Informe

2D: Los actores y su explicación de la realidad

La política es lo menos objetivo que existe. Es movida por la creencia, la esperanza, la pasión o los intereses. Sincréticamente podríamos decir: o un poco de cada cosa. La objetividad queda entonces referida al razonamiento de los hechos a la luz de las categorías de análisis y aplicación, siendo esto también un hecho subjetivo.

 

No existe una explicación única de la realidad. Cada actor la explica según su posición e intereses en el juego. Esto, al decir del Dr. Carlos Matus, suprime la visión de un diagnóstico único, aséptico y objetivo. Toda explicación tiene un actor que explica, un qué explica, un cuándo explica, un dónde explica y un en qué circunstancias explica.

 

Por tanto, esta reflexión -como aporte al debate- fue construida a partir de la visión de diversos actores bolivarianos que entregaron hasta la última gota de sudor por obtener otra victoria popular en el camino hacia el socialismo.

 

Los actores y su explicación de la realidad

 

Los resultados del 2D son el producto de un juego con 3 actores esenciales:

 

  1. Los del , los Aliados.

  1. Los del NO, los Oponentes.

  1. Los Silentes, los Oscilantes.

     

a. Quienes apoyamos el SI, los Aliados (Un cuarto de la torta)

 

Constituimos la base dirigente y la masa crítica del chavismo. Tenemos un líder y un proyecto. Sólo necesitábamos de la convocatoria del líder para movilizarnos. Tenemos convicción de la importancia de cristalizar el proceso bolivariano. A pesar de todas las diferencias, debilidades y carencias estuvimos ahí.

 

b. Quienes apoyaron el NO, los Oponentes (Un cuarto de la torta)

 

Hasta hoy ha prevalecido en la mente de los revolucionarios, progresistas y humanistas del mundo que la criminal actuación –tras bambalinas- del imperio norteamericano y sus acólitos condujeron a la destrucción del proceso chileno, liderizado entonces por Salvador Allende y la Unidad Popular, como única explicación de consenso. Recriminamos al oponente, al enemigo haber hecho lo que tenía que hacer: destruirnos. Esta única explicación simplona sólo ha podido ser desmontada a los largo de 30 años por esporádicas, aunque muy serias reflexiones, investigaciones, testimonios e investigaciones que ahondan en los errores del gobierno del Presidente Allende en el ejercicio del gobierno y de los partidos de la Unidad Popular y su interpretación de la realidad de aquel momento, expresada ambas -gobierno y partidos- en desacertadas políticas, tanto de gestión como de organización del pueblo, cuya consecuencias fueron aperturar o no cerrar oportunamente las brechas por donde se coló la reacción para fracturar el más bello sueño democrático burgués latinoamericano hasta la llegada de Hugo Chávez al gobierno en Venezuela.

Por tanto, achacar al Imperialismo Yanki y sus acólitos (Globovisión, partidos, Conferencia Episcopal, Fedecámaras, Baduel) la causa central de nuestra derrota el 2D constituiría un craso error metodológico para el análisis. Si equivocamos la visualización de las causas del problema, irremisiblemente vamos a equivocarnos en las operaciones para resolverlo.

De forma tal que propongo partir del siguiente hecho: los del NO hicieron lo que tuvieron que hacer para ganar. No sé sí pírricamente, porque siempre han estado claros en que su objetivo estratégico es salir de Chávez, por las buenas o por las malas. En esto caso, según confesiones de un Alcalde cercano al Presidente, la oposición valoró la posibilidad cierta de ganar el referéndum en función a los sondeos de opinión. Esa victoria táctica (no pírrica) les permitía un primer importante logro según señala Alan Woods en su artículo publicado en www.rebelión.org: “El primer paso de la burguesía era garantizar que no puede presentarse a las próximas elecciones.” (Sic).

Los del NO se organizaron electoralmente. Desde mi propia experiencia como votante puedo denotar mi sorpresa al ver en la cola de mi Centro Electoral a dos señoras mayores, evidentemente del NO, comunicarse -con lista electoral en mano- con una sala situacional, por medio de celulares y de radio. Ese nivel de organización que nos caracterizó hasta diciembre 2006 no estuvo presente en esta contienda por parte nuestra, porque lógicamente estábamos confiados. Los del No tuvieron la logística de apoyo necesaria; tenían tanta comida y bebida que la compartieron con los del SÍ, acuñando lógicamente el: !Fíjate, tú matándote y ni siquiera te dan de comer!.

En el numérico absoluto concuerdo es que los del Sí tuvieron un avance pequeño.  163 mil votos se explican con la escisión de Podemos, la posición de Baduel, nuevos votantes del NO y cierta cantidad de estudiantes motivados. Pero en cuanto al numérico relativo, que analizaremos con los Oscilantes, creo que la incidencia fue brutal, gracias a nuestros propios errores.

La presencia de Baduel en el espacio político del NO es otra ganancia importante para la derecha, por cuanto finalmente tiene un rostro visible y “respetable”.

 

c. Los Silentes, Oscilantes.  (La mitad de la torta)

 

La explicación más compleja la constituye la desmovilización de 3 millones de compatriotas. No cabe duda que la acción mediática y de calle de los del NO tuvo su peso e influencia creando duda y el miedo, pero no lo suficiente como para que dijeran NO, por tanto la respuesta está esencialmente en el campo de las deficiencias de los del SÍ, hasta ahora siempre victoriosos.

