Una gestión socialista (El SPNS III)

Vengo resumiendo las observaciones de la Dra. Luisana Melo en torno al Sistema Público Nacional de Salud, complejo de servicios concebido, según nos dice ella, a partir de una visión que ubica la salud como producto social, por lo cual es preciso identificar los determinantes de ese producto, coordinar transectorialmente las políticas que pueden generarlo y movilizar el protagonismo ciudadano, esencial para lograr que el sistema se constituya y desarrolle orientado por el imperativo de responder a las necesidades de los individuos y sus colectividades; un protagonismo que exprese el poder de la comunidad, construido desde sí misma y no por concesión graciosa, con capacidad para decidir sobre planes y presupuestos y recibir rendiciones de cuentas en un marco de máxima transparencia de las acciones y ejecuciones del Estado.

El desarrollo del sistema exige la unicidad o igualdad de las respuestas garantes de salud en todo el territorio nacional, sin vacíos de cobertura en ningún aspecto, unicidad asegurada por el ejercicio estatal de rectoría, financiamiento, gestión, regulación y prestación/ejecución de los servicios correspondientes a la política adoptada, de una parte, y, de otra, por la descentralización operativa, no en los términos neoliberales, sino en los de la democracia participativa y protagónica, partiendo de los territorios de atención primaria en salud, que son espacios transectoriales de desarrollo humano, bases de la participación y control sociales y condición de la mayor efectividad posible. Se trata de una entidad única, que comprende incluso, mediante contratación ad hoc, la atención privada hoy pagada por fondos públicos, de modo que cuando una persona entre en alguno de sus servicios, ingrese en un sistema que cuenta con todos los recursos requeridos para responder a sus necesidades, con todo el potencial del sector venezolano de salud.

Éste fue el camino transitado por la Secretaría Metropolitana, que desde el 2004 ha tratado de establecer la gobernabilidad ante el caos de la gestión Peña, enfrentando la corrupción y luchando por transparencia, gratuidad y atención con perspectiva de derecho. Entre 2006 y 2007, junto a la brega directa con la problemática hospitalaria y los reclamos y necesidades del personal de diverso nivel, se elaboró el concepto de gestión colegiada y se conformó el colegiado metropolitanos de hospitales; se creó el proyecto SIAMU; se elaboraron planes maestros para los hospitales, con el apoyo de PDVSA, así como las redes de atención; se implantaron los diplomados en gestión estratégica y se reveló la necesidad de extenderlos a todos los trabajadores. Este proceso se potencia con el decreto Presidencial del 28/01/08, que establece el Sistema Público Metropolitano de Salud como piloto del SPNS, con doce componentes a desarrollar entre 2008 y 2010, la mira estratégica apuntando más allá de las situaciones urgentes, hacia una nueva institucionalidad. Se ha iniciado el desarrollo de ese proyecto, se han conformado al presente veintiocho colegiados metropolitanos, se ha profundizado el concepto de redes, líneas y jerarquías en vía de unificar desde la atención primaria hasta las terapias intensivas, buscando superar progresivamente la idea genérica y abstracta de niveles por hospitales o ambulatorios; se avanza en la integración de los contenidos y la estrategia de la equidad en calidad de vida y salud; se ha instalado un complejo regulador que persigue equilibrar la oferta con la demanda de atención; se ha iniciado el proceso socialmente necesario de regulación pública de los servicios privados pagados por el Estado; se conformó el Centro Metropolitano de educación, investigación y promoción de la equidad en calidad de vida y salud; se ha avanzado en la determinación de las brechas entre lo existente y lo necesario, y se ha implementado el SISMAI, indispensable sistema de información. Hasta aquí el resumen. Es de esperar, en nombre del interés revolucionario, que el nuevo equipo metropolitano cuide los avances tan laboriosamente construidos.

Luisana Melo, cumpliendo un mandato constitucional, hizo un rendimiento público de cuenta de su gestión. La cual es reconocible, y así se la reconoció, como transparente y ejemplar en cuanto a probidad absoluta, dedicación apasionada y creatividad: una gestión socialista.

freddyjmelo@yahoo.es


Esta nota ha sido leída aproximadamente 3693 veces.



Freddy J. Melo


Visite el perfil de Freddy J. Melo para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Freddy J. Melo

Freddy J. Melo

Más artículos de este autor