Grano de Maíz

Situación Nacional

Después de las elecciones regionales el paisaje político cambió, los oligarcas lanzaron su llamado a pacto, justificándolo con la crisis mundial del capitalismo, pretendían con esto que la crisis se resolviera a favor de la burguesía, al tiempo que desmovilizaban a la masa.

El Gobierno Revolucionario no cayó en la celada, y con celeridad rechazó el pacto, anunciando que la crisis del capitalismo se enfrentaría con medidas socialistas que amortiguaran el impacto sobre los humildes. Esta decisión correcta de proteger a los humildes y usar la renta para la construcción de una sociedad socialista, indicaba claramente al pueblo y a los oligarcas que esta revolución es verdadera.

De esta manera superamos la Fase de Cohabitación con el capitalismo que necesariamente atraviesan las revoluciones pacíficas, fase de peligros sutiles, cargada de tentaciones, y donde muchas revoluciones han zozobrado, bien sea porque claudican o porque pierden el rumbo, se debilitan y son derribadas por las clases dominantes.

La Revolución ha tomado una serie de medidas que concretan su propuesta frente a la crisis: ha golpeado directamente poderosos intereses económicos. De esta manera entramos en la Fase de Confrontación de la Revolución Pacífica. Debemos estudiarla, pensarla, para poder seguir avanzando con éxito.

La Fase de Confrontación se despliega cuando los oligarcas pierden las ilusiones de mediatizar a la Revolución , de enredarla en legalismos tontos, de desgastarla, paralizarla, entonces desechan las salidas constitucionales, corren de prisa hacia salidas violentas.

La Fase de Confrontación impone una nueva situación, ahora se produce necesariamente un cambio en la composición de los bloques que se enfrentan, los esquemas de la primera fase, la cohabitación, no abarcan el nuevo cuadro.

Ahora los bloques serán Socialista o Nosocialista.

El bloque Socialista, así lo va dictando la marcha de la realidad, se perfila por la actitud frente a la propiedad de los medios de producción, es decir, se llegó a la raíz, a la esencia del Socialismo: “La propiedad social de los medios de producción es uno de los pilares del Socialismo”.

Esta definición traerá como consecuencia inexorable un deslinde dentro del proceso, que se manifestará primero como desgano, luego saboteo franco y, por último, separación, que ocurrirá precedido de agresiones internas a los baluartes de las posiciones socialistas.

El campo enemigo recrudece su oposición, los oligarcas buscan desesperadamente salidas a lo que califican de dictadura en las que se cerraron las soluciones institucionales y pacíficas. Esto es muy importante tenerlo en cuenta porque indica que la salida a la confrontación de los dos bloques no está en el territorio de las elecciones, sino en el campo de la confrontación cruenta.

La salida violenta nos impone profundizar las labores ideológicas, el centro de la estrategia violenta es la ideología, es desde allí que debilitan a las revoluciones y preparan el zarpazo definitivo.

El imperio da señales que aclaran el panorama, sus embestidas a Cuba, sus definiciones sobre Venezuela los delatan como arquitectos de las salidas violentas.

¡Chávez es Socialismo!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2010 veces.



Antonio Aponte

http://ungranodemaiz.blogspot.com/

 @ungranodemaiz

Visite el perfil de Antonio Aponte para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: