Volver a casa

La casa, situada en un conocido pueblito, productor de las tradicionales y crujientes panelas de San Joaquín. 

La casa, que alberga en su patio aquel árbol de raíz profunda, que en una noche de luna llena plantaron las callosas  manos de un joven soldado, que no conforme con solo abrazar una tierra que le vio nacer, raudo empuñó su espada, para darse así mismo y a su pueblo, una patria con rango de nación libre y soberana.   

La casa, que un día en la acera del frente, alguien se detuvo y arropado de nostalgia se preguntaba una y otra vez; que razones tan poderosas le motivaron al guerrero de América, a no regresar al punto de partida que modificó la historia, reacia a los cambios que las corrientes del tiempo decretan.

La casa, humilde vivienda de fachada proletaria, refugio donde el padre amoroso arrullaba en su regazo a sus retoños, frutos de un amor inolvidable, que como tatuaje imborrable llevará por siempre en su curtida piel. 

La casa, cómplice y templo de meditación, barril de blanca madera, de añejar las ideas que dieron forma al proyecto más hermoso, airoso e insurrecto, que mortal alguno haya ejecutado. 

La casa, envuelta del mágico manto, agradecida bendijo al hijo ausente, que junto al inseparable Sancho Panza que es su pujante voluntad, victoriosos venían de una batalla a la cual de nuevo deben regresar a concluir, por que a medias, aún está. 

Gracias Señor Presidente y Comandante Hugo Rafael Chávez Frías, por volver a la casa de la Dulcinea del Toboso y cual Quijote de la Mancha  embestir con bravía fuerza a los molinos de vientos, que parecieran querer  asolar y decrecer los grandes sueños, que afloran en el pensamiento patrio del caminante eterno.  

¡Gracias Señor Presidente…! El que pensativo se detuvo, hoy feliz podrá continuar su camino.

 Julio.cesar.carrillo@hotmail.com 


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2728 veces.



Julio Cesar Carrillo


Visite el perfil de Julio César Carrillo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Carrillo

Julio César Carrillo

Más artículos de este autor