Un factor moral necesario

La fuerza material esta en la masa

y la moral en el movimiento” Simón Rodríguez

“Los hilos de la mediocridad han envuelto a la revolución.

Los pequeños burgueses hacen mas daño que wrangel” V. Maiakovski.

Mucho se ha escrito de lo acontecido el pasado 2 de Diciembre, mas sin embargo nadie parece haber llegado mas allá del asunto, nadie le pone el cascabel al gato. Llego a estas conclusiones no por simple capricho sino que son producto de un análisis objetivo de la realidad, pero este no es un análisis científico y si lo es, será por el uso de la sabiduría popular de la enseñanza sabia de los pueblos en lucha por su liberación, con largos años de triunfos y derrotas. Confieso que no quería escribir estas líneas (no soy lo que suele decirse un literato) por ello mi tardanza en hacerla publica, sin embargo luego de lo que he leído y escuchado me decidí por aportar una voz a ese concierto de voces tan alejadas de la realidad. Necesariamente debo aclarar ciertos puntos de entrada:

· La reforma constitucional es el producto de las contradicciones internas vale decir de la lucha de clases que atraviesa Venezuela, llegada a un punto culminante. Sin embargo su verdadera aplicación obedece más a factores de tipo organizativos y prácticos que otra cosa.

· La reforma constitucional si bien no supondría un cambio en el modo de producción capitalista, incluía elementos indispensables para el avance en la lucha de clases, la profundización de estas contradicciones, y un marco jurídico (transitorio), donde se desenvolverán las fuerzas antagónicas en las actuales circunstancias muy particulares de Venezuela y por supuesto el posterior desenlace del proceso a favor de las fuerzas revolucionarias, es decir que en su contenido “ es una reforma revolucionaria”.

· La reforma constitucional es tan profunda, que parte las aguas de la política en Venezuela, a lo que le sobrevendría un deslinde necesario.

Con esto quiero dejar clara evidencia de mi marcada posición en contra de las declaraciones dadas por Roland Dennis (Ex vice ministro), y Orlando Chirinos (sindicalista), el primero señala una connotación pequeño burguesa y con fuertes elementos de resentimiento y/o celos burocráticos, el segundo con una poderosa posición Ultraizquierdista y sectaria, ambos desconocen la dialéctica, y su influencia en los acontecimientos sociales, vale decir desconocen la actual circunstancia de Venezuela en el marco de la lucha de clases, al final el único y verdadero vencedor con estas posiciones es el imperialismo y sus lacayos. Para OC el tema de la autonomía sindical es el detonante de su transfuguismo político, amigo Orlando en verdad la autonomía es otra falacia del capitalismo, en este sentido conviene leer un poco a Carlos Marx en su celebre: Critica a la Economía Política y Particularmente los Manuscritos Económicos-Filosóficos, en tales trabajos establece su teoría de la enajenación en la cual cuestiona la propiedad privada y sobre todo la economía política, el genio de Marx establece aquí que en el sistema capitalista las instituciones creadas por este adquieren forma propia, se independizan y terminan volviéndose contra el propio hombre (su creador), esto no solo sucede a niveles de los aparatos del estado y de la sociedad civil, sino también con el hombre mismo el cual termina alienado perdiendo totalmente conciencia de sus actos y por lo tanto de su esencia humana. En los periodos revolucionarios de transición al socialismo se hace necesaria la cada vez más creciente centralización de los aparatos del estado y de la sociedad civil, una vez que estos sean tomados por los trabajadores revolucionarios en el poder y es aquí donde han fallado los sindicatos al no querer asumir el proceso revolucionario ya que buena parte de su dirigencia esta alienada y por tanto alejada de la realidad de los trabajadores.

En otro orden de ideas, encontramos las declaraciones del Partido Comunista (PCV), las cuales se fundamentan en el hecho de que lo decisivo en la derrota del 2 D, fue lo ideológico ya que no existe una consistencia ideológica en las bases “revolucionarias” y la campaña de miedo y mentira reaccionaria influyeron decisivamente en el pueblo Bolivariano, por otro lado se dice que debemos estar satisfecho ya que poco mas de 4 millones de personas botaron por el proyecto de reforma, (que ironía), este discurso dogmatico, es el típico discurso institucional al cual se une Vladimir Acosta, la Fundación Daniel de León (auspiciada por el ministerio del Trabajo) y Otros mas, que no pueden ver mas abajo de lo que pueden ver, se trata de un discurso que sitúa a lo ideológico no el plano de la superestructura sino como un factor único determinante.

