Perdonar no es olvidar

A propósito del artículo publicado en Aporrea y titulado “Habrá Amnistía, Pero No Olvido”, por Morelis Gonzalo; comparto lo que a mi parecer fue intención del Presidente Chávez, cuando dictó ese Decreto con fuerza de Ley, que no comprende el olvido, sino el sobreseimiento o el perdón; como se propone en el título del artículo. Perdonar no es olvidar. Cuando perdonamos nos desprendemos de sentimientos, como el odio y el rencor, que no favorecen nuestra tranquilidad espiritual. Podemos perdonar para nuestros adentros, sin informar a quien es objeto del perdón y, en tal caso, somos los más favorecidos por nuestra decisión, que nos libera de esos sentimientos. Siempre seremos favorecidos por una decisión de la naturaleza del perdón.

Al Presidente Chávez, como máxima autoridad ejecutiva de los venezolanos, correspondía decidir ese perdón o amnistía. Esa decisión favorece a los procesados, pero también a toda la sociedad venezolana, pues le trae paz. Sin embargo, ni Chávez, ni los venezolanos olvidaremos los hechos que dieron lugar al enjuiciamiento de esos compatriotas, cuyos actos fueron en parte consecuencia, del desquiciamiento del que han sido objeto un sector de venezolanos, por la campaña de engaños y mentiras del imperio, que ejecutan lacayos suyos bien pagados, para lograr que, venezolanos como los indultado, rechacen sin razones validas, ni argumentos lógicos, a una Revolución, cuya obra es la de construir felicidad para todos y defender la auténtica soberanía actual.

Esa soberanía y autodeterminación sobre nuestro destino y riquezas naturales como el petróleo es la razón de toda esta guerra sicológica, ejecutada por agentes del imperialismo; por traidores, fundamentalmente dueños de medios y comunicadores, amparados por organizaciones internacionales que sirven, no a la Justicia y a la Paz, sino a los planes y guerras imperiales para despojar a naciones como la nuestra de sus riquezas naturales. En el caso venezolano protegen la manipulación y el engaño que los medios difunden. Son entonces, los responsables de esa guerra sicológica, mucho más culpables de los actos que se les imputa a los compatriotas beneficiados por la Amnistía; sin embargo, la justicia aún no llega a aquellos.

Es necesario reflexionar, antes de criticar la amnistía, acerca de los propósitos de esos medios de comunicación y del imperio. Ellos hubiesen preferido a los procesados en prisión, para manipular mediáticamente el proceso, justificar planes de violencia y desestabilización contra Venezuela; para acusar a Chávez, ante la comunidad internacional, de tener presos políticos y desacreditar su labor de paz en la liberación de los rehenes de la FARC. Observen la participación en estos planes de la jerarquía católica y aprecien, en el retorcido arrebato de los perdedores, la magnitud de los efectos que esperaban de sus planes, para desacreditar a Chávez y a la Revolución Bolivariana. Dios, Patria, Socialismo o Muerte… ¡VENCEREMOS!

eveliseyrafael@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2481 veces.



Rafael Flores

Capitán de altura y productor agrícola

 eveliseyrafael@hotmail.com

Visite el perfil de Rafael Flores para ver el listado de todos sus artículos en Aporrea.


Noticias Recientes: