¡La oposición, me da asco!

La palabra oposición tiene ya un sinónimo que es DERROTA, ser oposición en este país es de suma vergüenza porque es la expresión máxima de estupidez, disociación, entreguismo, antipatrida, agresión y fascismo, etc.  y etc. Porque no se puede describir de otra forma. El discurso de la oposición ha sido FUERA Chávez, eso es todo. Piensan que sacando, aniquilando, secuestrando, aprisionando y eliminando a Chávez se les va a solucionar todo el problema. Con eso solo muestran su adolescencia ideológica, la falta de su verdadero amor por Venezuela, su auténtica intensión del poder por el poder mismo.

Tantas fallas que ha tenido el Gobierno, no de Chávez sino de muchos de sus funcionarios públicos, y no han sabido aprovecharlas. La oposición debería de jugar un papel importante como contralor de los gastos del Estado, hallar con lupa y con pruebas fehacientes a los nuevos corruptos, los chavistas disfrazados, pero no lo hicieron. Nunca se detuvieron a investigar a profundidad los gastos administrativos del General Baduel cuando fue Ministro de la Defensa. Solo se han quedado en un solo norte fallido SACAR A CHÁVEZ, y más bien acrecentaron su popularidad, afianzaron sus fuerzas junto al pueblo, inyectaron mayor nacionalismo ante el ataque que ellos mismos propiciaban con los dólares del Norte.

Esta oposición da vergüenza porque nada aprendieron en estos 10 años, han caído como Pocillo e` Loco, votaron la bola pero no de jonrón, se quedaron con sus odios y frustraciones. Clamaron por la invasión Yanqui, vendieron su alma al diablo, pactaron con el satanismo, conspiraron con la más alta jerarquía católica, se aliaron con sus propias víctimas que ellos persiguieron en la cuarta república, se entregaron a la mentira y manipulación mediática.

Pobre oposición. Lo peor es que solo lograron convencer a gente de nuestras filas vendiéndoles espejitos por oro. No tienen discurso, no hay ideología, vaciedad histórica, menosprecian la sabiduría del pueblo y su madurez política. Se fundamentan en el falso sueño de que algún día Chávez se irá mientras Chávez se multiplica en cada alma, en millones, un Chávez que se ha hecho pueblo. Que se ha metido en nuestras entrañas, que nos ha marcado el camino, que nos ha enseñado a hacer patria.

Esta oposición me da asco. Hace días escuchaba a los candidatos de la desunión de la oposición del Edo. Vargas, me hice un esfuerzo de saber qué ofrecían al Estado en su propuesta política, saben qué: ¡Nada!. Parecían niños llorones peleándose por una chupeta. Igualmente tuve la obligación de escuchar el discurso político y electorero de Leopoldo López. Me dio lastima, era un discurso para la presidencia de una asamblea de vecinos, y un discurso de derrota. A la semana siguiente me toco escuchar el discurso de Ledezma, éste tenía más contenido, pero sobre el pesa la Cuarta República en pasta.
Y así cada uno de los representantes de la oposición dan lastima, por su incultura, falta de conocimiento, crecimiento y solidez ideológica, ausencia de la historia bolivariana. Escuchémosle en sus declaraciones y discursos donde está ausente el nombre de Bolívar, de Miranda, de todos nuestros héroes patrios. Pongamos o afinemos el oído y notaremos con claridad que no hay referencia bolivariana alguna, no hay historia, no hay puntos de vista con respeto al imperialismo, referencia de nuestros aborígenes, nada en contra del millón de muerte en Irak.

No dicen nada de la integración latinoamericana. Solo se llenan la boca con sus fabulas de "democracia" y "libertad" pero a la norteamericana. Ese es su gran realidad,  pero el Pueblo viene madurando políticamente y ha afinado bien su oído. Por eso este 23 de Noviembre debemos dar la gran batalla, independientemente de nuestros errores y fallas, apoyar contundentemente todos los candidatos del PSUV como de los que surjan de la Alianza Patriótica.

Debemos votar con contundencia y así preparar el terreno para la Reforma Constitucional, la reelección indefinida de nuestro presidente, y todo lo que necesitamos para fundamentar nuestro proceso revolucionario.

Lamentablemente tenemos que cargar con este perro muerto todos los años siguientes y esperar por que surja, aún desde dentro del proceso Bolivariano, una oposición más sensata, madura, objetiva y realista. Yo fui oposición en la Cuarta República y que recuerde no cometíamos las estupideces de ésta. Buscábamos pruebas, analizábamos, debatíamos con altura. Escuchábamos a la comunidad. Queríamos llegar al poder, pero por la vía institucional, democrática y con el Pueblo, no con grupúsculos disociados.

Lamentablemente es esta la oposición que tenemos que soportar, vigilar, cuidarnos y echarle el guante cuando rebasen los parámetros democráticos. 

juliocesar1221@gmail.com



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2616 veces.



Julio César Colmenares

Comunicador alternativo.

 juliocesar1221@gmail.com

Visite el perfil de Julio César Colmenares para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Julio César Colmenares

Julio César Colmenares

Más artículos de este autor



US mp N GA Y ab = '0' /actualidad/a61637.htmlCd0NV CAC = Y co = US