Chávez el autócrata

En el contexto de la tesis neoliberal, toda acción del Estado destinada a limitar la actividad del mercado, toda normativa que roce siquiera sus famosas tres des, es considerada negativamente, por lo cual el Gobierno que la implemente será calificado como autocrático, dictatorial, populista, totalitario, tiránico, etc. etc.. Los peores epítetos serán expresados contra ese Régimen, capaz de tal atrocidad.

"La política de las tres des, la mano invisible del mercado, y Estado Mínimo consiste en:

* Desprotección de la economía vía la apertura comercial y financiera a la competencia internacional.

* Desestatización de la economía vía la privatización de las empresas públicas.

* Desregulación de la economía vía la liberalización de los mercados internos." VILLARREAL, René “El reencuentro del mercado y el Estado con la sociedad: Hacia una economía participativa de mercado”. En: Revista del CLAD. Nº 8, p.198. 1997.

Sólo en un contexto como éste, se puede tratar de entender los calificativos de Dictador o Tirano, que se han expresado contra Hugo Chávez, y su Gobierno, a pesar de la creciente popularidad que ha mantenido sin desgaste, a lo largo de diez años ininterrumpidos. Lo que ocurre es que para los neoliberales, la democracia no es el gobierno de la mayoría, sino del que respete a las élites económicas (externas e internas) que mueven los hilos del intercambio comercial. En el fondo lo que está detrás de esta clara contradicción y confusión conceptual, es una consideración que no se expresa abiertamente: El Gobierno debe respetar al Poder Económico, esto implica que todo Gobierno debe someterse a las reglas del mercado, debe ser sumiso ante las transnacionales y el imperio que las representa y protege, debe respetar a las élites económicas internas, e incorporarlas activamente en el proceso de toma de decisiones de la gestión pública. ( Nombrar Ministros afectos a ellas, colocarlas en cargos claves como la Presidencia del Banco Central, etc., nombrar a representantes de la cúpula mediática en los Ministerios relacionados con la información)

A nivel externo, aquel Gobierno que se tome en serio el principio de la Autodeterminación de los pueblos, será calificado de amenaza grave a la paz mundial, de colaborador del terrorismo internacional. Es decir, ese principio es útil sólo para discursear, pero no para tomárselo en serio. Si un gobernante pretende liberarse de la sumisión al Imperio, no suscriba TLC`S, no respete al Fondo Monetario Internacional y sus infalibles recetas, al Banco Mundial, y se atreva a establecer libremente sus relaciones políticas, económicas y culturales, participar activamente en la creación de nuevas organizaciones que fomente la integración de los pueblos, será tildado de un verdadero peligro a la paz mundial. Con muy malos ojos se observan la creación de Petrocaribe, el Banco del Sur, entre otras iniciativas de integración económica y social que se están llevando a cabo.

Por otra parte, a nivel interno, un Gobierno que se crea el cuento de que debe redistribuir la riqueza, y al hacerlo afecte los intereses del poder económico, es calificado como autoritario, populista y retrógado. Lo que debe hacer, para no ser mal visto, es pactar con las élites económicas, abandonar a los excluidos socialmente, y aceptar las recetas neoliberales. Es tomar como válida la afirmación de que la verdadera democracia es aquella que toma en consideración la preponderancia del poder económico y satisfacer prioritariamente sus demandas en detrimento de las exigencias del pueblo oprimido y siempre marginado.

En el fondo lo que está detrás de la propuesta neoliberal de democracia, es la exigencia a cualquier gobernante para que se someta sumisamente al poder económico tanto interno como internacional, y a la potencia que defiende sus intereses globalmente. De lo contrario merecerá los peores calificativos, y constantemente se tratará de desprestigiarlo en todos los escenarios.

Por ello es importante mantener a los pueblos bien informados, para desnudar los verdaderos intereses que mueven los hilos de esas campañas de desprestigio. Aunque ante la incoherencia de afirmar que este Gobierno es autoritario, antidemocrático, uno piense que es obvia la falsedad de tales afirmaciones, es necesario acudir a todos los espacios, a todos los escenarios, tanto nacionales como internacionales, para demostrar con claridad y vehemencia que en nuestro país, se está tratando de construir una verdadera democracia basada en la transferencia permanente de poder a ese pueblo siempre excluido, cumpliendo las promesas perpetuamente olvidadas y traicionadas. Esa es la tarea en la que no se debe desmayar.

* Profesor U.C.
Email: mfeolac@yahoo.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2269 veces.



Manuel Feo La Cruz P.


Visite el perfil de Manuel Feo La Cruz P. para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: