Gaitán en Maracaibo

Nos habíamos tardado para encontrarnos con ella en el aeropuerto. Gloria Gaitán llegó a Maracaibo con la puntualidad de un sistema gobernado por el reloj. Donde alguien es creador de él, de sus minutos, de sus segundos, de sus milésimas, de cada respiro que separa uno del siguiente jadeo, pero el hombre lo administra ¡y a ver que los colombianos lo administran bien!: “Casi me iba”, nos dijo con una sonrisa que difícilmente encubre la personalidad tenaz que se cela detrás de sus anteojos. Los mismos que vieron crecer el odio en Colombia, la oligarquía de corazón mezquino enemiga del pueblo, y los ojos que observan nuevamente la persecución contra ella .El señor Álvaro Uribe, de reloj Rolex, medias Calvin Klein, y trajes de Skutaro, procura fenecer a Gaitán “Porque mientras Gaitán esté en las memoria de los colombianos no habrá paz en Colombia”.

“Si yo tuviera que hacer algo por Venezuela sería lograr que el Zulia se una para que un compatriota bolivariano gane la gobernación del Zulia, yo me arrodillo ante eso”. Afirmación que repitió en dos oportunidades. Como si en sus oídos se sintiera el crujir de los cañones, y olfateara el olor a pólvora de las armas de fuego portátil, y sus quinqués viera los indígenas atravesados por las balas de los soldados de otro países, y como si acercaran a la frontera los tanques comprados a España por Uribe, mientras el gobernador Rosales se declara libre e independiente amparado en la Constitución-separatista- del Zulia.

Gloria vino con los ojos desesperados por lo que se inició con la muerte de su padre. Jorge Eliécer Gaitán el único nombre que recuerda Colombia como el inicio de los días aciagos que hoy vive. Gloria aún pequeña, siquiera se dio cuenta cuando aquel 9 de abril de 1948, cuando mi tía Nelly en Santa Martha soltaba los bolsas que traía del abasto mientras oía estupefacta, con la sangre tibia, a aquel locutor de la radio de la capital: “Han asesinado a un gran hombre, ha muerto la esperanza de Colombia, (…) Colombianos la sangre de un hombre leal al pueblo corre sobre el suelo de Colombia” En Maracaibo tuvo una reunión en la mañana con las clases medias, la pequeña burguesía, los intelectuales, aquellos de que Lenín decía: “Quieren cambiar el sistema por la vías que él les da, porque no tienen capacidad de lucha“…Así transcurrió la mañana, después se iría al gran evento donde gente parada aguardaba la gran cita. El gran invitado, los rostros morenos, y llenos de esperanza, aplaudió cuando se inició su entrada.

“Está entre nosotros la compatriota Gloria Gaitán”, venía acompaña del General Alberto José Gutiérrez.

“Aquí no necesitamos un político, ni un hombre que dé grandes discursos, aquí necesitamos un militar porque la guerra no se gana con discursos. Necesitamos un hombre del ejército, valiente”… ¡Que tenga cojones! agregó una voz de la multitud. Ídem. Con documentos en mano, ante un silencio que se hizo más agudo a medida que se explicaba todo el plan de Washington para invadir Venezuela a través de la frontera con Colombia por el Estado Zulia; Gloria explicó como se progresa todo un plan para armar a los campesinos, a quienes se les paga sueldos para sustituir a las autodefensas, además explicó con un mapa que apareció en una dirección ya interceptada y desaparecida de la Web (www.colanta.com.co), pero que los buscadores dan fe de que existió, que el señor Uribe ha comprado casi todas las tierras del Departamento del César para complacer los planes norteamericanos de un nuevo canal.

“Es un suicido ir divididos a una elección en el Zulia”.

Explicó que el Presidente Chávez hizo acuerdos con Colanta para que esta productora de leche colombiana, suministrara leche para los Mercal, y el Presidente de Colanta Jenaro Pérez tiene conexas relaciones con grupos de la reacción armada de Colombia y con el Presidente Uribe. “Yo no sé si la invasión a Venezuela se va a dar, depende de muchas cosas, pero indudablemente se está trabajando desde Washington para ello” Con su vehemente discurso, dijo que de todas las gobernaciones el pueblo revolucionario no podía perder el Zulia, por esta es la punta de lanza para invadir a Venezuela y concretar las pretensiones del imperialismo.

“Quien me diga que yo por ser colombiana no puedo meterme en los asuntos venezolanos, niega el hecho cierto de que Bolívar salió de Venezuela a liberar a Colombia, yo soy Bolivariana compatriotas”, agregó ante el eufórico pueblo presente en el Hotel Kristoff que aplaudía apasionado.

Terminó diciendo que “Denuncias de Chávez contra Estados Unidos en la OEA son avaladas por la historia”. En la mañana visiblemente emocionada nos dijo: “Yo fui más que amiga de Allende, el día que los golpistas llegaron, yo le dije: Presidente no se inmole, que los muertos sólo le sirven a los vivos, y de los vivos a los más vivos”, y nos había agregado es como si fuera “telepatía la invitación de venir a Maracaibo a hablar del plan Colombia” Se fue Gaitán con el abrazo del Zulia.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3268 veces.



Leocenis García / Rebelión


Visite el perfil de Leocenis García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leocenis García

Leocenis García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas