Los atractores económicos como elementos condicionantes de la distribución poblacional

Los seres vivos por naturaleza son consumidores, (consumen agua, alimentos, ocupan espacio para protegerse de los elementos), por lo que los seres humanos somos en consecuencia consumidores por naturaleza.

Todas las otras actividades, humanas se circunscriben a un plan de supervivencia, que garantice que lo que sea que se necesite consumir este disponible, en el momento en que lo requiera.

En su núcleo familiar, toda la crianza, la preparación, a pequeño, mediano, y largo plazo, gira en función en primera instancia: de garantizar la disponibilidad de elementos que satisfagan sus necesidades de consumo durante la infancia, y posteriormente para que pueda proveérselas el mismo.

Toda persona cuando consume esta ejerciendo un acto económico, o propiciándolo.

Una persona al salir de su casa esta ejecutando un acto económico, por que para poder hacerlo necesita, primero consumir, agua, alimentos, servicios, higiene, vestido, transporte. Si se queda en casa también, pero en este caso puede suprimir, o moderar el gasto. Escoges el gasto menor o el que se pueda costear. Si no te alcanza para el pasaje, para vestirte de forma apropiada, esta circunstancia te obliga a permanecer en casa.

Por lo que cuando, vemos, abarrotado de gente a cualquier hora: el metro, los supermercados, las calles a diferencia de épocas de desempleo, o recesión económica, esto es un indicador de que hay una proporción mayor de la población con la disponibilidad económica para poder hacerlo.

Todo lugar que ofrezca las condiciones necesarias, para que una persona pueda satisfacer sus necesidades de consumo, alimentación y servicios, es un atractor económico.

A pesar del caos urbanístico, la concentración poblacional en las ciudades de manera anárquica, existe un atractor económico, que le hace deducir, que es económicamente factible, tardar dos horas en recorrer 6 Km., para llegar a casa con todos los inconvenientes que de esto se deriva.

Las políticas de ordenamiento territorial no son las que pueden distribuir, u orientar la población hacia cierta área geográfica, son las políticas que tienden a garantizar la disponibilidad y condiciones, que satisfagan a el consumidor, lo que contribuye marcada mente con el crecimiento poblacional de una región de una manera espontánea.

Las Gobernaciones y Alcaldías, pierden situado constitucional, producto de las migraciones que ellos mismo propician, al no satisfacer las necesidades de consumo

de sus pobladores, al no trabajar en función de que su estado tenga los mejores atractores económicos, para revertir esta situación.

Por lo que si queremos, desconcentrar o redistribuir la población, debemos planificar primero como satisfacer las necesidades de consumo, fomentando atractores económicos, positivos, ósea no permitiendo, que el atractor económico degeneré, en caos urbanístico, ni ambiental, independientemente de lo que crezca.


perezaad@pdvsa.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2479 veces.



Alberto Pérez Visnapuu


Visite el perfil de Alberto Pérez Visnapuu para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: