El socialismo...el socialismo...el socialismo.

No pretendemos hacer un tratado teórico ni mucho menos, no es nuestra intención teorizar sobre el tema, solo pretendemos lanzar una serie de reflexiones en medio de esta interesante lucha que libra el pueblo venezolano diariamente. Esta es una lucha con tremendas desventajas, sin embargo, se trata de la fuerza de la historia que se desborda y amenaza con arrasar cualquier vestigio del viejo sistema capitalista, por lo menos en esencia, en su mecanismo perverso de explotación y despojo a los pueblos. El hombre desde su aparición como sujeto histórico está predestinado a buscar fórmulas para rescatar su esencia humana, superando la etapa de la "prehistoria", señalada por Marx y Engels, para dirigirse en búsqueda de su verdadera historia, hoy eso pasa por construir el socialismo.

El surgimiento de las clases sociales, la propiedad privada sobre los medios de producción, la explotación, la plusvalía, la división social del trabajo y todos los males juntos, el hombre, desde el mismo momento en que las luchas tribales produjeron la división de la sociedad en clases; desde el esclavismo, pasando por el feudalismo hasta llegar a la revolución burguesa y los niveles de desarrollo del capitalismo de hoy, ese hombre, es decir, nosotros, hemos estado buscando el norte lleno de humanidad que todos poseemos por naturaleza y que el capitalismo nos logra, con su sistema, desnaturalizar a tal punto que nos convierte en nuestros propios destructores.

La división de clases nos lleva a un punto en donde zigzagueamos entre lo humano y lo perverso, en donde el sistema se impone a la acción individual, o de colectivos que procuran un mundo distinto, para lograr este objetivo es capaz de erradicar a la especie humana incluso y con ello predeterminar un esquema absurdo de relacionarnos que nos regresa a la era de la prehistoria, es decir, el hombre contra el hombre. El sistema capitalista nos llena de todo aquello contrario a la esencia humana, nos divide, nos separa, nos consume en una guerra fratricida. La mezquindad, la envidia, el individualismo nos entra hasta los tuétanos. Estas cosas se manifiestan con mayor fortaleza cuando se desencadenan procesos revolucionarios como el que estamos viviendo en Venezuela. El capitalismo, con toda su capacidad tecnológica y científica, nos hace creer que lo humano es lo antihumano y viceversa.

Las ansias de poder y de riqueza son taras sembradas en nuestras mentes, incluso desde antes de haber nacido, todo el poder mediático y científico al servicio de un sistema que se enriquece con el esfuerzo de las grandes mayorías, con el trabajo de todos, solo un pequeño grupo se enriquece. Es por ello que en el proceso venezolano ocurren cosas extrañas, muchas veces "inexplicables"; nos referimos al comportamiento de algunos de resistirse al cambio, de resistirse a la revolución, aún cuando si no fuera por la revolución estarían en situaciones graves de pobreza, solo recordemos los planes de la vieja PDVSA de Giusti, en donde tenían planeado para el 2006 estar produciendo más de 6 mil barriles de petróleo por día, lo cual tendría los precios del hidrocarburo seguramente en el subsuelo, no hay que hacer muchos análisis para entender que la llamada clase media bajo ese esquema de la cuarta a estas alturas ni siquiera existiera. Esa clase media venezolana es un ejemplo claro de esto que estamos afirmando, no es posible que no hayan sido capaces de entender este proceso cuando ha sido altamente beneficiada, esto no se podría entender si no se hace un análisis de la lucha de clases en que estamos inmersos. Se necesita entender la propia dinámica de la lucha de clases para poder comprender la actitud de muchos y muchas venezolanos y venezolanas de hoy.

Lo preocupante de todas estas cosas es que todas estas capas de la sociedad no se hacen permeables a los vientos de cambio, es decir, esto nos demuestra que "solo del pan no vive el hombre", se necesita agudizar la batalla ideológica, es donde caemos en la imperiosa necesidad de impulsar las ideas para poder comprender los fenómenos en donde estamos en estos momentos. Hemos sostenido en distintas ocasiones que la victoria del pasado 15F tiene un alto contenido cualitativo, no obstante, tampoco podemos olvidarnos de los números. En diez años de revolución, que la oposición aún pueda reunir en una propuesta a todas luces hueca 5 millones de electores, no es para soslayar el asunto y desentendernos alegremente del tema.

Coincidimos nuevamente con Mario Silva, debemos revisar los intríngulis de toda esta situación y la conclusión no es otra, falta mucho por hacer. Las elecciones regionales nos permitió acceder a 17 gobernaciones y más de 260 alcaldías, a esto se suma una enorme cantidad de concejales, legisladores, diputados, etc. Es decir, la burocracia roja es bastante, burocracia en el buen sentido de la palabra, todavía no hablamos de burocratismo. A pesar de esta contundente presencia, a pesar del éxito rotundo en algunas regiones en donde apenas a la oposición se le permitió, de todos los cargos a elegir el 23 de Noviembre, si acaso uno o dos, a pesar de ese arrase, los resultados del 15F, dejan mucho que desear. El crecimiento fue pobre en tres meses, desde el punto de vista cuantitativo y eso hay que revisarlo.

Sin embargo, dejemos a un lado los resultados y entremos a otro tema mucho más sustancial y vital para la revolución ¿Donde están las 100 medidas socialistas? O bien tenemos fallas en las comunicaciones o bien no se está llevando a cabo un lineamiento del presidente y líder de este proceso. Mientras nos dedicamos a carnaval y todas estas cosas, buenas por cierto, la derecha, los capitalistas no descansaron un segundo en buscar la fórmula para "sacarse el golpe" del 15. Nosotros, por el contrario entramos a una especie de "adormecimiento", en eso estamos de acuerdo  con el planteamiento de Silva, aunque nuestra virtud está en que rápidamente nos desperecemos y sigamos la batalla y es justamente esta la razón de haberme animado a escribir estas líneas, después del carnaval, esto indica que lo hago en sentido autocrítico en mis comentarios sobre la extraordinaria fiesta carnestolendas.

Esto ocurre, y a veces nos parece inaudito que un lunes de carnaval el llamado ciudadano de globoterror este dale que dale en su veneno contra la revolución, nosotros por el contrario nos dedicamos a ponderar el traje de carnaval. Es una especie de "el mundo al revés", un tanto irónico observar a Tania en su Dando y Dando, entre otros programas, hablando un lenguaje que sin duda luce extraño en estos espacios de batalla. Por supuesto que con esto no estamos condenando a nadie en particular, incluso, lo admito, me pareció una buena estrategia, por una parte el pueblo feliz luego de un rotundo triunfo, la semana del amor y los carnavales, un poco de descanso, sin embargo, la oposición, la derecha, los capitalistas siguieron todos estos días en su destructiva campaña contra el proceso revolucionario lo cual nos señala que “la guerra es a muerte” y lo de los puentes y acuerdos no es otra cosa que un estratagema.

Esto nos da una idea para dimensionar exactamente  la batalla que tenemos enfrente y de la misma forma nos da una idea de medir los tiempos en la lucha por la profundización de este proceso hacia el socialismo. Definitivamente la batalla por la construcción del socialismo es una tarea que debemos asumir sin descanso y para ello nuestro lado fuerte debe ser LA BATALLA DE IDEAS de la cual nos habla Fidel; la batalla de las ideas y la batalla por el logro de los espacios socialistas, del sistema socialista.

Sin duda que contamos con una fuerza política formidable, de eso no cabe duda, no obstante, esto no es suficiente, el PSUV no puede ser un partido que venga solo a “sacar numeritos” de tantas o cuantas alcaldías o gobernaciones tenemos, el PSUV debe ser un partido que evalúe primordialmente de cuantos espacios socialistas estamos consolidando y cuantos tenemos consolidados.

El presidente Chávez nos habló de combatir la inseguridad, preguntamos, ¿Se logra combatir, erradicar la inseguridad en el sistema capitalista? La respuesta es no, es imposible…minimizarla ok, es posible, pero jamás erradicarla, si tomamos en cuenta que el sistema capitalista es producto de la violencia y de la ilegalidad natural contrario al derecho de todo ser humano a vivir bien…Que estamos en medio de un proceso de transición, también es cierto, la pregunta es entonces ¿Hasta cuándo?

Para nadie es un secreto que el pueblo logró un triunfo importante el 15F, logramos mantener la posibilidad de Chávez a reelegirse y eso es bastante, ahora, camaradas, ¿Dónde está el socialismo? Tal cual lo sugiere Chávez, en cada una de las gestiones de cada uno o una de los alcaldes y alcaldesas, gobernadores y gobernadoras militantes del proyecto socialista.

La conclusión es que la batalla es dura, permanente, constante, sin descanso, llena de ejemplos, de contacto cuerpo a cuerpo, de respuestas y soluciones a los problemas inmediatos de la gente. Es cierto que los procesos son lentos, pero también cabe interrogarnos ¿Acaso no estamos en revolución? Lo cual nos obliga a ir más rápido.

Desde mi punto de vista, estamos en medio de una batalla en donde el enemigo, es decir, los capitalistas, a cada instante buscan la forma de desviar la revolución, tratan cada vez con más fuerza sacar a la revolución del camino hacia el socialismo y condenarla a una simple reforma, para ello hacen uso de todo su poder y de toda la ideología sembrada durante siglos, apelan a las más inverosímiles formas de contener el avance del pueblo y para ello echan mano a cualquier cantidad de herramientas en donde la corrupción juega un papel preponderante. Nos llamó la atención el comentario del embajador de Bolivia al referirse a la caída de la URSS, hecho éste en un programa de televisión, en Dando y Dando justamente, pasado ya la euforia carnavalesca, se refirió, palabras más, palabras menos, que “Hitler  no fue capaz de derrotar aquel pueblo, pero la corrupción sembrada por los gringos fue capaz de derrotar el socialismo en la URSS”, lamentablemente eso es cierto y es el riesgo más grave de esta revolución bolivariana y nos referimos a la corrupción no solo la harta conocida en el manejo inadecuado del erario público, sino también a la corrupción del alma, que llena los corazones de capitalismo puro. Lógicamente que todo gira entorno al dinero, las ansias de usufructuar poder y dinero que lleva a desviarnos del verdadero objetivo. La única forma de combatirlo es construir al lado del pueblo los mecanismos socialistas capaces de erradicar de nuestras mentes tanta basura sembrada durante siglos, generación tras generación. Indudablemente que Chávez nos ha lanzado algunas líneas muy específicas en este sentido; las comunas, las empresas de propiedad colectiva, etc., no obstante, lograr este objetivo en la práctica no es tan sencillo, son muchas cosas las que conspiran para evitarlo y el capitalismo internacional está activado contra Venezuela en esa batalla de vida o muerte para ellos y también de vida o muerte para nosotros.

El tema de “los acuerdos”, “los puentes”, entre otros “cantos de ballena”, forma parte de una estrategia bien hilvanada por la derecha nacional e internacional, ya no es un secreto para nadie que el proceso bolivariano abre las compuertas para los pueblos del mundo, en la medida en que se consolide esta revolución y comience a dar resultados palpables y el pueblo comience a ejercer el poder, los resultados para el capitalismo pueden ser desbastadores a nivel internacional. A eso le temen demasiado, los hace vulnerables, los desubica, los exaspera y los coloca en una situación muy incómoda. Ellos ante este cuadro intentarán parar cualquier ensayo socialista en las regiones, las gobernaciones y alcaldías son una cantera de poder aún para la burguesía, debido a la existencia de las viejas estructuras que poco o nada se hace para cambiarlas, el viejo estado burgués, aún golpeado intenta reponerse para aplastar la revolución.

La burguesía cuando golpea lo hace con todo, solo cuando es neutralizada y derrotada por las revoluciones cede los espacios; sin duda, los resultados electorales y la posibilidad real de enfrentarse a Chávez nuevamente en 2013 los hace recular, sin embargo, el verdadero objetivo de ellos es ganar tiempo, sacarse el golpe y “correr la arruga” para tratar de evitar que siga llenándose el país de empresas socialistas, de espacios socialistas, de tecnología socialista, de mecanismos de distribución de bienes y servicios socialistas y en fin de todo aquello que rompa con el esquema de propiedad privada sobre los medios de producción y que haga de la plusvalía el deber ser del sistema.

Podemos deducir que la estrategia correcta no es otra que seguir profundizando el socialismo en nuestra patria, seguir construyendo los espacios socialistas y seguir fortaleciendo las mentes socialistas. Es decir, el acuerdo y los puentes de esta revolución deben ser para con aquellos sectores que aún permanecen en ese segmento de los más de 5 millones que no son los grandes burgueses enemigos naturales del socialismo, buena parte de ellos, de esos compatriotas que votaron No,  no son realmente culpables, son víctimas del perverso sistema, otros, lamentablemente no serán capaces de dar el paso y terminarán defendiendo un sistema que los esquilma a ellos mismos, es la gran mentira de la libertad burguesa, “libertad a morirse de hambre” diría Allí Primera, “por tus acciones los conoceréis”, decía Jesús; justamente es la praxis quien nos indica el nivel revolucionario de cada quien y sobretodo, retomemos como estrategia lo humano, las ideas, la batalla de ideas, la educación, la formación y la información; el capitalismo es un monstruo de mil cabezas y no podemos dejarle ninguna de ellas viva porque por allí penetra, es en esta batalla en donde debemos recordar al padre Bolívar en su decreto de guerra a muerte “Españoles y Canarios, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América. Americanos, contad con la vida, aun cuando seáis culpables”. Por un contundente

Capitalistas, contad con la muerte, aun siendo indiferentes, si no obráis activamente en obsequio de la libertad de América y la construcción del socialismo. Pueblo, contad con la vida, aun cuando seáis culpables.

 

Con el respeto al padre Bolívar nos atrevemos a modificar esa frase, frase producto de la guerra, de la batalla, del momento, de la anarquía reinante y del asedio enemigo, ahora, no será de muerte que hablemos, en este país ya el pueblo se apoderó de los mecanismos de la verdadera democracia, la democracia socialista, no será con la vida que los traidores pagarán, será con la construcción del socialismo, el socialismo, el socialismo…el socialismo en todos los espacios de la patria será la única recompensa a este pueblo que se merece “la toma del cielo por asalto”, intentémoslo.

 

latojeda@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 1536 veces.



Luis Alberto Toro Ojeda

Publicista. Militante de izquierda. Integrante del Frente Bicentenario de Campesinos del estado Trujillo. Integrante del PSUV.

 latojeda@gmail.com      @latojeda

Visite el perfil de Luis Alberto Toro Ojeda para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Luis Alberto Toro Ojeda

Luis Alberto Toro Ojeda

Más artículos de este autor