La maligna recesión, allá y aqui

Es difícil adelantarse a poner fecha de un final a la recesión iniciada en diciembre del 2007, pero solo admitida hace pocos días. Y está afectando al mundo, incluyendo los países en desarrollo como el nuestro, no tanto en estos momentos, pero la ola, aunque débil, llega. Veremos mas adelante. El decir, no termina el gigantesco dolor pronto y se tiene que preparar, tanto gobiernos como usuarios, a ajustes en todos sus entornos. Lo positivo es la llegada de BARAK OBAMA a Washington con su PLAN DE ESTIMULOS, no sin antes advertir éste, que es lo suficiente para poner a andar parcialmente su economía, pero que la misma empeorará antes que empiece a mejorar. China, por ejemplo, confía en su éxito, ante una caída fuerte en sus exportaciones y crecimiento. Sus ventas al extranjero, bien diseñadas en los últimos años, convirtió a los chinos en una sociedad pujante con merecidos éxitos sociales y económicos como pocos en la historia mundial. Ahora juegan al éxito de OBAMA y eso debemos los venezolanos alentar igual. Nuestro petróleo y demás exportaciones al Norte son esenciales, al menos mientras se fortalece UNASUR, pero países como Brasil, Argentina con fuertes nexos en USA buscan alternativas en sectores del mundo en los cuales jamás pensaron. Solo que nuestro Presidente se adelantó, se diría con inteligencia. Más de un millón de estadounidenses fueron despedidos en noviembre pasado y no es el fondo de la contracción. Se estima que más de dos millones estarán buscando trabajo para mediados del 2009. ¿Viajaran, irán a restaurantes, compraran carros, ropa? Ese es justamente el problema, todo el sistema estadounidense cae en picada y se tiene que ayudar a levantarlo. Buscaran el ahorro en donde puedan encontrarlo; igual debemos los venezolanos. Importar menos y reducir gastos sociales y personales. Ahorrar al máximo lo posible, mientras el Gobierno Nacional juega a un Presupuesto 2009 y 2010 sin derroche y reduciendo sueldos en muchos casos. Gastos de viajes al extranjero y tratando de invertir en obras publicas al máximo. Todo esto tendrá su efecto en la economía nacional.

El propio BANCO MUNDIAL hoy sin fuerza alguna, proyecta que los envíos de capitales nuevos a nuestro Continente sucumbirá el año entrante en más del 50%, por primera vez desde 1982. Muchos de los países que aun dependen de su asistencia financiera entrarían en crisis y se mantendría la pobreza en millones de pobladores. En los exportadores de petróleo, como Venezuela, se afectará el gasto personal que se extendería al comercio y a la distracción general. Podrá el Béisbol Profesional cobrar en su Temporada 2009/10 setenta mil bolívares la entrada a VIP. Quizás si, pero a tribuna tendrá que reducir los precios. Es solo un ejemplo.

Se habla de que la economía global crecerá menos del uno por ciento en el 2009, lo que es hoy el 2.5 y era el cuatro en el 2006. Los países en desarrollo, sin embargo podrían crecer en un cinco por ciento, pero esto no es suficiente para sostener el ritmo de crecimiento y de empleo. Se hará la situación difícil y emigrará mucha gente de Colombia. Ecuador y Perú por los caminos verdes a llenar los cerros de nuestras principales ciudades. El flujo de capital a estos países, según cifras oficiales, en el 2007 fue de un trillón de dólares; se estima baje a 530 mil millones el año entrante, una diferencia considerable para el bienestar de nuestros pueblos indio americanos

Una conclusión rápida para todos: apretarse el cinturón al máximo. Unir esfuerzos productivos y darle una pausa a la política, mientras las aguas suben de nivel. ¿Será posible?


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1700 veces.



Andrés de Chene D.


Visite el perfil de Andrés de Chene para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Andrés de Chene

Andrés de Chene

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a69026.htmlCd0NV CAC = Y co = US