Lamento decirles a los camaradas que no hubo ningún miedo entre quienes apoyan el proceso de transformaciones revolucionarias; o acaso no fueron las masas las que enfrentaron las distintas campañas electorales (constituyente, elecciones presidenciales, etc) y todas bajo el mismo fuego atizador de la reacción, también fueron las masas las que se rastrearon con la revolución durante el golpe de estado y salieron a rescatar su constitución, las que enfrentaron el lock-out petrolero y rescataron la actividad económica de la nación y también fueron estas masas las que durante la arremetida fascista en la escuela de Trabajo Social de la UCV contra estudiantes bolivarianos, salieron a rescatar a estos en una operación cuasi comando, ante la mirada atónita de los medios de comunicación reaccionarios y la perplejidad de los órganos de seguridad del estado. Dicho esto quiero aclarar que jamás en la historia venezolana había surgido un crecimiento cualitativo y cuantitativo tan amplio de la conciencia política y del sentido de pertenencia histórico del pueblo Bolivariano, estas posiciones demuestran que es el pueblo el que ha estado por encima de sus líderes en todos los momentos de la revolución. Hay solo un rasgo común en todas estas posiciones y es que ninguna acepta de manera humilde la crítica y autocrítica verdadera.

Acerca de la Propiedad Privada.

Conviene comenzar con la celebre frase del manifiesto comunista: “ustedes los burgueses nos queréis acusar de querer abolir la propiedad privada, pero es que la propiedad privada esta abolida para las nueve decimas partes de la población y solo puede existir para el resto a condición de que no exista para los demás” esta máxima la conoce muy bien las mayorías desposeídas, saben por experiencia propia y por sabiduría popular que las relaciones de propiedad constituyen la expresión jurídica a través del cual se manifiestan el total de las relaciones de producción de la que la propiedad es su presupuesto, el modelo idílico de propiedad capitalista fue denunciado por muchos (socialistas utópicos, comunistas pre-marxistas, etc.) pero es el viejo Marx y su amigo Engels quienes lo ponen al desnudo al establecer que en las relaciones capitalistas el hombre como propietario de sus energías vitales se ve obligado a enajenarlas al capitalista a través de un precio que constituye su salario y que produce plusvalía la cual aumenta la propiedad privada del capitalista y pauperiza al obrero, por ello la propiedad privada capitalista es la negación de la propia propiedad privada, y que las relaciones de producción capitalista agotan por si misma la propiedad privada capitalista basada en la explotación del hombre por el hombre.

Lo que primeramente aparece como un proceso de apropiación de la naturaleza por el trabajo del hombre, identifica con la propiedad de los medios de producción y lo que aparece como una relación real se transforma por la fuerza inherente que conlleva en una relación jurídica, pero la realidad no es esa.

La propiedad como categoría económica jurídica y su forma de manifestarse a través de la relación de propiedad ha existido ha través de todas las épocas históricas, Marx y Engels establecen en el manifiesto Comunista: “el rasgo distintivo del comunismo no es la abolición de la propiedad en general sino la abolición de la propiedad privada burguesa. Ya que el sistema burgués constituye la negación de los demás tipos de propiedad privada de épocas anteriores así como la negación de las demás clases sociales incluyendo la del proletariado en el nuevo retablo de la historia”.

En la etapa del socialismo la propiedad surgida de la destrucción de la propiedad sobre los medio de producción toma el carácter de propiedad social y colectiva aunque aun necesite de las reglas del antiguo derecho burgués para su regulación solo este tiene que ver con la distribución de los recursos y productos dentro de la sociedad y e ira extinguiendo como derecho burgués en la medida que vallamos transformando el estado. La reforma constitucional no destruye la propiedad privada capitalista pero crea un conjunto de normas y derechos que serán el marco de la lucha de clases y la definitiva transformación del estado por la gradual extinción de los principales medios de producción al pasar a manos de los trabajadores, esto no se explico con absoluta claridad, peor aun, algunos diputados en un reflejo pequeño burgués, sugerían al pueblo que la reforma era un maquillaje que no involucraba cambios en el aparato estatal burgués, léase discursos de Carlos Escarra, Chiche Manaure, entre otros.

Moral Necesaria y Liberadora.

Ante la campaña mediática de falsedades reaccionarias debemos oponernos con la verdad, como dice el viejo eslogan gramsciano: “En política de masas, la verdad es revolucionaria”. Para las clases dominantes es absolutamente necesario que se concentren en unas pocas manos la tierras, fabricas, medios de transporte, medios de producción de alimentos, medios de construcción de viviendas y todo cuanto pueda ser objeto de apropiación privada y es moral también que para la adquisición y mantenimiento de esos medios de producción, sea sobre la base del despojo y la explotación del hombre por el hombre. La burguesía (que acusa a los marxistas de querer abolir la familia, la propiedad privada, la religión, y establecer la comuna), es moral, el matrimonio sin amor, realizado por simple conveniencia económica o social, la hipocresía de la moral burguesa permite proclamar solemnemente la igualdad de derechos de la mujer y exaltar sus grandes virtudes mientras en la practica permanece como esclava domestica o como objeto de explotación sexual; no es extraño entonces que en esta lucha despiadada se imponga una moral individualista y egoísta, para el capital es por ende natural el principió del que el hombre es el lobo del hombre, y se convierte en ley el mandato “si no quieres ser clavo, debes ser martillo”.

En oposición al individualismo burgués, la moral socialista proclama la importancia decisiva de los intereses sociales y tiende a conjugar con ellos los intereses del individuo, cultiva en el hombre los sentimientos de confraternidad, compañerismo y solidaridad y aspira a crear una sociedad justa en que el hombre sea de verdad hermano del hombre, la moral socialista proscribe la mal llamada “libre competencia capitalista” propiciando la emulación fraternal entre los trabajadores para el logro de objetos comunes, entregando así total disposición los combatientes trabajadores a la noble causa que defienden con valor y heroísmo sin limites de modestia, de sencillez, de autocrítica, de vida austera, de renuncia a cualquier aspiración personal que los aparte de la lucha, estos son rasgos que señalan la superioridad absoluta de la moral socialista por sobre la moral capitalista, sin embargo estas cualidades brillan por su ausencia en buena parte de la dirigencia “chavista”, estos denotan oportunismo burgués, por consiguiente una vez en el poder se sirven de este para satisfacer sus enormes apetencias personales, algunos de los cuales reflejan un carácter fidedignamente reaccionario.

Que Paso el 2 D (Un análisis desde Abajo)…?

A consecuencia de una marcada campaña de doble discurso en la cual por un lado se decía que la reforma transformaría la estructura social y vendría a darle la verdadera democracia participativa que adolece la constitución del 99 con elementos como el poder popular (consejos comunales, estudiantiles, de trabajadores, campesinos), la nueva geometría del estado, por otro lado estaba la posición “reformistas” que establecía sobre la reforma un cambio de forma mas no de contenido, en ambas posiciones mas en la segunda que en la primera hubo muchos desaciertos, de la primera posición debo decir: que la reforma por mas elementos de avance que contenga no se puede presentar como una panacea fantástica o una especie de barita mágica para los problemas reales del pueblo venezolano, su verdadera validación esta en la acción revolucionaria vale decir en la praxis que se le de a esta, esto solo puede ser posible con una organización de cuadros avanzados en la sociedad venezolana, de lo cual adolece en gran medida el proceso bolivariano (incluido el PSUV, como necesidad histórica), este también es uno de los factores que influyeron en la derrota del 2 D, pero no fue el decisivo ya que hemos tenido esta dificultad en cada una de las luchas del pueblo Bolivariano en defensa de su revolución y en todas las masas han salido airosas y vencedoras. Los concejos comunales que son a saber una de las estructuras sociales con la que cuenta la revolución, no sirvieron de nada y esto se debe a una política economicista-dogmatica, llevada a cabo desde el ministerio de Protección Social en la cual poco se considera la acumulación de conciencia política y por ende la visión de proyecto de vida comunitario es nula.

