A 67 años del nacimiento de un crimen

Una celebración en Mérida con thriller neumático por todo lo alto

AD fue fundada el 13 de mayo de 1941, e Isaías Medina Angarita asumió la Presidencia el 21 de mayo de ese mismo año. Y he aquí el grandísimo pecado capital con el que nace el nuevo gobierno, que no se lo perdonaran ni la oligarquía criolla, ni el Departamento de Estado Norteamericano ni mucho menos Betancourt: PERMITIR QUE LOS COMUNISTAS PUEDAN EXPONER LIBREMENTE SUS IDEAS. Betancourt no puede creérselo, que cuando en todos los países de América Latina se están cuidando de no tener relación alguna con los caga-leche de la Internacional marxista, venga un militar y les dé cancha amplia para que escriban lo que quieran, para que manifiesten y para colmo de los colmos, se les considere como asesores del mismísimo gobierno; Medina aceptará una alianza con la UPV (comunista) y a éstos él les invitará para luchar unidos por la patria de Bolívar.

El 13 de septiembre de 1941, AD organizó un mitin en el Nuevo Circo. Iban por todo lo alto y sin medias tintas. ¿Cómo obtuvieron los recursos para la propaganda por prensa y radio para conseguir movilizar a tanta gente? Los dos grandes oradores del acto serían Gallegos y Betancourt; el último cerraría la faena. La embajada americana estudió con sumo cuidado cada una de las palabras expresadas por estos dos eminentes políticos e inmediatamente envió un informe al Departamento de Estado.

Como un cuadro antiguo, casi de reliquia, vimos el sábado 13 de septiembre pasado, a los adecos celebrando su aniversario número 67. Habían llevado una corona para colocarla ante la estatua del Libertador y no pasaban de cuarenta los allí reunido para escuchar la palabra orientadora de un ex adeco reubautizado, William Dávila Barrios. Encontramos allí a gente de COPEI (Lester Rodríguez), a gente de UNT (Juan Carlos Delgado) y gente menuda de distintos partidos de oposición.

En aquella fiesta triste nos acercamos a William Dávila Barrios para entrevistarlo. Algo que siempre nos ha intrigado es por qué carajo los adecos ahora son furibundos anti-socialistas. Como sabemos que William es capaz de todo, que a unos les dice que es amante de las ideas de Pinochet, y a otros que es filo-comunista, sin embargo nos atrevimos a abordarlo:

SR. ¿Usted no cree en el socialismo?

WD. Toda la vida….

SR. ¿Y a que se debe que por ejemplo que AD adverse horriblemente al gobierno de Chávez?

WD. Porque no es socialista…

SR. ¿En qué sentido?

WD. Porque no lo veo participativo. Yo lo que veo es que hay una imposición desde arriba de esquemas que no son democráticos. Justamente lo que entusiasmó a la gente y que nos llevó a nosotros a hacer un planteamiento autocrítico de las cosas que veníamos haciendo, fue el discurso de Chávez que hablaba de que el pueblo se iba a autogobernar, que el pueblo iba a romper esquemas cerrados de los partidos para autogobernarse y eso no es lo que está sucediendo.

SR. ¿En dónde ve usted el error por el cual hay poca participación?

WD. La participación tiene que venir con un alto grado de concienciación y volvemos al mismo problema, no hay formación política o sea lo que hay es una educación orientada hacia un fin político, pero no estamos educando al pueblo en el ejercicio de sus plenos derechos, y ahí es donde vendría la verdadera participación, viene de la educación desde abajo hacia arriba.

SR. ¿por qué en 40 años de democracia no se creó esa conciencia?

WD. Mira… sí se creó, no creas tú que no se creó, si se creó hasta el punto de que se ha creado, que sirvió de base para alimentar de alguna forma en general las expectativas en el propio discurso del presidente hace 10 años, porque no es que ese discurso vino en paracaídas, es que había una conciencia democrática que se frustró justamente por las mismas desviaciones que yo estoy viendo ahorita en este proceso. Nosotros tuvimos desviaciones, Acción Democrática es un partido antiimperialista, revolucionario, antilatifundista, de izquierda democrática, así lo definió justamente Ruiz Pineda.

SR. ¿Verdaderamente ustedes se consideran antiimperialista, o es puro cuento?

WD. Estamos rescatando eso. Fíjate tú que en el caso de la alianza nuestra aquí en Mérida, nosotros somos un movimiento justamente antiimperialista, somos de izquierda, nosotros no somos ningunos oligarcas ni ningunas personas de derecha, pero esa verdadera izquierda y esa verdadera tendencia hacia la democratización y a la participación, es lo que nos está llevando a nosotros justamente casa a casa, pueblo a pueblo a generar esa conciencia de la participación, no es una lucha electorera per se, es la lucha para que el pueblo tome conciencia de sus derechos y los ejerza.

 

Claro, WDB jamás se hubiera atrevido decir en su discurso allí en la plaza Bolívar que él es antiimperialista, delante de Juan Carlos Delgado de UNT, el partido de Manuel Rosales, delante de Lester Rodríguez, el copeyano. Más bien se apoyó en una mentira, porque expresó: “¿Se acuerdan cuando querían freír la cabeza, a los adecos? Ahora somos nosotros los que se la vamos a freír a ellos, a los chavistas”. Aquello, aunque muy gris, estaba como para coger palco, y me acerqué a un hombre muy anciano llamado Luis Sánchez, de Mucuchíes, y de inmediato le pregunté:

- ¿No se considera usted socialista?

-Jamás en la vida. He estado con la revolución desde el punto de vista de que la revolución es la transformación de cosas buenas para mejores. El actual socialismo es de regulares p’a malas.

- ¿Cuantos años lleva usted militando en AD?

- Yo tengo de militante en AD desde 1958. Saque usted la cuenta.

- ¿Y nunca le ha gustado el socialismo?

-No, porque yo tuve instrucciones en el año de 1958, y fui haciendo una seguidilla, y por lo tanto jamás he podido aliarme a esa lucha. Nunca en la vida. Y creo que me muero y no lo haré.

Se fue el señor Luis y me acerqué al profesor Juan Carlos Delgado

- ¿Tú están contra Socialismo?

- No es que no esté de acuerdo con el Socialismo. Eso es un planteamiento político de igualdad, de inclusión, de mejoramiento de la calidad de vida de los seres humanos. En estos momentos el socialismo que se está aplicando en Venezuela es casi igual al que se aplicó en el siglo XX, en países como la Unión Soviética, en la China el año 45 y Vietnam, y el castrocomunismo. Donde no hay libertad, hay un centralismo exacerbado que llega a niveles de caudillismo. Y realmente aquí ese socialismo, de plantearse un partido único, donde la libertad política está restringida y donde los partidos políticos tienen limitaciones severas para desarrollarse; en los países socialistas reales como Chile, son países donde el socialismo se ha convertido en una fuente de desarrollo. El mismo Cuba, nadie puede negar que con la ausencia de libertad, con las grandes limitaciones, Cuba tiene una educación fabulosa. En cambio en Venezuela, las misiones sociales, educativas y políticas son una piratería: la misión Sucre, Rivas, Robinson. No se le presenta oportunidad. Aquí hubo un socialismo. A partir de 1959 hubo una revolución importante, y tú y yo somos consecuencia de ese proceso. En los años 70 nuestros profesores fueron los mejores de América Latina y del mundo. Y nuestros estudiantes fueron a estudiar a las mejores universidades del mundo. En este momento, no. Hay muchas limitaciones. Hay una inclusión, pero una inclusión carencial. En cuanto al sistema de salud, prácticamente se ha desmantelado y se ha montado otro paralelo que no se responde a la característica del venezolano. Este socialismo venezolano de Chávez es atípico, muy atrasado, vinculado a característica de comisario político, con la estatización de la vida pública y de la economía, que no se corresponde con un socialismo contemporáneo.

Terminada la exposición del unetista Juan Carlos nos acercamos al adeco Miguel Corredor, y le preguntamos si estaba contra el sistema socialista. Nos respondió:

- Depende. Depende el socialismo como se lleve. Porque si es un socialismo donde hay la igualdad, hay la participación y no la exclusión, estamos todos de acuerdo.

- ¿Y en el caso de Venezuela?

- Desde el punto de vista de lo que se ve en estos instantes, no estoy de acuerdo.

- ¿Déme razones?

- Desde el punto de vista político, mi querido amigo, se han dado tantas aristas en el país, de que verdaderamente uno se siente decepcionado por lo que se ha dado. Este un país tan sumamente rico que no debería haber pobres, y usted ve pobreza, ¿por qué?

Nos acercamos a otro joven adeco que llevaba varias carpetas bajo el brazo, de nombre Anibal Marquina Mora. Le hacemos la misma pregunta, y nos responde:

- No creo en el socialismo porque AD tiene otro tipo de principio. Hay que diferenciar el socialismo moderno tipo Chile progresista del socialismo de la Unión Soviética que se vino abajo después de 70 años. AD nace con una filosofía netamente democrática. Si fuera democrático, los adecos seríamos socialistas. El socialismo de Chávez es muy autoritario y enfocado hacia el totalitarismo, y la filosofía y nuestros principios de AD son netamente hacia la defensa de la democracia y la libertad.

Luego llegó la reina, bella y muy joven, tanta belleza para tan poca asistencia, para tan poca alegría, para tan poca consistencia ideológica. A la conclusión que llegamos es que verdaderamente en la IV aquí no existía sino un solo partido AD-COPEI, y allí estaba unidos, sin alma, sin rumbo, sin fuerza.

jsantroz@gmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3032 veces.



José Sant Roz

Director de Ensartaos.com.ve. Profesor de matemáticas en la Universidad de Los Andes (ULA). autor de más de veinte libros sobre política e historia.

 jsantroz@gmail.com      @jsantroz

Visite el perfil de José Sant Roz para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



José Sant Roz

José Sant Roz

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a63929.htmlCd0NV CAC = Y co = US