2D, “El Látigo de la Contrarrevolución”

Marx, Lenin, Rosa Luxemburgo, Trotsky, Simón Bolívar y Fidel; entre otros grandes revolucionarios; entendieron muy bien, que algunas veces, el accionar doloroso e implacable del látigo de la contrarrevolución sólo sirve para despertar a la clase obrera y a los pueblos oprimidos, con lo cual se eleva el nivel de conciencia y se templa el acero para acometer tareas cada vez más audaces y cónsonas con las etapas revolucionarias que se abren en esos específicos momentos, lo cual quiere decir que un “momentum” revolucionario, no dura para siempre, antes por el contrario, son extremadamente raros y efímeros; he allí la importancia de contar con una Dirección política realmente revolucionaria que sea capaz de entender esos delicados lapsos históricos y colocarse a un paso, solo a un paso, del nivel de conciencia de las masas, para poder tener la sabiduría necesaria y el valor imprescindible para ser reconocida y respetada y así ganarse el sagrado honor de dirigirlas a lograr su imperativo histórico, que no es otro que el triunfo de la revolución socialista. Por eso estos inmortales guerreros fueron visionarios y tuvieron éxito en la tarea cultural más importante y elevada del género humano: ¡hacer revoluciones!

El 2D, después de nueve años del momentum revolucionario, en el que mucho impresionable y arrogante dirigente, se creyó invencible; la Revolución Bolivariana sintió el latigazo de la Burguesía nacional y mundial, el “Proceso” fue severamente sacudido, fuimos a una batalla con siete millones de soldados, “reclutados” apenas un año antes, el 3 de Diciembre de 2006, y ¡perdimos nada más y nada menos que 3 millones!. Fue una derrota terrible y así hay que reconocerlo, porque es la única manera de avanzar en ese nivel de conciencia que el pueblo nos ha reclamado.

La dirigencia está obligada a colocarse “un paso delante de las masas” a riesgo de que estas les pasen por encima o de que el fascismo nos gane en esta fundamental batalla por las mentes y los corazones en que deberían empeñarse, porque de lo contrario, la próxima vez, en lugar de 3 millones, pueden ser cuatro millones. Y entonces no hay mañana.

De ninguna manera fue una victoria pírrica, porque a esos 200 mil votos de diferencia hay que sumarles los tres millones que no fueron a votar, ese es el verdadero significado de esa votación, ya que adquieren valor sólo por que faltaron esos tres millones de lo contrario hubiese sido una votación matemáticamente despreciable.

Hay que escuchar Y OBEDECER al pueblo, NO SE PUEDN OCULTAR LOS ERRORES, NO SE PUEDE SEGUIR CON ESE FATUO “ESTILO” DE GOBERNAR, NO SE PUEDEN SEGUIR COMETIENDO ERRORES.

El pueblo quita y pone gobiernos, sólo el pueblo hace revoluciones (o contrarrevoluciones), la Dirigencia tiene que cambiar su visión y misión de la revolución, ya basta de que las aspiraciones populares sigan estando eternamente postergadas, ya basta de ocultar información. El enemigo no duerme y es implacable no les sigamos poniendo las cosas en bandeja de plata. Hay que despertar, reaccionar y avanzar, estamos a la defensiva, debemos tomar la ofensiva revolucionaria. ¡No hay otro camino!

¡Seguir Perseverando que el Socialismo se Conquista Peleando!


Esta nota ha sido leída aproximadamente 1722 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas