Lo dice Díaz Rangel, para quienes no me creyeron

Interesante la columna Domingos de Díaz Rangel del 22/02/2009 en la que analiza los resultados del referéndum del 15 F, especialmente lo relacionado con la cantidad de votos de los sectores populares que votaron en contra de Chávez, es decir contra la aprobación de la Enmienda Constitucional.

Díaz Rangel, basándose en datos de FUNDACREDESA, infiere que la oposición tiene un poco más de 3 millones de votos en los estratos D y E de la población venezolana; es decir en el pueblo mismo.

Ya venimos diciendo, desde el mismo 15 F, que en Venezuela no puede haber cinco millones de oligarcas ni de burgueses. Más allá de que sean 3, 2 o 1 millón de votos correspondientes a los sectores populares que votaron por la opción del NO, a pesar de “que no sólo se han beneficiado en estos 10 años y mejorado sus vidas, sino que sus intereses familiares, de grupo, de trabajo deben estar más identificados con las políticas de este gobierno que con lo que les promete(¿?) la oposición” como señala el citado periodista, es realmente preocupante.

En procesos electorales anteriores hemos visto una relación porcentual de 60 a 40, siempre a favor del Gobierno, desde entonces se ha podido observar, con la misma preocupación que ahora, como tanto pobre vota contra el Presidente y la propuesta que éste representa.

Habrá que dedicar tiempo suficiente para analizar por qué el gobierno revolucionario de Chávez en 10 años no termina de convencer a tantos por los que trabaja incansablemente, pero más tiempo aún habrá que dedicar para trazar las estrategias en función de lograr el propósito político de ganar adeptos en las filas de los pobres y los humildes por quienes el Presidente juró consagrarse y consumirse el resto de sus días.

Según parece, más que logros del PSUV, los resultados del 15 F son atribuibles a los esfuerzos del propio Presidente quién apoyado por los Frentes de Misiones Sociales, fue capaz de dar otra contundente lección de liderazgo y de capacidad de movilizar masas, algo en lo que el Partido de la Revolución, inmerso en sus propias contradicciones internas, no logra avanzar. ¿será que murió antes de nacer esta nueva esperanza de la Revolución?

Parece que habrá que adelantar cambios profundos en la Revolución para lograr dinamizarla, ya la propuesta de las 3 R, intentada en el pasado reciente como respuesta al estancamiento de la Revolución, no logró su cometido. Es hora de incursionar nuevos rumbos, eso sí siempre anteponiendo los postulados de la Revolución.

No coincido con la propuesta de tender puentes y empeñarnos en un diálogo con quienes lo único que quieren de corazón es la salida de Chávez a como de lugar y el regreso a un pasado oprobioso para las mayorías de nuestro país, incluidos muchos de los que hoy votan contra la Revolución que los salva y los dignifica.

carloslunarvelo@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2990 veces.



Carlos Luna Arvelo


Visite el perfil de Carlos Luna Arvelo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: