Los gachupines colonizadores tiemblan ante los cambios de América Latina

Los fascistas españoles todavía siguen creyendo que en su imperio no se pone el sol ni la luna, y que los presidentes latinoamericanos siguen siendo sus virreyes. Los gringos le dieron por el culo arrebatándoles Cuba y Puerto Rico, los humillaron, los aplastaron y les han traicionado una y mil veces. Pero en esa España negra con vírgenes de siete puñales, adoradores de toros y revistas del corazón, ya no hay dignidad por lo que ahora se han vuelto unos ridículos y miserables imitadores de todo lo que hacen los yanquis. Todos sus valores se concentra en lo que hacen Hollywood: ya no comen jamón serrano sino que se atragantan con hamburguesas, ya no toman vino sino coca cola, ya no follan sino que matan y maltratan a sus parejas.

El paraíso, pues, de la rehostia moderna.

Y por eso mismo, claro, le tienen arrechera a Chávez, a Evo Morales, a Correa, a los Kitcheners y a Daniel Ortega. Por eso hicieron españolino a Vargas Llosa y tienen como a símbolos de nuestra América a los patinquillos del Jaime Bailly, del Boris Izaguirre, Carlos Montaner, por ejemplo. Estos gilipollas son para ellos geniales y unas perfectas maravillas literarias. Por eso celebraron a rabiar al muermo del rey Juan Carlos y le pusieron música al “por qué no te callas”. Pobre y triste España, estás más triste y más pobre que nunca. No te compones, no te recuperas: naciste enclenque y ése será tu verdadero destino.

El domingo 25 de enero (2009), estos fascistas salieron a rabiar porque el indio Evo había ganado el referéndum. Entonces el diario gachupín “El País” tituló que ese triunfo era un fracaso y una derrota porque dividía más a Bolivia. Es decir, que para que Bolivia no se dividiera Evo debió haber perdido y así todos quedábamos contentos. Para los gachupines la verdadera democracia es aquella en la que ganan los pitiyanquis, los serviles a sus propósitos e intereses.

Con alegría de tísicos los gachupines escriben de “El País”: “El resultado de los sondeos refleja una victoria suficiente del presidente Evo Morales, impulsor de la Constitución, pero queda lejos de sus expectativas, que rondaban entre el 65% y el 70%, y confirma la división del país en dos bloques territoriales, porque el no ha triunfado claramente en cuatro departamentos orientales (la llamada media luna: Santa Cruz, Beni, Tarija y Pando), mientras que el sí se imponía en otros cuatro departamentos (andinos).” Y por lo tanto, Evo para ellos perdió. Es decir que el consejo electoral boliviano debió fijar el triunfo para Evo por encima del 70% del electorado. Y por eso sostienen que la Constitución necesitaba ser aprobada "en todos los departamentos" para considerarse "completamente legítima".

Lo que más le indignó a los gachupines fue cuando Evo dijo: "Aquí se acabó el pasado colonial. Aquí se acabó el neoliberalismo. Aquí se acabó el latifundismo. Mandaremos y gobernaremos como nos pide el pueblo boliviano, y el pueblo ha refundado Bolivia".

Como los gachupines ahora suspiran por una confrontación, aspiran a que la oposición a la Constitución se concentre fundamentalmente en cuatro de los nueve departamentos en que está dividido el país, en la zona oriental, y ha sido protagonizada, sobre todo, por Santa Cruz y su denominado Comité Cívico. Los gachupines aspiran a que la nueva Constitución no disminuya las competencias del departamento y su capacidad para gestionar una parte sustancial de los ingresos derivados del petróleo y el gas -el 90% de estos dos recursos naturales se encuentra en la llamada media luna-. El voto negativo rondó el 70% en Santa Cruz y osciló entre el 60% y el 70% en los otros tres departamentos "rebeldes". Es decir, ellos sueñan que se alcen contra Morales estos Departamentos, que si pasara en España inmediatamente serían declarados por EE UU y sus gachupines como TERRORISTAS. Por eso los gachupines proclaman: “La mayoría de los críticos, sean autonomistas o no, considera que la nueva Constitución no ayudará a cerrar las heridas abiertas entre la zona oriental (rica y conservadora) y la occidental (indígena y más pobre), sino que profundizará la confrontación y que los resultados deberían dar paso a una amplia negociación política entre los dos sectores del país.” O sea.


jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2580 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a71154.htmlCd0NV CAC = Y co = US