Aunque no quisiera escribir de esta vaina

Pese a que sé que lo que sucede en Venezuela es un plan del Imperio, cuya fuerza de choque es la oposición. Me siento violentado a escribir sobre el reafirmadillo, aunque nos deberíamos ocupar de otra cosa más urgente cómo lo es la distracción que existe en el país mientras se están firmando convenios operativos entreguitas de nuestras reservas petroleras con EE.UU .Pero, bueno hablemos del reafirmadillo.

“Yo firmó, tu firmas por la paz de Venezuela”. Ese fue el lema de los golpistas .Ahora, ante la estrepitosa derrota que tuvieron en los pasados días, salen como la más bochornosa resurrección de Popi diciendo “recogimos 80 millones de firmas .Por favor, si en cada mesa no habían mas que cuatro gatos, 2 perros y una pulga.

Pareciera que estos salvajes, no tuviesen vergüenza. Piensan olvidar que los días aciagos y sin paz que hemos tenido en este país se los debemos a esa oposición y a su combo de lideres de restauran. Que la crisis económica y el aumento del riesgo país en los primeres meses del año, son producto de sus escabrosas aventuras porque no les gusta la verruga que tiene Chávez en la frente.

El único culpable de que estos conspiradores de ríos sigan en libertad, tiene nombre: La impunidad. Cómo es posible que quienes desestabilizaron, atacaron y suplantaron un régimen democrático por un gobiernillo de facto estén libres. Cómo puede ser que quienes asesinaron de hambre a este pueblo en diciembre, que desfalcaron este país, que pusieron en riesgo la soberanía de nuestro país tras un paro petrolero que si bien desmovilizaba al país, ponía en situación de desamparado a la Fuerza Armada Nacional, anden hablando libremente.

Honestamente he hecho repetidas veces el ejercicio de salirme de mi mente y ponerme en la de Chávez, y no logro comprenderlo. O el Presidente es una reencarnación de Ghandi o es un testarudo. Imagínense que a Carlos Andrés Pérez lo hubiese rodeado el clima de irrespeto a la constitución, a los derechos constituidos, que ha rodeado a Chávez. Ya aquí no hubiera uno que no estuviese desaparecido, que no hubiese olido los barrotes del retén.

Quienes instigaron al reafirmadillo contra el pueblo no tienen calidad ciudadana para hacerlo. Aquí en Venezuela sin ánimo de estar resucitando a Marx, lo que está planteado es una lucha de clases O triunfa la clase burguesa dominante que ha ido creando todo un sistema a través del cual las minorías dominan a las mayorías. O triunfan los cordones de miseria que por años fueron excluidos por esa clase dominante, cuya segura tarjeta de presentación es Hugo Chávez.

En toda Venezuela se está despertando un movimiento transformador .Vamos por un Tribunal Supremo que necesita ser trasformado, por una Contraloría que necesita ser transformada, lo mismo que el BCV y la Nueva PDVSA. Y eso sólo se puedes hacer con un proceso de cambio cuyo líder es Chávez y cuyo protagonista es este pueblo.

Lo más alarmante es que estos vende patria, parecen no advertir que la única garantía de paz que existe en Venezuela es Chávez. Si la oposición osase navegar la aguas del golpismo, que es la única vía expedita que tienen para salir de Chávez, ante la falta de respaldo a su firmadillo, aquí va venir una guerra civil terrible. El pueblo no se dejará quitar su esperanza porque una sirga de sifrinillos se le ocurre derrocar a Chávez.

Por eso ya basta de impunidad, de medios de comunicación desestabilizadores, de una clase dominante mezquina, de unos asesinos traidores, de una oposición que responde a los intereses de Washington. Por la paz de Venezuela. No al golpismo, a la traición al pueblo. Cárcel a los golpistas. Ni olvido, ni perdón.







Esta nota ha sido leída aproximadamente 4227 veces.



Leocenis García


Visite el perfil de Leocenis García para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter



Leocenis García

Leocenis García

Más artículos de este autor


Notas relacionadas