Al final todo esto aunado a una falta de movilización y ausencia de campaña en los niveles locales y hasta regionales, produjo una creciente desmoralización en las bases del proceso, que ven como sus esperanzas son truncadas por oportunistas, burgueses, dogmaticos, burócratas, sectaritas y hasta reaccionarios que se escudan en el manto “Chavista” para satisfacer sus enormes apetencias personales en detrimento del pueblo. No se puede construir el socialismo con la burguesía seria como tratar de serruchar el árbol de capitalismo montado sobre este, los pequeños burgueses inventaron mil excusas para no serrucharlo, lo que debía hacer el comandante Chávez es entregarle ese serrucho a quienes no están montado en el árbol, a los sin nada, (obreros y campesinos, militantes revolucionarios de base) estos sin vacilación hubieran cortado el árbol, en temimos de tiempo histórico y de transformación dialéctica, al ver la notable ausencia de líderes medios después de tantas promesas incumplidas; buena parte del pueblo Bolivariano quedo desmotivado y desmoralizado, no confiaron en que la reforma transformaría sus niveles de vida, por muchas palabras bonitas que tenga, lo decisivo es la practica eso lo sabe muy bien el pueblo Bolivariano por experiencia, pero cuando la esperanza del pueblo es usufructuada a diario por un estado que lejos de querer transformase, retrograda cada día, sucede lo peor: la desmoralización. Lo que paso el 2 D, es lamentable y demuestra lo radicalizado que esta el pueblo Bolivariano que es mayoría y quiere cambios profundos en el orden económico, social, cultural y lo más importante en lo Moral para esto último es necesario como condición sinecuanum la depuración radical de los aparatos del estado y proveerlo de cuadros preparados adiestrados y revolucionarios con probada solvencia moral.

Que Hacer?

Luego de la derrota sectores de la oposición han declarado su intención de ir a un dialogo “abierto” con la Revolución, debemos ser firmes y oponernos a un pacto, ya hemos rompido el pacto de punto fijo. Retroceder significaría la derrota inminente del proceso Bolivariano, también debemos oponernos con energías a las declaraciones reaccionarias emitidas por Baduel y la posición de genuflexión que mantiene PODEMOS. Lo primordial antes que nada es depurar a los órganos del estado, a sus instituciones es decir a los pseudolideres y quienes ocupan cargos relevantes de poder y decisión con influencia negativa en la revolución, no podemos seguir marchando con un aparato oxidado que lejos de permitir las mejoras de las condiciones de vida de las mayorías desposeídas con políticas como las de vivienda, alimentación, empleo digno, etc., este se hace ineficiente y en algunos casos retrocede convirtiéndose en enemigo del pueblo bolivariano, es necesaria una revolución dentro de la revolución con la participación de verdaderos lideres probados en el fervor de la lucha de clases. Fidel Castro y el mismo Che; nos recuerda en una cita histórica cuando se debatían en Cuba dos posiciones encontradas en el Partido Comunista, por un lado los dogmáticos-estalinistas que defendían la tesis del economicismo etapista, consagrado como oficial en la antigua URSS, en el cual el factor productivo es lo básico, primario y único determinante de la historia, a esto se opuso Fidel y el Che, para lo cual oponen que una revolución no es solo economía, sino también cultura, ética, moral, la nueva subjetividad y los valores, Al respecto Fidel dijo lo siguiente: “estos científicos son metafísicos suman y restan pero olvidan de los factores morales, con lo cuales los pueblos han realizado las grandes tareas de la historia de la humanidad”. Este factor moral es el que precisamente se hace cada vez más necesario en Venezuela, para dar el gran salto cualitativo que barra definitivamente con el imperialismo y sus lacayos oligárquicos nacionales.

Es necesario para ello; expulsar a los burócratas del PSUV y convertirlo así en un verdadero partido revolucionario de masas, castigar ejemplarmente a la corrupción, dotar de verdaderos cuadros revolucionarios al proceso (con solvencia moral incuestionable), para seguir avanzando a nuestro único fin la abolición de la explotación del hombre por el hombre.

El comandante Chávez tiene la ultima carta con la ley habilitante y la moral que mantiene a este como un solido líder nacional e internacional, debe remover con ayuda del pueblo hasta donde se pueda, las estructuras del aparato estatal ya que está más que demostrado su ineficiencia, existe en el pueblo Bolivariano un elevado recurso humano aprovéchelo sepa localizarlo y únalos a su proyecto liberador, ya que cada día el pueblo se siente más excluido, por los mismo burócratas que torpedearon el referéndum aprobatorio. Con ese contingente revolucionario podemos lograr en la práctica no solo la aprobación de la reforma constitucional, sino también su aplicación y la posterior caracterización del proceso revolucionario como socialista, este será un faro que iluminara moralmente a todos los demás países no solo de Latinoamérica y el Caribe sino del mundo entero.

Patria, Socialismo o Muerte

Venceremos!



Esta nota ha sido leída aproximadamente 3288 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas