 2004 será recordado, excelentísimo señor Presidente, como el acuerdo del Chavismo sin Chávez, que nos conducirá al nuevo Pacto social y la dictadura de la democracia productiva[3] .¿Qué ha sucedido señor Presidente, si en el informe Bacalao-Consalvi, ya la reacción reconocía que era altamente improbable el referéndum revocatorio, y el informe de Datanálisis de mayo de2003 demuestra que es matemáticamente imposible salir de usted?.

Era imposible que la reacción lograra recoger el 20%, excelentismo señor Presidente, porque sin profundizar en la última encuesta de Consultores 21 que ubica la popularidad de usted, en 45% con tendencia al alza, bastaría con sumar y dividir, para entender que es imposible convocar al referéndum. Si nos quedamos con el 30%, que Luis Vicente León, director de Datanálisis ventilaba en Julio de 2003(29 -07-03-El Universal). El panorama es elemental excelentísimo Presidente…El treinta por ciento de votos duros se traduce en 3.530.700.En otras palabras, las encuestadoras de la oposición reconocen que la reacción sumando el porcentaje del 50% de la abstención, entiéndase 6.250.500 y el del Chavismo duro (30 %), es decir 3.750.000, tienen en sus manos una atronadora verdad: NO CUENTAN CON 10.000.000 VOTOS O FIRMAS que dicen representar el 70% del país que según ellos están en contra de usted. Únicamente tienen lo que resta para completar los casi doce millones y medio de inscriptos en el REP. Pero si no quedamos con la verdadera cifra que es sin duda la de Consultores 21 ES IMPOSIBLE CONVOCAR AL REFERENDUM, y si sumamos el hecho notorio que la abstención sobrepasó el 55% llegamos a una conclusión, excelentísimo Presidente, usted está negociando. ¿O entonces, la oposición fue tan perfecta que logró movilizar absolutamente el 20 de sus simpatizantes y además? Sólo que nos pretendan decir, excelentísimo señor Presidente, que las pulgas y los piojos también votan.

Su comando adecucho, y sus aprendices de revolucionarios de New York, podrán mirar aún por la ventana, y ver un ¡Uh¡ ¡Ah¡ Chávez no se va!, débil, aletargado. Hasta ayer el pueblo creía, excelentísimo señor Presidente que usted era el único infiltrado en el gobierno, pero…

Excelentísimo señor Presidente me despido profundamente decepcionado, pero sin embargo sé como mis compatriotas quién es nuestro enemigo. Por nuestra parte pasamos a la reserva, usted es un solado menos, que pactó con el enemigo. Me despido presidente rogándole, que aún si tiene tiempo se defina en la lucha de clases y acompañe al pueblo. Me asiste la confianza que como dijo Allende aquel infortunado 11 de septiembre en Chile: “Superarán otros hombres este momento gris y amargo donde la traición pretende imponerse, sigan ustedes sabiendo que mucho más temprano que tarde, de nuevo abrirán las grandes alamedas por donde pase el hombre libre para construir una sociedad mejor'.[5]
--------------------------------------------------------------------------------

[1] (Diario La Verdad 25 de marzo de 2004 Pág. A-4)

[2] Sobre El Comunismo Científico Marx, Engels Lenin

[4] www.cadivi.gov.ve/gestion/res_mensual.htm

[3] 30 de enero de Informe Bacalao- Consalvi (Simón Alberto Consalvi[i] e Isabel Bacalao Römer[i])

[5] 11 de septiembre de 1973 –Última proclama del Presidente Allende




Esta nota ha sido leída aproximadamente 5695 veces.



Leocenis García


Visite el perfil de Leocenis García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leocenis García

Leocenis García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas