Gobierno de los trabajadores

Hemos vencido varias veces, pero siempre hemos dejado que el programa de país lo diseñen y lo apliquen los factores de poder, las clases dominantes, la burguesía. Los escenarios son: intervención, golpe, elecciones.

Era y ahora ya lo vemos inevitable el enfrentamiento.

La inmensa mayoría de los venezolanos. Quienes hemos salido en dos ocasiones a defender nuestros intereses de clases. Abril de 2002 cuando un pacto entre oposición, gobierno y tecnocracia nos secuestró nuestra victoria, alianza reconocida por un personero del gobierno (El Mundo el 20-11-03,).Diciembre de 2002, cuando salvamos Pdvsa, y se nos volvió descaradamente a arrebatar el éxito. Este inmenso río de venezolanos, trabajadores, y campesinos, excluidos por este sistema, debemos preguntarnos qué vamos hacer con este país. Ya llevamos siete elecciones, qué más se nos puede ofrecer. ¡No a una elección más!. Trabajo, tierra, y justicia social es el clamor de los trabajadores. ¿Qué queremos defender? ¿Un gobierno solamente? O, ¿Hacer una revolución de los trabajadores y salir de la transición negociada? ¿Cuál es el plan de los trabajadores? ¿Seguiremos dejando que un grupillo de burócratas nos ponga su agenda? ¿De una vez juzgaremos que Chávez sólo es producto del pueblo, y que en consecuencia es el pueblo quien tiene que decir qué hacer con este país? ¿Volveremos ante los acontecimientos que se avecinan a darle un cheque en blanco a quienes no discuten nuestros verdaderos intereses de clase? ¿Quiénes quieren elecciones? , ¿El pueblo o lo sectores más reaccionarios del país? Nunca antes el imperialismo tuvo tanto miedo con respeto a Venezuela como ahora.

Por eso, todo el que predique la lucha clase ellos deberán eliminarlo, cercarlo.

Ellos quieren reducir la lucha de clases a una ramplonería de pleitos entre gobierno y oposición. Quien como el MVR, los partidos tradicionales, los adequillos disfrazados de revolucionarios, planteen la conciliación, sobrevivirán .Quienes así hablan encarnan el Chavismo sin Chávez. No otra cosa que negociar.

La burguesía quiere elecciones, simplemente porque necesitan el poder absoluto .Vivimos una situación de transición insostenible para ellos y nosotros. Chávez representa la contención de la lucha de clases. Aunque es la única garantía de paz que tiene el capital, ya la cosa es inadmisible, y lo que persigue la burguesía es asesinar política, quizá literalmente a Chávez y en consecuencia erradicar cualquier discurso orgánico-movilizador de izquierda. En otras palabras, la batalla final. O quedan los excluidos y ponen este país, Pdvsa, sus recursos no al servicio del libre mercado sino del pueblo, o triunfa la mezquina e indolente oligarquía.

Con qué contamos hoy. La respuesta es con los trabajadores y la FAN, prendidos del discurso de Baduel: Unión cívico -militar es el lema que ha llevado a la calle el Presidente Chávez y Baduel. Es hora de concretar. El triunfo del pueblo lo define la fuerza, ya hemos dado dos muestras. El pueblo define su destino.

Hoy se nos amenaza con una invasión. EE.UU tiene una crisis energética que necesita subvencionar. Hoy personeros de la quinta república, por un lado critican el imperialismo y por otro se le entregan completamente. Levantar la idea de la unificación Latinoamérica frente a las pretensiones imperialistas debe estar entre las prioridades del pueblo; el petróleo debe ser utilizado como el ejército liberador y unificador de América Latina. Y para eso no podemos seguir siendo «un suplidor seguro y confiable de EE.UU», según cacarean hoy desde la nueva Pdvsa y el Ministerio de Energía y Minas. Hay que volver los ojos América, concretar Petroamérica.

Se quiere hacer ver este gobierno como un régimen forajido. La influencia internacional sobre Venezuela, es una cosa repúgnate, aquí no buscan armas como Irak, pero si votos a la fuerza o fraude. Ya el periódico de la oligarquía en Venezuela ha revelado el malevo plan de pedir pronunciamientos de la ONU y presencia de la OEA y el Centro Carter. Citamos al Universal: «La experiencia contemporánea demuestra una y otra vez que la presión internacional-ejercida tanto por actores estatales como no estatales-resulta un ingrediente casi imprescindible cuando -como en el caso venezolano- existen gobiernos cuyos comportamientos internos o externos se aleja de las reglas de la convivencia razonablemente democrática»(El Universal, Adolfo Salagueiro 31-01-04) El imperialismo ya ha demostrado que se pueden pasar por las axilas el concepto de soberanía. Sus lacayos en el país gritan por que esto sea así. ¿Pruebas?.Pues ellos dicen que «atrás quedaron los días cuando el concepto cerrado de soberanía servía para escudar el incumplimiento de las responsabilidades de los gobiernos con sus pueblos» (El Universal A.Salgueiro 31-01-04) Invitamos al pueblo a no perder la última oportunidad que tenemos de salirnos de la trampa gobierno y oposición. Y salir a defender en la calle la revolución, a proteger nuestros interese, y en esa lucha de clases el Presidente Chávez tendrá que definirse. Una vez que triunfemos, no podemos entregar el país a un grupillo de izquierdozos con corazón de derecha. Los trabajadores tenemos que presentar nuestro programa por un definitivo gobierno de los trabajadores. No más retórica.


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1556 veces.



Pablo Hernández


Visite el perfil de Pablo Hernández para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:


Notas relacionadas