La "Dantesca" Onidex

La “Divina Comedia” de Dante Alighieri (1265-1321) largo poema épico fundador del Italiano y obra maestra universal, se divide en Infierno, Purgatorio y Paraíso. Lo que más impacta a sus lectores de ayer y hoy es el Infierno, por los horrendos castigos que Dante imagina y aplica a personajes históricos y uno que otro enemigo suyo. De ahí viene el equivocado término “dantesco” referente a lo espantoso, y que siempre utilicé para describir los servicios de identificación de mi país.

Fue “dantesco” obtener mi primera Cédula, hace medio siglo, en la sede de Identificación y Extranjería en la Plaza Miranda de Caracas, un siniestro edificio que ha visto llorar y ha escuchado maldecir en 20 idiomas. Durante los últimos 40 años siempre me pareció leer sobre la entrada de esa institución: “Dejad toda esperanza los que entráis”, advertencia que Dante puso en la puerta del Infierno.

PURGATORIO

La semana pasada encontré la ONIDEX casi desierta. Las aceras ya no son un mercado donde “gestores” estafadores vampirizaban a los indocumentados, sino varias carpas donde funcionarios muy jóvenes atienden a la gente. Adentro no encontré la humillada multitud típica de la ineficiencia, esa primera forma y condición necesaria de la corrupción (“si no te bajas no subes…”).

LA DONCELLA Y LA MUERTE

Dante tenía 9 años cuando vio por primera vez y se enamoró para siempre de Beatrice Portinari, de 8. El poeta la vio luego muchas veces desde lejos y, finalmente, cuando ella tenía 18, se encontraron el Puente de la Trinidad, en Florencia, donde se saludaron y conversaron por última vez. A Beatrice se la llevó la peste a la edad de 24 y a Dante la gloria a los 54, pero en ellos el amor venció a la muerte.

LA REVOLUCIÓN Y LA BRUJA

La Revolución tiene 9 años y Dante Rivas tiene menos de 60 días como nuevo director de la ONIDEX. Desconozco su origen, formación o posición política. Sólo doy fe de lo que vi en ONIDEX y de la franca sonrisa con que me presentó a su equipo. No le envidio el cargo ni esa institución enferma y achacosa sitiada por saboteadores y corruptos, ni los 700 mil pasaportes represados que encontró en el sistema, ni las fronteras calientes, ni los paramilitares, ni las colonias de extranjeros por nacionalizar, ni la mafia de las visas, ni Hong Kong, Miami o Damasco.

URGENTE MILAGRO

Una ONIDEX eficiente está entre los milagros urgentes de esta Revolución. Creo que ese milagro está en marcha. Mi primera contribución con él es este artículo cuyo propósito es reconocer el esfuerzo realizado en apenas dos meses y llamar a apoyarlos en su tarea. Ya la ONIDEX, con todos los defectos habidos y por haber, no es un pozo séptico de vicio y corrupción.

Mi milagro es vencer la resistencia sana y natural que uno tiene a elogiar a ciegas. Pero en los ojos del equipo de Dante Rivas destella el relámpago de la voluntad de inventar, de crear una nueva manera de hacer las cosas. Que me perdone VTV, pero el socialismo no “se nota”: se siente, se vive y se hace.

Sólo sintiendo, viviendo, e inventando podrá la ONIDEX salir de la selva obscura, la misma en que la encontraron Dante Rivas y su gente a la mitad del camino de la vida. De verdad compatriotas, camaradas, compañeros y afines de la ONIDEX. P’alante es p’allá: PATRIA, SOCIALISMO O MUERTE. VENCEREMOS.

rotheeduardo@hotmail.com







Esta nota ha sido leída aproximadamente 3691 veces.



Eduardo Rothe


Visite el perfil de Eduardo Rothe para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Eduardo Rothe

Eduardo Rothe

Más artículos de este autor