De hambre de poder también se vive

Estoy en huelga de hambre permanente por el poder

Como hombre importante dentro de la política venezolana que ha disfrutado de todos los cargos en que me han puesto –elegido y no elegido- a mi alcance en la IV-R y, hoy como Alcalde Metropolitano que más bien parezco suburbano por lo disminuido que me han dejado por arrogancia del gobierno de Chávez Frías, apreciado y querido dentro y fuera de la oposición sin bandera como líder indiscutible con derecho inalienable de ser presidente de la república. Me lanzo en una aventura que a la larga dará sus frutos y por qué no: el poder democrático desde ya, sin elección alguna cuando se tiene a un dictador que usurpa y controla un poder sin respeto ninguno de las minorías oligárquicas que de por vida habían mandado en el país como debe ser de acuerdo a las leyes divinas y a sus estatus productivo-capitalista y amos del valle desde los tiempos de la colonia y, por tal motivo, deseoso como soy, y además, fiel representante de la más rancia estirpe de la diferenciada política, actualmente interferido, me declaro en huelga de hambre indefinida hasta que el sol deje de brillar o, la OEA no se haga presente y me declare por sucesión de causa presidente vitalicio de Venezuela con o sin Constitución basado en lo sucedido en Honduras, pues, si allá se pudo, ¿quién dice que acá no? Porque donde manda yanqui no manda comandante y, por las circunstancias que me dan el ahínco y la voluntad de seguir adelante, adelanto: mi huelga de hambre no tiene marcha atrás y de antemano agradezco al público de mi país, abstenerse de mandarme arañas de Sabaneta, ni pabellón criollo con barandas y ñemas, ni empanadas llaneras que, aunque se me haga la boca agua: dejaré de comer lo que antes comía con tanta gracia, porque si Chávez es macho y apoyado yo soy un verdugo sin espuelas y como tal: juro por lo más sagrado de mi convicción neurótica que ni él ni nadie me sacará de este camino que sólo Dios y Baltazar Porras han determinado que nací para aligerar las cargas emocionales del venezolano en estas horas de mengua y penuria en que no se me respeta como Alcalde Mayor por mayoría de los caraqueños y pobladores aledaños que constituyen mi fortaleza anímica que me da la razón para llevar el rumbo de este enredo político en que se ha constituido la oposición. Motivo que me abraza para ser el mandatario más capaz y luminoso que guíe con esperanza inaudita sin resabios la patria bonita que todos queremos y, en particular los yanquis y la Comunidad Europea.

Y para aguantar lo que venga con dignidad leal pura, desistan de procrear o infiltrar buenos y atractivos olores, ni mujeres güenotas y bonitas cerca de mí que atente contra mi decisión de no probar nada para mantenerme en ayunas permanente, ni estornuden cerca

Lo que sí les agradezco es que recen y oren por mí para que en un futuro inmediato sea su jefe supremo con o sin banda presidencial, que haga posible el desarrollo de la democracia participativa todo para mí nada para ti a que estábamos acostumbrados y, de una vez por todas demostrarle a la Comunidad Internacional incluida Cuba que yo y, solamente yo, soy el Ledezma único que el pueblo necesita para decirle al mundo con compasión que tenemos vocación de liderato sin bocado provocativo que no sea, únicamente el poder, y nada más.

¡Viva Honduras con Goriletti y Venezuela con Antonetti Tirano Ledezma!

 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1595 veces.



Esteban Rojas


Visite el perfil de Esteban Rojas para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Esteban Rojas

Esteban Rojas

Más artículos de este autor



US mp N Y ab = '0' /actualidad/a81560.htmlCd0NV CAC = Y co = US