Ante la derrota del SI, qué debemos hacer

Se han escrito muchos análisis sobre las causas y consecuencias de la derrota, y se han sugerido algunas conductas a seguir para recuperarnos, para seguir el camino de la revolución y no continuar cometiendo errores. El problema es que los errores están tan metidos dentro de las nuevas políticas, que son una red bien estructurada y conformada por los nuevos chavistas y por los amigos de los chavistas que son de la oposición. Ante esta situación, que podemos hacer los servidores públicos comprometidos, los consejos comunales, los batallones, y las organizaciones sociales. Creo que estos son los actores más importantes que deben rescatar el verdadero camino, y pueden cambiar radicalmente esta situación de incertidumbre. Veamos algunas ideas para orientar el camino de cada uno de estos actores.

* Los servidores públicos versus los funcionarios públicos. En esta instancia hay niveles, están los que toman decisiones, como los ministros, viceministros y directores, presidentes de institutos y otros. Esta cadena generalmente está compuesta por funcionarios que llegan a estos cargos porque han demostrado compromiso, competencias, son conocidos por el presidente o por algún político importante, también porque son amigos de los amigos de los ministros o viceministros. Hay algunos muy competentes, pero el burocratismo de los equipos de trabajo los anula, bien intencionalmente, o porque no conocen las políticas, o porque son unos incompetentes.

* En un segundo nivel están los funcionarios que trabajan por trabajar, generalmente se mantienen con perfil bajo para no ser notados por incompetentes o porque no creen en los cambios y menos en las transformaciones necesarias, y sabotean el trabajo de los que están comprometidos, a esto se suma la falta de gerencia participativa, como estrategia para identificar y corregir esta situación.

* En un tercer nivel están los servidores públicos que son menos en cantidad. Generalmente están solos en su tarea reivindicativa y de lucha, y se les considera un problema, porque se mantienen alerta, vigilantes, levantan informes, denuncian, hacen propuestas, pero nadie los escucha. Se acercan al pueblo y les orienta para que asuman poder, pero no tienen respaldo de la instancia decisora y menos de la instancia operativa o ejecutora. Son estos los que pueden revertir la situación, pero como?. Se me ocurre que organizando la participación de los trabajadores que si están comprometidos y de las comunidades a las que sirven. Hay que formular las estrategias, pero necesitan del apoyo de los niveles de decisión.

* Los consejos comunales, muchos funcionan bien, otros existen en el papel, otros existen en el burocratismo institucional, porque reciben por un banco comunal sin el respaldo conformado de un consejo comunal, financiamiento de proyectos. Esta situación hay que corregirla. Pero en general estos grupos necesitan de asesoría técnica y formación ideológica, para actuar con decisiones acertadas. Recuerden que los consejos comunales han sido impulsados desde arriba, pero las bases han respondido por la necesidad política propia del ser humano político, de participar, y en este sentido por derecho fundamental como lo plantea la Constitución Bolivariana en su artículo 62. Ahora bien como los cc desarrollan sus funciones básicas como la contraloría social, sin que la Contraloría General de la República, sepa como establecer procedimientos ante la actuación de estos. Aquí la corresponsabilidad es fundamental, por mucho compromiso de los consejos comunales, también hay un desgaste si no se responde desde el punto de vista institucional.

Será entonces que los consejos comunales asuman el poder popular bajo la línea del poder político, que desde las bases se implementen los mecanismos de poder, lo cual implica un alto sentido de responsabilidad política, y el pueblo ha venido adquiriendo una conciencia crítica con que responder a este desafío si se lo propone.

* Los batallones, son actores que serán un verdadero mecanismo de participación si ocurren dos cosas. La primera tiene que ver con la estructura organizativa del PSUV, y los mecanismos para ejercer la democracia protagónica, en dos aspectos fundamentales como son impulsar la participación comunal en los consejos comunales o en otras formas organizativas del poder popular, y la segunda ejerciendo la contraloría socio-política del gobierno. Esta última hay que desarrollarla con propuestas que garanticen su funcionamiento eficaz, de lo contrario sería un denunciante crónico sin voz, y sin voto.

* Las organizaciones sociales, que son muchas y que en este gobierno se han manifestado de diferentes formas, a partir de los círculos bolivarianos, las ubes, los comités de salud, de agua, de energia, y muchos otros. Es decir que por falta de organización no es, es por falta de articulación de todos estos para unirnos en la lucha organizada. Así los servidores públicos, los consejos comunales, los batallones y las organizaciones sociales, somos un ejército suficiente para retomar el camino de la revolución.

Finalmente creo que muchos aprendimos de la propuesta de la reforma constitucional, muchos nos organizamos para estudiarla, y difundirla, en esto último es donde se centró el problema, no se dieron los mecanismos de organización para difundirla, pero aprendimos profundizando el estudio del poder popular como el verdadero poder capaz de transformar al país, en una patria revolucionaria.


(*)Aspirante a militante del PSUV, batallón 110 de La Trinidad. Municipio Baruta

Lic. En Trabajo Social (UCV) y Especialista en Desarrollo Humano (USB)

emmahermoso@hotmail.com


Esta nota ha sido leída aproximadamente 2798 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas