Graves complicaciones en el conflicto de los yukpas por la tierra

Del conflicto que hasta ahora ha enfrentado a varias comunidades Yukpa de Perijá con los ganaderos de la zona y representantes de multitud de instituciones del estado venezolano, noticia ampliamente comentada en Aporrea en las últimas semanas, se desprenden graves implicaciones políticas y de seguridad de estado:

 

 

  1. Los ganaderos de Machiques (su gremio se denomina Gadema), han sido, junto con los ganaderos de Santa Bárbara (Fegalago), conspiradores de primera línea contra el gobierno de Hugo Chávez y la revolución bolivariana. Fueron ellos quienes convocaron el “paro cívico” del 10 de diciembre de 2001, el cual constituyó el primer paso de la conspiración que culminaría en el golpe de estado del 11 de abril de 2002. Fue precisamente en Machiques en donde los conspiradores zulianos del 11 de abril hicieron sus reuniones previas al golpe fascista (Alvarez Paz y otros, entre políticos de oposición, representantes empresariales y de los ganaderos, periodistas, etc).

 

  1. Del conflicto Yukpa se desprende que las fuerzas armadas (Ejército y Guardia Nacional) de la sub-región Perijá actúan bajo las órdenes directas de estos gremios de ganaderos conspiradores, enemigos acérrimos de la revolución bolivariana y del presidente Chávez en particular. Ese es el caso del jefe de la 12ª Brigada, General Izquierdo Torres, el cual, junto a otros oficiales en esa zona, han demostrado una actitud fascista y represiva al extremo no sólo contra los yukpa, sino contra todos los luchadores sociales en general.

 

  1. También se desprende que hay una serie de funcionarios de organismos del estado venezolano que vienen actuando, desde hace años, defendiendo los intereses de los ganaderos de Machiques, e impidiendo que se le entregue tierras a las comunidades Yukpa, Barí y Wayúu (que sumadas constituyen el 70% de la población indígena del país). Es una lista larga, encabezada por la Ministra de Pueblos Indígenas, Nicia Maldonado; el director del INTI Zulia, coronel Carlos Kancev; el presidente de Corpozulia, general Carlos Martínez Mendoza, entre otros.

 

  1. Detrás de la negativa a otorgarle tierras a los indígenas está la cuestión de las concesiones mineras otorgadas por Corpozulia en la Sierra de Perijá, particularmente en las áreas habitadas por las comunidades indígenas. Corpozulia conspira en el silencio, tras bastidores, moviendo sus piezas para evitar el otorgamiento de tierras a comunidades indígenas, propiciando su desplazamiento hacia las ciudades u otras zonas campesinas, y preparando las condiciones para, si se hace necesario, promover una represión genocida contra los indígenas de Perijá.

 

  1. En este conflicto hasta el diario Panorama, supuestamente chavista, se ha colocado todo el tiempo del lado de los ganaderos, haciéndose eco de todas las calumnias que ganaderos, militares y funcionarios del estado han levantado en contra de las comunidades indígenas. El Diario La Verdad , cabeza de la conspiración golpista en el Zulia, ha venido trazando la línea, leyendo el libreto que repiten por igual los militares, ministros y viceministros indígenas, funcionarios de Corpozulia, del Inti, Ministerio del Ambiente y demás instituciones involucradas.

 

Pensamos que para el imperialismo y sus aliados en Latinoamérica será un golpe muy fuerte perder la gobernación del Zulia, como vaticinan todas las encuestas. Particularmente para el Estado fascista colombiano que encabeza el pichón de Hitler Alvaro Uribe. Por esta razón los enemigos de la revolución bolivariana están dispuestos a pelear en los terrenos más escabrosos para mantener su poder en el Zulia.

 

Ya hemos visto en esta semana el asesinato del teniente coronel jefe del GAES en el Zulia, el asesinato de un conocido dirigente comunitario muy vinculado al ex ministro Rodrigo Cabezas, y finalmente el secuestro de la hija del Secretario de Seguridad de la Alcaldía Bolivariana de Maracaibo, y las amenazas que le obligaron a transmitir a su padre por teléfono.

 

Tres crímenes políticos en una semana, nos indican que el Estado Colombiano y la CIA se mueven internamente para crear temor y desasosiego en las filas revolucionarias, asesinando a mansalva a dirigentes políticos y jefes de instituciones claves (como son el GAES y la policía de Maracaibo). En este contexto de confrontación abierta, tiene graves implicaciones el que buena parte de las fuerzas armadas en el Zulia estén actuando políticamente según el libreto de la derecha más recalcitrante, como ha sido en el conflicto de los Yukpas.

 

Recomendamos al presidente Chávez moverse rápido, antes de que la conspiración en el Zulia golpee nuevamente las filas revolucionarias. Destituir a todo el alto mando militar en el Zulia, o por lo menos a buena parte de él, sería una medida sana para mantener la buena salud de la revolución y de los revolucionarios. Destituir a ministros, viceministros y directores regionales involucrados en la negativa y saboteo de la demarcación de tierras indígenas, es también algo necesario para sanear el estado de tanto derechista infiltrado.

 

Hay una vertiente en el conflicto Yukpa, que es la criminalización de las luchas sociales y de los luchadores sociales. Así como se ha abierto un procedimiento penal contra los periodistas y estudiantes detenidos por solidarizarse con los Yukpa, existen en el país decenas de dirigentes sindicales que también tienen juicios penales por defender los derechos de los trabajadores. Esta realidad hace ver que en la Fiscalía y en los tribunales todavía dominan los escuálidos, los fascistas, aunque estén disfrazados de rojo rojito. Fiscales y Jueces involucrados en la criminalización de las luchas del pueblo venezolano deben ser botados inmediatamente de sus cargos.

 

De la reacción del gobierno central, dependerá el curso que tomen los acontecimientos en el Zulia. La presencia de Rodríguez Chacín no ha resuelto nada hasta ahora, y pareciera más bien que intenta ganar tiempo para que el conflicto pierda intensidad, los yukpa se sigan desgastando en la ocupación de las tierras que reclaman como suyas, y se desarrollen los juicios contra las personas solidarias con ellos, para intentar quebrar de esa forma la solidaridad nacional que se ha levantado a favor de la lucha yukpa por la tierra. Sólo eso se puede concluir de las declaraciones por teléfono que dio en el programa de Vanesa Davis el pasado lunes.

 

O Chávez comienza a enfrentar a la derecha endógena, o esta se va a quedar con el coroto, y la revolución se va a ir por la senda de la derrota, electoral en noviembre, y política por el fracaso de las luchas populares que buscan hacer cumplir los preceptos constitucionales y alcanzar las anheladas conquistas que requiere el pueblo venezolano.

 

Maracaibo, agosto de 2008.



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2884 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas