Castillo Lara ¿Cardenal o cuervo?

“Nadie puede ser ofendido en su dignidad,
si antes no se ha ofendido así mismo”
JOSÉ INGENIEROS

Como lo primero que pensarán muchos dogmáticos católicos es que, el título de este artículo de opinión, está ofendiendo, he colocado este formidable pensamiento de José Ingenieros, médico i filósofo argentino, siempre dedicado hasta su muerte, al rescate de los valores morales del hombre civilizado i culto, dejado en una apretada síntesis de su pensamiento, en esa obra estupenda que se llama EL HOMBRE MEDIOCRE, donde describe magistralmente al “solemne, modesto, indeciso y obtuso”, cualidades algunas que podemos cambiar o agregarle adjetivos a la definición; de esta manera veremos que, es cierta la expresión. Cuando una persona racional, consciente de su personalidad, su investidura i su posición en la vida social, echa a un lado los valores culturales, éticos i estéticos, para dar paso a la pasión degradada por mezquinos intereses de grupo o económicos, es él quien ha lesionado su dignidad, la ha ofendido i por consiguiente su actitud, su obra, ofende a los demás, bien sea un grupo, una comunidad o una sociedad (ciudad, país o mundo) que no tiene por qué aguantarle i sí, todo el derecho a responderle. I eso es lo que han hecho nuestros obispos, arzobispos o cardenales, cuando sin razón, han olvidado su doctrina religiosa i se han convertido en fanáticos políticos, con una oposición irracional i antipatriótica todas luces. El pueblo ya conoce de sobra las actitudes, las expresiones i las complicidades de la cumbre o el “cogollo” (estas vulgares designaciones que han puesto de moda) de nuestra iglesia católica, con su cúspide conspiradora como lo es la Conferencia Episcopal Venezolana i, especialmente hombres de triste posición en la vida nacional, como el Cardenal Velasco, el energúmeno Baltasar Porras (célebres protagonistas del Golpe de Estado del 11 de abril de 2002) i, ahora, el Cardenal Rosalio Castillo Lara, hombre desvinculado de su nación por muchos años, pero ahora formidable aliado irreflexivo de la oposición venezolana. No se olvide que, en el fondo de todo, existe la pérdida de privilegios económicos por la iglesia, principalmente de sus superiores, porque para ellos, la pobreza i las apremiantes necesidades del pueblo, nunca las han conocido i nada les importa. Pertenecen al primer país capitalista del mundo: el Vaticano. De Velasco i de Porras, he escrito lo que ha sido necesario, por lo cual voi a referirme principalmente al Cardenal Castillo Lara, de quien no me interesa su pasado o trayectoria, de las actividades que desarrolló allá en Roma, sus relaciones comerciales con el Banco Ambrosiano, con un escándalo criminal publicitado, con la desaparición de unos cuadros o cualquiera otra actividad no clarificada que le envuelve. Eso que lo investiguen otros, especialmente tanto periodista “investigador i analista” como han pululado en Venezuela, para “investigar” si el Presidente Chávez cometió hasta un error gramatical o si tomó mucho café en Aló Presidente.

De este obscuro Cardenal, residenciado hace años en Roma i ahora “por su jubilación” en un pueblo venezolano, lo que tengo que responderle es a su actitud i a sus aseveraciones, vista por él, la realidad, con lentes de cuero. En los artículos que he escrito sobre la Iglesia Católica i la revolución bolivariana, puse un epígrafe sobre la doctrina cristiana con respecto a la mentira; pues bien dice el Catecismo: “La mentira es la ofensa más directa contra la verdad: mentir es hablar y obrar contra la verdad para inducir al error al que tiene derecho a conocerla. Lesionando la relación del hombre con la verdad y con el prójimo, la mentira ofende al vínculo fundamental del hombre y su palabra con el Señor”. Comencemos por exponer las mentiras del Cardenal, quien en vez del rojo, debería seguir usando totalmente el negro, para ser el Cuervo Rosalio Lara Castillo, a menos que la fantasía o el milagro religioso, le hagan crecer la nariz. No ofendo su dignidad; usted se la ofendió previamente, mintiendo i con la intención de difamar i acusar a su país sin prueba alguna.

Primera Mentira (según la columnita que salió en los diarios).-

La prensa dice: “El Cardenal Rosalio Castillo Lara, denunció ayer que en Venezuela hai una dictadura” i de seguido: “exhortó a los grupos opositores y a la fuerza armada a que no se resignen y defiendan la democracia”. Esto no solamente es una vulgar mentira, sino una exhortación al delito i a la guerra civil. En primer término quiero atenuar su bufonada, presumiendo su ignorancia. En los Seminarios i en la vida consecuente del 80 ó 90 por ciento de los religiosos ( con más excepciones entre los jesuitas, donde ha habido verdaderos talentos) se estudia o se aprende mui poco, porque ni siquiera filosofía, ya que se concretan a siglos superados, al estudio de la patrística i la escolástica i hasta creen que Balmes puede ser un filósofo. En el libro EL VATICANO CONTRA DIOS, se demuestra que el Papa escoge “a dedo” a los más serviles e ineptos para el Cónclave Cardenalicio, i la verdad es que los inteligentes como Copérnico, Mendel, Lemaitre (Teoría del Big Bang) Thelliar de Chardin, Frederic Copleston, etc., nunca estuvieron en esas bancas en Roma) El Cardenal debería saber historia universal e historia de Venezuela, para comprender qué es una dictadura. Si ha leído i lo sabe, pues es falso, embustero i mal intencionado; i en cuanto a lo segundo, sencillamente incita al delito i quien incita al delito, es un delincuente cómplice. Obvio hacerle explicación de qué es una dictadura i un recuento de las muchísimas que conocemos en el mundo i en nuestra patria, donde la última no fue la de Pérez Jiménez, sino la de Rómulo Bethancourt, continuada por los 42 años de Dictadura de Partidos, AD i COPEI i sus satélites menores. La mejor demostración de no ser dictadura, es observar la impunidad de los grandes delitos (como el Golpe de Estado del 11 de abril, los Paros i el Saboteo de PDVSA) i precisamente, cómo se tolera la conspiración de la iglesia i las mentiras de sus prelados más representativos. En cualquier otro país del mundo, aun con democracia, usted estaría detenido. Usted es un conspirador i un enemigo de la paz.

Segunda mentira.-

Sin embargo, la mentira, bufonada i bravuconada (de quien no protestó los atropellos salvajes que se dieron en las 47 horas de dictadura nazi-fascista de Carmona Estanga i los atropellos, detenciones, allanamientos, vejaciones o asaltos que se dieron) “que no está llamando a una rebelión armada, “sino el hecho de quitar de un puesto a uno que no quiere dejarlo”. Parece que este cuervo desde Roma no se dio cuenta que ese “uno” que no quiere “dejar el puesto”, es el presidente electo que ha ganado más ampliamente los más libres comicios de nuestra historia, que fue ratificado por una segunda elección, que ha ganado otras seis o siete confrontaciones electorales i que, por último, fue repuesto al cargo que merece, por la Fuerza Armada i, sobretodo, por la inmensa mayoría del pueblo venezolano.¿ A cuál democracia se refiere? ¿A la de 42 años de depravación, saqueo, corrupción, complicidades i empobrecimiento terrible del pueblo venezolano, o a la de Carmona Estanga, con procedimientos tan “sanos, respetuoso, democráticos i benditos”, como los que mostraron en la Embajada de Cuba, sitiando, amenazando i atacando a diplomáticos, mujeres, ancianos i niños indefensos? ¿Es a esas las democracias a las que el cuervo anhela volver? Deberían contratarlo para el grupo de aves de la Torre de Londres.

Como vemos, estas barbaridades, propias de mentalidades anquilosadas, petrificadas, dogmáticas i poco cultivadas, las difunden al exterior con este énfasis: “Aquí hay una dictadura...aquí hai un gobierno completamente despótico dependiendo de una sola persona” dijo el cuervito a CTM. Obviamente no conoce la Constitución de la República Bolivariana de Venezuela (como tampoco conoce la Biblia, estoi seguro), pues ese gobierno “despótico” hizo una de las mejores Constituciones del mundo, se aprobó por un libre referendo, creó cinco poderes, incluyó el referendo revocatorio, i el Ejecutivo (que es el “UNO”) no tiene facultad para detener a nadie; no hai un solo preso político (igual que en los tiempos de Medina Angarita), los cuatro cabecillas del golpe fueron exonerados de responsabilidad por el Tribunal Supremo de Justicia, los mismo que todos los otros secuaces o los alzados en la Plaza Francia de Altamira; los alcaldes agresores i delincuentes como Peña, López i Capriles, se les ha demostrado sus fechorías, i están libres; los gobernadores i alcaldes que boicotean al país, están en sus cargos, mientras la historia de presos políticos, de desaparecidos, de verdaderas masacres como el Caracazo, o hasta casos recientes sin causa aparente, como el individuo preso por pronosticar la muerte de Caldera, o los dos años preso de uno que ahora es escuálido, W.Ojeda, por escribir un libro contra los jueces corruptos, todo, todo, lo ignora nuestro “ilustrísimo Cardenal”, perteneciente a una jerarquía que, hasta se hacen llamar “excelencias i eminentísimos”. Al contrario ¿Qué exhiben muchos de ellos? ¡Una vergonzosa mediocridad!

Tercera mentira.-

Precedida por otro llamado a la insurrección, “no se resignen” que “aquí está en juego algo muy grande y es la libertad y la democracia”, sin aclarar cual de las que antes mencioné, es la “democracia” que anhela, dice con absoluta libertad, no solamente una mentira, sino una estupidez, como la que siempre exhiben los enfermos de “macartismo agudo”.

“Aquí se trata de crear un país satélite de Cuba, liderado y gobernado por Fidel Castro. Yo no sé como Venezuela no ha protestado en un modo mucho más enérgico ante esa invasión no sólo de cubanos, sino de cubanismos”. Realmente es deplorable leer esta afirmación, que corrobora agregando que “el servicio de inteligencia de la isla, tiene todo controlado aquí”. Se salvó apenas la “inteligencia” de este prelado. ¡Qué ignorancia tan descomunal la que tiene este cuervito! No amplio la respuesta por saber que, no hai en esa mente “escalio”, tierra fecunda para que germine una idea, pero si se pudiera dar, le ofrecería una confrontación a este “curita de aldea” (que es lo que ha debido ser toda la vida), para que discutamos de Marxismo i Comunismo, i demostrarle que no sabe absolutamente nada de lo que habla...i, lo que siempre afirmo: . Le ofrezco gratis, clases de Filosofía de la Historia, o le puedo recomendar libros serios. O sería válido aquí, lo que Ludwing Wittgenstein expresa : “de lo que no se puede hablar, mejor es callar”. A pesar de los resultados de la Misión Robinson (que ha establecido un “record” o marca mundial en alfabetización) i del formidable éxito de salud con la Misión Barrio Adentro, este preladito se pregunta ¿Cómo los generales i oficiales venezolanos, pueden soportar la acción de los cubanos?

Cuarta mentira (por ahora) del ¿Cardenal?.-

Finalmente, en la columna que tengo a mano, se dice que Castillo Lara mostró preocupación por las denuncias de “torturas” i “maltratos” que sufrieron unos manifestantes el mes pasado, en Caracas i otras ciudades del país. En primer término, el inteligente Cardenal, no ha visto, por ejemplo, el formidable o maravilloso documental sobre la verdad de lo sucedido en Puente Llaguno, ni sabe a quien o quienes deben imputársele los muertos (anunciados con antelación) o los atropellos que hace a cada rato la Oposición, hasta quemando locales de sus adversarios. ¿Cuáles maltratos o torturas puede este embustero denunciar concretamente? Si alguna cosa criticamos precisamente de esta revolución del Presidente Chávez, que no es de él sino del pueblo, es la lenidad de la justicia, precisamente porque el Poder Judicial sigue penetrado en mayoría por los fiscales i jueces del pasado. La oposición quiso hacer una tragedia de aquella escena, cuando una “dama” de la “sociedad civil” arremete a la autoridad i escupe en la cara, pero resultó que era otra fémina Guardia Nacional que, con gran agilidad la puso merecidamente en el suelo; pero ¿No ha visto las escenas de atropellos a mujeres del pueblo, durante el golpe de estado? ¿No vio a aquella que corrió a ponerse al lado de un familiar muerto, i cómo fue “arrancada” del sitio i maltratada por la Policía Metropolitana? ¿No ha visto el Cardenal a las viudas humildes del pueblo, llorando sus muertos? ¿No vio a aquel ciudadano gritando?: ¡miren cómo nos maltratan, lo que nunca ha hecho el gobierno! ¿No vio a aquel forajido, guapetón, gritándole a las damas i niños de la Embajada de Cuba, diciéndoles que tendrían que comerse las alfombras i los muebles, pues le cortaron todos los servicios? ¿Dónde apareció un sacerdote a calmar disturbios? ¿Dónde uno como aquel héroe de ayer, en medio de una balacera, levantando un herido?. Ninguno. Solamente los encumbrados como Velasco I Porras regocijándose con los usurpadores del poder.

Sacerdotes como ustedes son el mayor desprestigio de la Iglesia Católica. Ya el Papa les prohibió hacer sermones políticos en las iglesias, pero creo que en la Conferencia Episcopal pondrán la resolución en papel sanitario. El presidente Chávez “le ofendió” porque dijo que usted está cargado de veneno por dentro, pero usted ¿no ha ofendido a todo el pueblo de Venezuela, con sus infamias i mentiras?. Cardenal Castillo Lara: rectifico lo dicho por el Presidente; usted no está cargado de veneno, usted está cargado de ignorancia, de bajas pasiones, de mentiras, de blasfemias, de mediocridad. Como dije de otra persona, a usted le faltan credenciales para ser mediocre. Mi irrespeto, siempre.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 5667 veces.



Roberto Jimenez Maggiolo


Visite el perfil de Roberto Jiménez Maggiolo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a7928.htmlCd0NV CAC = Y co = US p hace 3 = NO