 

Nuestras deficiencias:

 

Ø  El poco tiempo que tuvimos los Bolivarianos para estudiar y socializar los contenidos de la propuesta de la Reforma.

Ø  El no tiempo dedicado al estudio y socialización de la Reforma

Ø  La injerencia de la Asamblea Nacional y su complemento de articulados creando una alta confusión; aún cuando en su descargo, según el Prof. Roberto López (LUZ), la redacción de la propuesta inicial del Presidente Chávez adolecía de evidentes fallas de redacción.

Ø  Construcción del 1 x 9 en base a la data del PSUV y no a la del CNE

Ø  La falta de apoyo en propaganda y logística suficiente y oportuna

Ø  La desmovilización del poder constituido

Ø  La inadecuada construcción del PSUV:

v  La permanente espera por la una linea central

v  Los ejes temáticos de discusión contenidos en los videos desconectados de la realidad política planteada por la Reforma.

v  La apertura indiscriminada a la inscripción de militantes:

ü  Nos produjo una falsa información de fuerza creándonos el ilusionismo de que somos 5 millones, siendo que la asistencia promedio a las Asambleas del batallón estuvo permanentemente en el orden del 12 %.

ü  Penetración de la derecha extrema y reformista

v  La territorialización del batallón como único criterio de organización:

ü  El desmontaje de las organizaciones del pueblo: Frentes campesinos, intelectuales, técnicos, profesionales, salud, educación, indígenas; sindicatos y formas de organización obrera.

ü  La especificidad de la ausencia de una política estudiantil tanto a nivel formal como de las Misiones Educativas.

v  El tareismo y los saltos entre la construcción de partido y la discusión de la reforma, la elección de los voceros, la reforma, la elección de los delegados, la reforma, los viajes a las capitales de los estados, los viajes a la capital de la República, las marchas improvisadas y muchas veces mal organizadas.

v  El bajo nivel de ejercicio democrático en la elección de voceros y delegados y la injerencia del poder constituido: gobernadores, alcaldes, diputados y concejales. Sin información ni formación no hay democracia y libertad para elegir.

 

Ø     La falta de respuesta propagandística y argumentativa –sencilla y clara- por nuestra parte ante los miedos promovimos por la derecha: La propiedad, el reinado de Chávez, el te van a quitar los hijos, la supresión de las navidades, te van a quitar la casa, el cierre de las iglesias, te van a quitar el carro, la liquidación de las alcaldías y gobernaciones; la disminución del salario por las 6 horas de trabajo; las colas como en Cuba para obtener alimentos.

 

Ø     Y, con un peso descomunal, el hecho de que las políticas del Presidente Chávez no llegan al pueblo con la suficiencia, calidad, y celeridad necesarias: créditos, financiamiento, becas, vivienda y alimentos (leche, azúcar, aceite). El problema no se reduce solamente a quiénes son los Ministros, los Presidentes de Corporación e Institutos Autónomos, personajes que ¡Ojo!, a diferencia de Alcaldes y Gobernadores no son electos por el pueblo. El problema central es que no existen mecanismos para entenderse con ellos; no existen mecanismos de seguimiento y control institucional y desesperantemente: no se permite la participación popular a través de la articulación concreta entre los Consejos Comunales y las Instituciones. Eso no está en la mente de estos funcionarios designados. Sólo está en la mente de Chávez y del pueblo. La no construcción de este puente (Políticas de Chávez-pueblo) es la clave para comprender la existencia de tantos Silentes.

 

Sería un error garrafal quedarnos en pensar que no se movilizaron porque no les dimos. Así piensa el asistencialismo, la demagogia tonta y simplona.

 

¿Qué pasaría si descubriéramos que la desmovilización se produjo por la pérdida de confianza en nosotros? ¿Qué pasaría si descubriéramos que la desmovilización se produjo porque no nos creyeron capaces de cumplir nuestro proyecto, arrastrándolos a la nada?

 

 Alan Woods dice, en el antes citado artículo: “La razón por la que un sector de las masas se están desilusionando no es porque la revolución haya ido demasiado lejos y rápido, sino porque va demasiado lenta y no hay ido lo suficientemente lejos”.

La investigación de nuestra realidad queda abierta. Mao afirmaba que las ideas correctas provienen del seno del pueblo. No debemos reclamar. Debemos preguntar y preguntarnos organizadamente, para –organizadamente- construir las operaciones correctivas para nuevos espacios de lucha electoral y por la construcción del socialismo.

Finalmente, un antropólogo amigo me comentó en Mérida, al día siguiente al 2D, que la gran ganancia obtenida por los Bolivarianos en este proceso refrendario es que habíamos logrado concretar el supuesto teórico de qué era el llamado Socialismo del Siglo XXI, explícitamente contenidos en la propuesta de Reforma; por ello, Chávez no iba a desistir… y nosotros tampoco.

 

 

 

Albanta

Diciembre 2007

 



Esta nota ha sido leída aproximadamente 2107 veces.



Noticias Recientes:

Comparte en las redes sociales


Síguenos en Facebook y Twitter




Notas relacionadas